X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Beneficio de 328 millones por los costes extraordinarios

Los accionistas del Sabadell reeligen a Oliu como presidente y aprueban las cuentas de 2018

28/03/2019 - 

ALICANTE. Los accionistas del Banco Sabadell, reunidos este jueves en Alicante, han dado su visto bueno de forma mayoritaria a las cuentas de la entidad en el ejercicio 2018, que arrojan un beneficio de 328 millones de euros, un 54% menos que el año anterior, por los costes extraordinarios de la migración tecnológica de TSB y la venta de carteras institucionales con activos inmobiliarios 'tóxicos'. Pese a la caída del beneficio, los accionistas que han asistido al Auditorio de la Diputación de Alicante (Adda) han aprobado la gestión del actual consejo.

Otro punto fundamental del orden del día era la releección de Josep Oliu como consejero ejecutivo y, por tanto, como presidente. El máximo dirigente del Sabadell ha recibido también el respaldo de los accionistas del banco a su continuidad, así como a los cambios estatutarios propuestos para modificar la estructura directiva del banco. De esta forma, Oliu seguirá como presidente ejecutivo, pero centrado en las labores de presidencia del consejo y de la comisión delegada, mientras que para el consejero delegado, Jaume Guardiola, se agruparán todas las funciones relativas a la gestión y el negocio, incluyendo la dirección financiera y la presidencia del comité de dirección.

Los accionistas han aprobado asimismo el reparto de dividendos por el resultado del pasado ejercicio, de 0,03 euros por título, como estaba previsto. La evolución de la acción del Sabadell, que cotiza a 0,88 euros por acción, ha protagonizado también los discursos de los directivos y las intervenciones de los accionistas durante la junta. Oliu ha defendido que el año 2018 ha sido "duro" y "singular" para el banco, pero que "nos pone definitivamente en la posición de salida de la crisis".

Como ha venido contando este diario, el Banco Sabadell ha cerrado 2018 con un beneficio de 328 millones, muy por debajo de lo esperado, por los costes extraordinarios que supuso la migración tecnológica de su filial británica y los problemas que acarreó, así como por la venta acelerada de carteras institucionales, a un ritmo muy superior al previsto (el volumen de activos problemáticos ya está por debajo del objetivo marcado para 2020). Según ha defendido Guardiola durante su intervención, sin esas provisiones extraordinarias el banco habría ganado 783 millones de euros, un 9,3% más a perímetro y tipo de cambio constante. Una vez superados estos dos hitos, el Sabadell espera obtener una rentabilidad mucho mayor en 2019.

Noticias relacionadas

next