Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

su entrada en vigor, demorada hasta su resolución y aprobación definitiva

Sin aterrizaje suave para las cuentas de Alicante: Unides Podem alegará; los sindicatos, lo estudian

8/04/2020 - 

ALICANTE. El presupuesto municipal trazado por el bipartito de Alicante (PP y Cs) para el ejercicio de 2020 tampoco tendrá un aterrizaje plácido incluso después de que tres de los cuatro grupos que ejercen funciones de oposición (PSPV-PSOE, Compromís y Vox) favoreciesen su aprobación inicial (se abstuvieron en la votación). Por lo pronto, el grupo municipal de Unides Podem, que mantuvo su oposición a la propuesta de planificación económica y fue la única formación que votó en contra, sí prevé presentar alegaciones en el momento en el que se abra oficialmente su proceso de exposición al público. Y puede que las de la confluencia no sean las únicas, ya que los sindicatos con representación en el Ayuntamiento también están estudiando la posibilidad de presentar sus propias objeciones. 

Por partes. La fase de exposición al público debería iniciarse de inmediato, a la vista del decreto de Alcaldía dictado este lunes, después de que el Ministerio de Hacienda haya avalado la continuidad de la tramitación del documento sin que quede afectado por la suspensión de los plazos que conlleva la declaración del Estado de Alarma, en respuesta a una consulta formulada a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). En principio, el plazo de 15 días para que puedan formularse alegaciones comenzará a correr en el momento en el que ese decreto de Alcaldía se publique en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP). Un requisito que podría producirse en las próximas jornadas (puede que incluso este miércoles). 

A partir de entonces, como mínimo, el portavoz municipal de Unides Podem, Xavier López, anunció este martes que su formación sí formulará su propuesta de objeciones con la intención de promover los primeros ajustes que permitan arbitrar medidas para paliar el impacto social y económico provocado por la crisis sanitaria. "Este es un presupuesto sin ningún tipo de participación, y no consensuado, solo con la extrema derecha", apuntó. Además, señaló que se trata de "un presupuesto que nace desfasado, por lo que el margen de mejora es muy amplio; nosotros vamos a estudiar qué alegaciones podemos presentar para hacer frente a la emergencia social y económica que se nos viene encima después de esta emergencia sanitaria", aseguró.

Es más, señaló que "vamos a alentar a todas las entidades sociales de esta ciudad para que también presenten sus alegaciones; lo ideal sería que el alcalde se bajase de su pedestal e iniciara un nuevo presupuesto participado por todos, pero lo que nos queda es intentar que mejore lo máximo posible este que nos han presentado, que es un presupuesto de espaldas a la realidad", añadió. En esta línea, no llegó a concretar si en ese paquete de alegaciones se iba a reproducir las enmiendas ya presentadas y rechazadas hasta ahora, aunque apuntó que "probablemente algunas de ellas no resulten prioritarias, como sí podrían serlo otra serie de medidas para mejorar otros cuestiones como la protección a las víctimas de la violencia de género, entre otras".

SEP, CCOO y UGT sopesan presentar objeciones para que se tenga en cuenta el cumplimiento de los compromisos adquiridos con los trabajadores durante la campaña de las municipales

¿Cuál es la posición del resto de fuerzas del eje progresista? En principio, el PSPV-PSOE estaría sopesando la posibilidad de formular al menos una propuesta para que se crease el fondo de emergencia social "que solicitamos hace veinte días", según apuntó su portavoz municipal, Paco Sanguino. Con todo, todavía no se habría adoptado una decisión definitiva, a la espera de evaluar si esa propuesta podría tener encaje como alegación. Hasta el momento, el grupo municipal de Compromís también estaría inmerso en un periodo de reflexión, aunque todo parece indicar que la agrupación local podría acordar una renuncia a registrar objeciones, según precisó su portavoz municipal, Natxo Bellido.

Vox, por su parte, no presentará alegaciones. Su portavoz, Mario Ortolá, aseguró que su objetivo era esperar al trámite de las modificaciones de crédito que se acuerden tras la entrada en vigor de las cuentas para influir en su contenido, ya que sus votos pueden resultar decisivos.

La parte social del Ayuntamiento sí sopesa alegar frente a la propuesta de planificación económica del bipartito. Al menos, representantes sindicales de CCOO, SEP y UGT consultados por Alicante Plaza precisaron que también estaban estudiando el documento para decidir si presentan alegaciones encaminadas a lograr las reivindicaciones que vienen trasladando al equipo de Gobierno desde principios de año con el propósito de que no se olviden los compromisos alcanzados con los representantes de los trabajadores. Entre ellas, la fundamental, que se posibilite el desarrollo de la carrera profesional en un acuerdo firmado por el alcalde, Luis Barcala (PP), durante la pasada campaña de las municipales.

Sea como fuere, el registro de una sola alegación ya supone una nueva demora adicional en la entrada en vigor del presupuesto, pese a la llamada a la responsabilidad formulada por el primer edil este lunes. En cuanto se cierre el plazo de 15 días de exposición al público, los técnicos de la Concejalía de Hacienda deberán emitir un informe de resolución, aceptando o denegando las objeciones que se hayan presentado. Y después, la propuesta volverá al pleno para que pueda quedar aprobado o no de manera definitiva. Como pronto, esa nueva votación podría producirse en la primera mitad de mayo.

Noticias relacionadas

next
x