X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Dos aficionados del Hércules denunciarán al Valencia ante la Fiscalía por un presunto delito de odio

22/10/2018 - 

ALICANTE. José Antonio Terol y Miguel Navarro, dos aficionados del Hércules que fueron víctimas directas del sainete de las entradas interpretado por el Valencia en la taquilla de su Ciudad Deportiva hace dos fines de semana, denunciarán este martes al club che.

Estos dos vecinos de Monforte del Cid, abonados del Hércules, acudirán a la Ciudad de la Justicia de Valencia a denunciar ante la Fiscalía lo ocurrido en Paterna. 

Asistidos por letrado presentarán una denuncia, a la que ha tenido acceso Alicante Plaza, en la que consideran los citados hechos constitutivos de uno de los llamados "delitos contra la Constitución", recogidos en el Capítulo IV del Título XXI del Código Penal, concretamente un delito de odio, tipificado en el artículo 510.1.a: "Serán castigados con una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses (...) Quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad".

José Antonio y Miguel, además de varios menores que les acompañaban, se quedaron si poder asistir al partido entre el Hércules y el Valencia Mestalla de hace dos jornadas, después de que en taquilla no se les vendiesen entradas al figurar en su Documento de Identidad (DNI) que residían en una localidad de la provincia de Alicante. Una situación a todas luces discriminatoria que no fueron los únicos herculanos en sufrir y de la que tampoco escaparon aficionados valencianistas como dos integrantes de la peña Gayà, residentes en la alicantina Pedreguer, a los que tras pedirles el DNI no se les vendieron entradas, algo de lo que José Antonio y Miguel aseguraban haber sido testigos.

"Ellos venían de Pedreguer, nosotros de Monforte y todos nos tuvimos que volver sin poder ver el partido", decían ambos que no esconden que la decisión del club che, su reacción "echando balones fuera y culpando al Hércules de lo ocurrido" y, como adelantó este medio, las serias dudas que existen sobre la viabilidad de una reclamación ante la Real Federación Española de Fútbol son lo que ha terminado por convencerles de dar un paso que, por el momento, otros aficionados que también se quedaron a las puertas del Antonio Puchades no han dado, si bien son varios los que no solo se han dirigido al club, también han emprendido acciones ante Consumo.

Vía administrativa

Rebeca Riera es una de las que ha optado por la vía administrativa: "Me sentí insultada, discriminada (...) encima nos dicen que no hemos hecho caso (...) En la época que estamos me parece surrealista que pasen estas cosas", asegura esta abonada del Hércules cuya reacción fue parecida a la de Rafa Reyes, otro abonado blanquiazul que junto a varios amigos y como le ocurrió a Rebeca finalmente sí pudieron entrar, pero gracias a los aficionados valencianistas que les adquirieron entradas: "Cuando llego a la taquilla me piden el DNI y me dicen que no me venden la entrada porque soy alicantino (...) mi primera reacción fue de sorpresa, pero al entender que me estaban discriminando por mi procedencia exigí explicaciones no obteniendo respuesta". Al igual que Rebeca, Rafa también agradece la solidaridad de los aficionados locales: "Conseguimos entrar con el partido ya iniciado y gracias a unos aficionados del Valencia que nos hicieron el favor de sacarnos una entrada". 

"¿No nos dejan entrar por ser alicantinos?" 

Esa es la dura pregunta que Alberto Alcalde, otro abonado del Hércules que se quedó a las puertas del Antonio Puchades tuvo que escucharle a su hijo cuando junto a su mujer se dirigían al coche para retornar a Alicante. "Cuando voy a sacar las entradas me encuentro que me piden el DNI (...) yo sin dudarlo se lo entrego y entonces me encuentro con que no me venden la entrada", apunta a este medio Alberto que dice que le justificaron la negativa a venderle la entrada de la siguiente manera: "Yo protesto y me dicen que ningún alicantino, ya sea nacido o teniendo domicilio en esa provincia, puede entrar al recinto deportivo".

Desde el Hércules, que remitía este lunes sus escritos de denuncia a la Federación y Generalitat, reiteraban su disposición a apoyar en sus acciones a los aficionados que se vieron privados de asistir al partido de Paterna. 

José Antonio Terol y Miguel Navarr, que ya han contactado con el club blanquiazul, son los que más lejos parecen dispuestos a llegar con un movimiento que puede, además, tener efecto directo en la Comisión Antiviolencia. Como contamos en Alicante Plaza el pasado viernes, el dosier de prensa que se facilitó a los miembros de la comisión permanente de ese organismo recogía los hechos de Paterna si bien, ante la inexistencia de denuncias o de un informe policial se decidió posponer cualquier decisión sobre el tema. Precisamente en esa comisión permanente, el Ministerio Fiscal tiene un representante, pero es que Terol y Navarro tienen previsto dirigirse también a la Subdelegación del Gobierno para trasladar a Antiviolencia lo sucedido en Paterna.

Ante Policía Nacional, Guardia Civil, Fiscalía y Juzgado en funciones de guardia de cada partido judicial, los aficionados que se sientan agraviados por los hechos de Paterna pueden presentar una denuncia. No obstante, como también puntualizaban a este medio varios expertos juristas consultados, "lo normal" es que el asunto se reconduzca por la vía administrativa "ya que el Derecho Penal se supone que debe ser el último recurso y parece muy evidente que hay una infracción de la normativa autonómica reguladora de espectáculos públicos" (precisamente por un ejercicio del derecho de admisión contrario a la Constitución, a su artículo 14).

Noticias relacionadas

next