Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

"Llegará un director deportivo; PORTILLO SERÁ DIRECTIVO Y recuperaremos FONTCALENT"

Ortiz: "Juan Carlos es imprescindible; claro que hay plan B y el club sufrirá una profunda remodelación"

27/05/2020 - 

ALICANTE. Por si alguien lo dudaba, hay Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez en el Hércules para rato.

No era una comparecencia de prensa, lo que Alicante Plaza planteó cuando Quique Hernández trasladó el interés de los empresarios en abordar con los medios la actualidad blanquiazul, pero tampoco un encuentro informal tal y como se nos sugirió.

Enrique Ortiz abría este miércoles las puertas de su casa para responder a través de este medio a muchas de las preguntas que el herculano medio se hace tras una temporada 2019/20 en la que el equipo ha eludido el descenso a Tercera División por una afortunada decisión en los despachos. Casi nada.

Continuidad tanto suya como de Ramírez

Dos días después de que la negociación con Carmelo del Pozo para que fuera el nuevo director deportivo de la entidad se rompiera y apenas 24 horas de que dos colectivos de aficionados exigieran la marcha de Juan Carlos Ramírez del club por sus supuestas injerencias en la misma en contra del técnico segoviano, Ortiz no solo negaba la mayor, es que respondía tajante a la pregunta sobre si su socio e incluso él mismo están dispuestos a abandonar la entidad: "Juan Carlos es imprescindible; sin él no solo la situación del club a todos los niveles sería mucho peor (los empresarios asumen a partes iguales el auxilio económico de más de dos millones que necesita el club anualmente para sobrevivir), es que no podríamos aspirar a ascender en las condiciones que lo hacemos. Es verdad que luego en el campo las cosas no han salido, pero regresar cuanto antes al fútbol profesional sigue siendo nuestro objetivo primordial y el dinero ni ha sido ni será un problema si seguimos los dos", decía el constructor despejando de buenas a primeras no solo las dudas sobre si su socio en muchos otros negocios iba a continuar siéndolo en la entidad, también si él mismo se había planteado marcharse. 

Venta del club

Lo hacía, además, yendo más lejos al entrar a aclarar que en su ánimo "no estaba poner el club a la venta" y que así se lo había dicho a principios de año "a un fondo de inversión" que tocó a su puerta de la mano de César Sánchez, hoy director deportivo del Valencia, pero que "aconsejados por Quique Hernández", quien creía "que podía encontrar empresarios dispuestos a llegar a un acuerdo de compra con nosotros", decidieron abrir ese proceso: "No se debía haber hecho público pero, en cualquier caso, al final no ha venido nadie que haya acreditado capacidad económica para garantizar la continuidad de la entidad y, como comprenderás, no vamos a dejar el club en manos de cualquiera", decía el Ortiz que, si bien admitía que "contactos con interesados hubo", insistía en que "ninguno pasó el filtro" y menos se llegó a hablar de cantidades. 

"Cómo no voy a plantearme darle las llaves a un inversor o a tres con dinero que aseguran el futuro a corto, medio y largo plazo a cambio de pagar lo pactado con los acreedores y si se llegan a Primera una compensación", exclamaba Ortiz para, a continuación, cuantificar en "72 millones de euros" el dinero que le ha costado el Hércules en casi 21 años, pero puntualizando que "ni esa cantidad ni una inferior" se va plantear a pedirle a nadie ("Ni antes ni ahora") por el club: "Que garanticen que atenderán las obligaciones regulares y que llevarán al club donde merece la ciudad y su afición", decía Ortiz que hubiesen pedido por sus acciones llegado el caso.

Abierto a dialogar con quien acredite representatividad

Consciente de los comunicados de Unidad Herculana y la Asociación Herculanos que pedían su marcha y la de Ramírez, el constructor no escondía su voluntad "de dialogar", pero "siempre y cuando sea con gente con representatividad" para hablar en nombre de la afición: "No creo que esas personas puedan hablar en nombre de la masa social del Hércules", decía Ortiz, para reiterar, a continuación, su predisposición a reunirse, recordando que, por ejemplo, con Herculanos y varias peñas lo han hecho tanto él como Ramírez "en varias ocasiones". 

Eso sí, el empresario también aprovechaba la oportunidad para rechazar "comportamientos y actitudes" que se alejen del diálogo en referencia a los insultos que se han proferido en más de una ocasión por algunos concentrados a las puertas del estadio contra él, su familia, su socio y empleados de la entidad.

