X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El proyecto, más accesible, tendrá nuevas luminarias de alumbrado exterior 

Las modificaciones en las obras de la plaza de toros suman más de 200.000 euros al proyecto inicial

31/07/2018 - 

ORIHUELA. Las obras de la plaza de toros de Orihuela, que se retomaron en marzo de 2018 después de 30 años de parón y de abandono, sigue con los trabajos en marcha y con varias modificaciones y añadidos al proyecto previsto. 

Y es que, al plan de obras, cuya concesión se la llevó la empresa Caselles Valero SL por cerca de 400.000 euros, se han tenido que agregar otros 200.000 euros en previsión de los sobrecostes necesarios para llevar el proyecto adelante. Una cifra, la máxima permitida legalmente, que se ha añadido como partidas complementaria para aportar un conjunto de elementos no incluidos en el plan inicial que por su necesidad, por seguridad y por el valor extra que aportan. Aún cabría más aumento de presupuesto, según aportaron desde el Ayuntamiento, para acabar las obras con los imprevistos encontrados. 

De este modo, en el desarrollo de las obras ha habido cambios como consecuencia de la demolición parcial que tuvo que hacerse del anillo superior que se encontraba en muy mal estado, mientras que por otra parte, en el desarrollo de las labores, se ha observado que existían varios conceptos no contemplados en el proyecto inicial que sería aconsejable acometer, ya sea por propia seguridad del usuario o porque aportan gran valor añadido al acabado final de la adecuación y rehabilitación de la plaza de toros y el entorno. En este sentido, el alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana afirmó que “hemos optado por acometerlos como mejor opción por lo que se ha considerado buscar financiación para poder llevarlos a cabo”.

También han sido revisadas las mejoras propuestas por el adjudicatario en su proyecto, acordando algunos cambios que durante el transcurso de la obra se han visto más aconsejables tanto por la propiedad como por la dirección facultativa y el contratista. Entre los cambios más destacados se encuentra el cambio en la iluminación de la plaza de toros. En un principio, la iluminación propuesta para las rejas semicirculares se ha modificado hacia las las luminarias del alumbrado exterior. Una adaptación que justifican alegando motivaciones en cuanto a eficiencia energética, ya que la nueva iluminación será menos austera que la prevista y de mayor eficacia. 

Aún así, la previsión del coste final del proyecto en principio llegaría a casi los 600.000 euros aunque también cabe  añadir obras complementarias que tendrán que tramitarse todavía por el área de contratación antes de poder acometerse.

Pese a los cambios presupuestarios al alza, Bascuñana aseguró que el plazo de finalización de la obra, en principio, sigue siendo el mes de octubre de 2018. 

A lo largo de los trabajos, la empresa ha ido encontrado elementos de valor como son el suelo hidráulico, los bebederos, e incluso la zona de los toriles, que no estaba previsto mantener, “pero que por su peculiaridad, su estructura, con astas marcadas en el techo, se ha decidido finalmente mantener reforzando la parte superior", según señaló al alcalde oriolano.

El proyecto completo para la plaza de toros contempla convertir el enclave en un recinto para ocio y espectáculos con capacidad para 2.800 personas. En el exterior del coso se adecuarán zonas verdes y también se incluirá un servicio de cafeterías, aseos públicos y un espacio dedicado a museo taurino.

El proyecto de reforma, redactado por el arquitecto Rafael Legido, contempla una actuación completa en un perímetro de 7.500 metros cuadrados. En un principio se planificó la conservación del primer anillo de gradas de la plaza y la reducción del muro exterior desde los actuales 5,8 metros hasta los 3,8 pero metros. Así, también se mantendrán los elementos más distintivos del coso como la rejería o la sillería.

El ruedo tendrá unos 1.420 metros cuadrados, y los alrededores se completarán con una zona de jardín amplia con bancos, espacio con juegos infantiles y aparatos de ejercicios para personas mayores. Con la evolución de las obras llega también un proyecto de mayor accesibilidad para personas con movilidad reducida. El Ayuntamiento se reunió con el colectivo Orihuela Sin Barreras, para consultar la posibilidad de favorecer la accesibilidad en las nuevas instalaciones en obra. Ayer, tanto representantes del Consistorio como de la asociación visitaron las obras para comprobar en la práctica, las mejoras en los accesos al recinto. 

Noticias relacionadas

next