Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Mazón, bascuñana y dolón muestran su apoyo a ribera salud

La batalla que viene: el PP se vuelca con el modelo sanitario de Torrevieja ante su inminente reversión

23/06/2020 - 

TORREVIEJA. La batalla con la que arrancó el curso, la ley de plurilingüismo y sus correspondientes movilizaciones, quedó aparcada con la pandemia. Con el paso de ésta, se ha puesto en marcha la otra batalla política que vivirá la comarca de la Vega Baja, la del modelo de gestión del hospital de Torrevieja. 48 horas después de la concentración a las puertas del centro hospitalario por la defensa de la sanidad y su gestión pública, y cuatro días después de la reiteración de la consellera de Sanidad, Ana Barceló de no prorrogar la concesión de Ribera Salud, el PP ha movido ficha para mostrar el apoyo al sistema de titularidad pública, pero de gestión privada. Lo hizo este lunes con la visita al hospital de los principales dirigentes del PP, el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, y los alcaldes de Torrevieja y Orihuela, Eduardo Dolón y Emilio Bascuñana, respectivamente.

"Vamos a defender el tema a tope", ha esgrimido Mazón en la entrada principal del centro a un centenar de sanitarios y sanitarias que le esperaban, antes de entrar a una reunión con el comité directivo. El propio Mazón arrancó unos aplausos a modo de agradecimiento por el trabajo realizado durante la pandemia, hecho que verbalizó. Los aplausos que han resonado por las calles durante el estado de alarma cambiaban ayer de sujeto: eran los sanitarios que acudieron a la visita del PP los que respondían con palmas.


En octubre de 2021 finaliza la concesión a Ribera Salud para la gestión del área sanitaria 22. En repetidas ocasiones Barceló ha confirmado que no se ampliará la concesión y por lo tanto, el centro revertirá al sistema público; la última vez fue el pasado jueves en sede plenaria de Les Corts, donde afirmaba que la hoja de ruta no ha variado. 

El objetivo no puede ser claro: el PP va a hacer bandera de este modelo de gestión. Y el ejemplo que los dirigentes populares consideran que hay que defender es Torrevieja. Carlos Mazón, que el  próximo 18 de julio será encumbrado presidente provincial, ya tiene un argumento más para armar su discurso con el objetivo de reconquistar el terreno perdido. La batalla, por tanto, está servida.

Mazón justificaba este lunes su visita al hospital "para explicar el compromiso también institucional con el mantenimiento de este modelo" al que calificó de un modelo de "éxito" y "el modelo de mejor eficiencia de la Comunidad". No solo defendía la continuidad de Ribera Salud, sino que también propuso el regreso al modelo de gestión privada del Hospital de Alzira. Lo llamó "la reversión de la reversión". Una apuesta clara por un tipo de gestión sanitaria que el Partido Popular no muestra tan tajante ante su posicionamiento por un cambio en el Hospital Vega Baja -gestión pública. Al ser preguntados por ese escenario, la respuesta es ambigua. "Defiendo la eficacia de los recursos, independientemente de quien los gestione", reiteraba el presidente de la Diputación. "La única diferencia con otros [Generalitat] es que a nosotros no nos importa quien da el servicio y la gestión", ha insistido.

Otra de las máximas empleadas en los argumentos es la de enmarcar la decisión del Consell como una postura ideológica, dotándola de una connotación negativa, dando a entender que la posición del PP de mantener la gestión privada careciera de un posicionamiento político. "No se pueden tomar decisiones sanitarias en base a ideología, donde la eficacia de los recursos tiene que mandar", ha continuado Mazón. 

En el otro lado, los socialistas de la Vega Baja, en palabras de su coordinador comarcal, Manuel Pineda, no esconde que defender un modelo u otro "es una cuestión ideológica pura y dura", en declaraciones a Alicante Plaza, y en su caso, defienden la sanidad completamente pública. "¿Qué interés tiene el PP de ser el comercial de una empresa privada?", se pregunta. 

El acto de este lunes ha quedado como punto de partida para la hoja de ruta del  nuevo PP que todo hace indicar que liderará Carlos Mazón. Eduardo Dolón ha avanzado que la intención es de trabajar conjuntamente entre Torrevieja y Orihuela e incorporar al resto de municipios. El departamento de Ribera Salud gestiona a diez municipios, San Fulgencio, Rojales, Formentera, Benijófar, Guardamar del Segura, Los Montesinos, Torremendo (pedanía de Orihuela), San Miguel de Salinas, Pilar de la Horadada, Orihuela Costa y Torrevieja. El respaldo que busca Dolón solo lo encontraría en tres municipios, si se atienden a las siglas del PP.

Con este acto, el PP ha movido ficha. Ribera Salud también lo hizo hace unos meses al reunirse con el alcalde oriolano y mostrarle su proyecto de construcción del segundo centro de salud en Orihuela Costa, condicionado a la ampliación de la concesión prórroga. "Si rescata el servicio, hay que preguntar al Consell qué va a hacer con el segundo centro de salud", ha advertido Bascuñana.

El inicio del próximo curso escolar pondrá fin a una batalla y se retomará la que ha estado interrumpida: se hará efectiva la decisión que adopte la Conselleria de Sanidad sobre el futuro de la concesión y volverá el plurilingüismo, al que la pandemia dejó aparcado. 

Noticias relacionadas

next
x