Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

nueva convocatoria por 1,3 millones

Los aparejadores rechazan la venta directa de su palacete de Alicante y optan por la tercera subasta

20/12/2020 - 

ALICANTE. No habrá venta directa sobre el palacete propiedad del Colegio Oficial de Aparejadores Técnicos e Ingenieros de la Edificación de Alicante (COAATIEA). Fuentes del sector inmobiliario consultadas por este diario concretaron que la asamblea de colegiados se decantó, finalmente este martes, por organizar una tercera convocatoria de subasta para tratar de encontrar un comprador al céntrico edificio de la calle Rafael Altamira que la entidad adquirió hace más de 15 años con la intención de convertirla en su nueva sede social. 

Eso sí, en esta ocasión la apuesta aspira a organizar un procedimiento de venta ante notario, con plazos más reducidos, en el que se admitan propuestas sin necesidad de tener que acudir al portal de Subastas del Estado, al ser una opción con la que se requeriría un proceso de tramitación que se considera más complejo. Así, según el acuerdo mayoritario de los colegiados, se habría considerado que con la subasta ante notario, se favorecería igualmente la pública concurrencia pero con un procedimiento más sencillo y plazos más acotados.

Según las mismas fuentes, este tercer intento de enajenación se desarrollará con un precio mínimo de salida ya delimitado: 1.350.000 euros. Esa cifra se corresponde con la tercera puja más alta ofertada en la segunda subasta por uno de los inversores interesados en la compra del palacete, que acabó retirándose tras el desestimiento de los dos primeros postores. Como ya ha informado este diario, el ganador del proceso, Rosemedian Inmobiliaria, ofreció  1.721.000 euros, y el segundo, 1.705.000. No obstante, los tres retiraron sus propuestas. En los tres casos, se aspiraba a rehabilitar el edificio para reconvertirlo en un bloque de apartamentos turísticos, pero todos acabaron desistiendo de sus pretensiones tras evaluar la situación de incertidumbre económica actual.

Sano House también había sopesado otro proyecto para crar apartamentos turísticos, pero su interés decayó antes de que su propuesta llegase a valorarse

Ahora, con el nuevo camino trazado por la asamblea, se cierra la puerta a un posible acuerdo de venta sin concurrencia pública, como se había llegado a plantear, a propuesta de varios colegiados, después de que los dos procesos de subasta organizados en el último año se hubiesen cerrasen sin resultado. Así, se descarta también la posibilidad de alcanzar un acuerdo con Sano House, una de las últimas empresas que había llegado a manifestar su interés por adquirir el inmueble por 1.350.000 euros: es decir, precisamente el precio de salida convenido para la nueva subasta. 

Se da la circunstancia, además, de que Sano House había llegado a participar en el segundo proceso público de venta sin obtener éxito, ya que su puja quedó superada por otros competidores. De ahí que tantease opciones para afrontar una posible compra directa. No obstante, según fuentes del mercado inmobiliario, lo cierto es que el interés de Sano House ya había decaído antes de que la asamblea de colegiados debatiese este martes sobre cuál sería la fórmula indicada para decidir el futuro del edificio. Según las mismas fuentes, sus representantes visitaron el palacete en febrero, con perspectivas de poder desarrollar también un proyecto relacionado con los apartamentos turísticos. Sin embargo, después de tantear posibilidades de adquisición sin tener que competir con otros inversores, acabó renunciando a esos planes, aunque su interés todavía constase en el seno de la entidad colegial. 

Noticias relacionadas

next
x