X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

propuesta de régimen económico y organizativo de la nueva corporación 

El bipartito de Alicante se atasca con el pacto de los sueldos y los asesores: sin fecha para su reparto

2/07/2019 - 

ALICANTE. Las bases económicas y organizativas por las que se regirá la nueva corporación municipal de Alicante se hacen de rogar. El bipartito en situación de minoría compuesto por 14 concejales de PP y Ciudadanos (Cs) continúa sin cerrar una propuesta definitiva sobre la cantidad de retribuciones que podría corresponder a cada uno de los seis grupos políticos representados en el pleno, ni de qué importe se trataría en cada caso. E, igualmente, no se ha concretado aún el número de cargos de confianza de los que dispondrá cada formación.

Fuentes municipales consultadas por Alicante Plaza precisaron que todavía no se ha cerrado la negociación con el conjunto de partidos y que, por lo tanto, no existe garantía de un acuerdo que permita al bipartito aprobar su propuesta en el salón de plenos. Es más, este lunes se dio por descartada la convocatoria de la sesión extraordinaria que se pretendía convocar este jueves, 4 de julio, para debatir sobre dicha propuesta. En principio, todo parece indicar que esa sesión podría celebrarse la próxima semana. 

Para que la propuesta de régimen económico y organizativo prospere, PP y Cs necesitan sumar más votos a favor que en contra. O lo que es lo mismo, al formar un bloque de 14 concejales entre 29 posibles, requieren del voto a favor -o, en su defecto, la abstención- de otro concejal de alguno de los cuatro partidos que ejercen funciones de oposición: PSPV-PSOE, Unides Podem EU, Compromís y Vox.

Hasta ahora, según los portavoces municipales consultados entre esos cuatro partidos opositores, solo se habrían producido conversaciones más o menos informales para exponerles los términos generales de esa propuesta. Eso sí, al parecer esos contactos no han alcanzado todavía al PSPV-PSOE (la formación mayoritaria en la oposición con 9 concejales), a diferencia de lo que ha ocurrido con grupos como el de Vox, que ya ha concertado la colaboración de al menos una primera persona que ejercerá como cargo de confianza. 

En todo caso, los términos de la propuesta de reparto de sueldos y asesores son los ya avanzados por este diario. En primer lugar, el Ayuntamiento de Alicante tiene capacidad para asignar hasta 20 dedicaciones exclusivas y se da por sentado que todos los ediles del bipartito que no perciban retribución de la Diputación dispondrán de una. 

Así, sin contar con el popular Carlos Mazón (aspirante a presidir la institución provincial en virtud del preacuerdo alcanzado con Cs) y el desenlace que pueda tener las opciones de Mari Carmen Sánchez para convertirse en diputada, el bipartito hará uso de 12/13 de esas dedicaciones exclusivas. En esa tesitura, y una vez descontado al socialista Miguel Millana (que también dará el salto a la Diputación), los 14 concejales restantes de la oposición tendrán que repartirse entre 7 y 8 dedicaciones exclusivas más, que podrán convertirse en dedicaciones parciales (sueldos al 75%).

Fuentes de la oposición apuntaron que podría plantearse una subida retributiva en las dedicaciones exclusivas de los concejales y un aumento en la cifra de cargos de confianza    

Este lunes, entre los grupos de la oposición llegó a barajarse la posibilidad de que el bipartito proponga un incremento del importe de las dedicaciones exclusivas respecto a las cuantías que se establecieron en el pasado mandato. En realidad, según las fuentes consultadas, se trataría de volver a las mismas cantidades que se aplicaban hasta el año 2015, cuando el tripartito (PSOE, Guanyar y Compromís) promovió una rebaja en los emolumentos. No obstante, no hay ninguna confirmación oficial de que eso vaya a producirse.

Por lo que respecta a los asesores, la propuesta de partida es que se mantengan las plazas disponibles al término del pasado mandato: 22. De acuerdo con esos parámetros, cada edil del bipartito con delegaciones de gobierno contaría con un asesor propio (13 en total), al margen de Alcaldía, a la que se adscriben tradicionalmente los puestos de Jefe de Gabinete de Alcaldía y del Jefe de Gabinete de Comunicación (15). 

Además, en 2015 se acordó que cada grupo político municipal contaría con al menos un cargo de confianza, lo que elevaría los asesores del bipartito a 17. En ese escenario, PSPV-PSOE podría contar con 2 asesores, mientras que Unides Podem EU, Compromís y Vox contarían con uno cada uno. En total, los 22 previstos. Eso sí, todas esas plazas de asesor también serían divisibles, con sueldos al 75% o al 50%. Con todo, también se especula con la probabilidad de que se aumente hasta 29 la cifra de posibles asesores: el mismo número que se acordó en 2015 y que se redujo, después, tras la ruptura del tripartito, en noviembre de 2017.                      

Noticias relacionadas

next
x