Nuevo director deportivo

"Habrá reestructuración, que nadie lo dude", decía Ortiz pese a la negativa de Carmelo del Pozo a pilotarla como director deportivo; el empresario aseguraba que la idea de contar con el segoviano se remontaba a un año atrás, aconsejado por Javier Portillo, que Quique Hernández creía que podía convencerle y que, siendo escépticos con la posibilidad de que estuviera interesado en hacerse cargo de la parcela deportiva del club en Segunda B, él y Ramírez aceptaron reunirse cara a cara con Carmelo. 

Ortiz aseguraba que le daban "todo" al segoviano: "Todo el control de la parcela deportiva, con plena autonomía tanto económica como ejecutiva e incluso concesiones que exigen un gasto aún mayor para la categoría como la recuperación (y mantenimiento) del campo de Fontcalent para los entrenamientos del primer equipo (algo que puntualizaba que se va a producir "para la próxima temporada" aunque no esté Del Pozo).

Respecto al plan B para la dirección deportiva, Ortiz asegura que "siempre lo ha habido" pero que en ningún caso ha pasado por la figura de Miguel Melgar: "La semana pasada estábamos los tres (en referencia a él, Ramírez y Hernández") y Quique nos planteó llamarle, pero de buenas a primeras nos dejó claro que ni se lo podía plantear (...) fue una conversación tan breve como informal, porque sabíamos que tiene otros compromisos, que es lo primero que nos dijo".

Y por lo que se refiere a los hermanos Cordero, Enrique admite haber abordado la incorporación de Juan Carlos, al que dice que le une "una gran amistad", pero no ahora, sino meses atrás cuando precisamente negociaba con el Tenerife; en cuanto a Jorge y Pedro Cordero, primero se mostraba más esquivo y luego terminaba apuntando que "si se les ha llamado últimamente tiene que ser para preguntarles por algún futbolista".

Portillo, Hernández y Parodi

"Tampoco será Portillo el director deportivo", se apresuraba a continuación a aclarar Ortiz que, eso sí, aseguraba un sitio en la directiva "sin funciones ejecutivas" para el técnico de Aranjuez en el marco de la anunciada reestructuración.

En cuanto a la situación en la que podrían quedar también el presidente Quique Hernández o el consejero delegado Carlos Parodi como consecuencia de esa renovación del organigrama, el empresario aseguraba que "se está todavía valorando", pero que "se cuenta con ambos". 

Respecto a Parodi, no solo reiteraba su confianza en él, también elogiaba su trabajo y decía que "siempre estará ligado al Hércules" (todo apunta a que la directora financiera, Trinidad Pelegrín, asumiría más responsabilidad en el día a día para que Parodi pueda estar a caballo entre Cívica y el club, algo que este había solicitado hace tiempo).

Hacienda

Precisamente para hablar del trabajo de Parodi, Ortiz aludía a la negociación que llevó hace más de tres años con la Agencia Tributaria para reordenar el pago de la deuda histórica de la entidad, una patata caliente que sigue sobre la mesa: "Carlos logró un acuerdo que aceptaron en Valencia, pero luego Soledad García (la entonces directora general de Recaudación) se negó a firmarlo", decía Ortiz, que insistía en la predisposición del Hércules para cerrar ese convenio u otro, recordando también "los esfuerzos" de Juan Carlos Ramírez para alcanzarlo y, en cualquier caso, que año tras año el club no solo atiende sus obligaciones tributarias, es que también está rebajando la deuda, "porque en lugar de cruzarnos de brazos tratamos de cerrar acuerdos con la televisión, patrocinadores y otro tipo de colaboradores que nos reportan unos ingresos que sabemos que no llegarán a las arcas del club, irán directamente a las de Hacienda (...) fíjate las ayudas económicas de la Federación que nos corresponden y que Carlos ha conseguido que no se pierdan y vayan a Hacienda", remarcaba Ortiz, quien cuantificaba en unos 800.000 euros el dinero que en la temporada 2019/20 habrá pagado la entidad al fisco, "pese a no tener un aplazamiento en vigor y estar sujetos a embargos" y en "algo más de tres millones la deuda que todavía han de cancelar, pero de los 12 que se debían hace ocho años".

"En nuestra hoja de ruta es tan importante ascender como llegar a un acuerdo con Hacienda; luego vendrá el recuperar el Rico Pérez y construir una ciudad deportiva", concluía el constructor.

Noticias relacionadas

next
x