Hoy es 23 de junio y se habla de

cambio del proyecto

La intrahistoria de Germanías en Elche: de museo de los Derechos Humanos a la historia de la plaza

19/04/2024 - 

ELCHE. Desde al menos un lejano 2019 se lleva hablando de la musealización del refugio de Germanías. Indicativo de las dificultades del anterior equipo de gobierno por gestionar distintos proyectos que aún en 2024 están ejecutándose, y que en este caso ya está encarrilado: finalizará en agosto. Eso sí, por el camino se ha perdido la subvención de Europa y el Ayuntamiento asumirá más del 90% de los 1,1 millones de su coste. Pero también el significado original del proyecto. Originalmente el refugio se planteó en clave de museo que con paneles explicativos que contextualizara los Derechos Humanos.

Con explicación de los refugios y la historia de la plaza, y sin centro de interpretación

Un trabajo que se iba a hacer con Amnistía Internacional, y que según se planteó, se dispondrían además de los paneles y soportes gráficos que contextualicen los refugios, la Guerra Civil en la ciudad y su enmarcación en esos Derechos Humanos. Una parte, la de la guerra y su centro de interpretación, que a priori iba en la entrada de espiral que ahora se evita, según el arquitecto, por necesidades técnicas. Ahora, en general, la explicación se circunscribirá al papel de los refugios en Elche y a la historia urbana de la plaza. Aunque el gran cartel de la obra sí reza 'Creación de un museo sobre los Derechos Humanos y acondicionamiento de la plaza Passeig de Germanies'.

Recorrido de la idea original

En retrospectiva, Amnistía Internacional propuso al bipartito progresista, entonces tripartito de 2015, la creación de un 'jardín de los Derechos Humanos' para concienciar sobre ellos. En un huerto de palmeras. Sin embargo, ante los permisos que harían falta por el palmeral, el Ayuntamiento planteó hacerlo tiempo después en Germanías, aprovechando los fondos europeos. El asunto de la cruz no trascendió públicamente hasta 2021, como adelantó este diario. La idea del Ejecutivo era aprovechando que el refugio se hizo por posibles bombardeos en la Guerra Civil, contextualizar el resto de refugios, pero introduciendo paneles explicativos en el recorrido con algunos de esos Derechos Humanos, así como con la historia de personas que lucharon por estos.

Retrasos en el trámite y cambio de proyecto con el nuevo gobierno

El resto ya es conocido: a finales de 2022, cuando se licita, el proyecto queda desierto por descalificación de la única aspirante. A la postre, la que después se presentó y que ahora está ejecutando la obra sin la financiación europea. Aunque se ha salvado una pequeña parte. La actuación empezó el año pasado con el actual equipo de gobierno, partidario de mantener la cruz, que ahora se rehabilitará, pero prescindiendo de la colaboración de Amnistía Internacional. Una de las ideas que se contempla es intentar poner paneles con artículos de la Carta Magna. 

Posibles artículos en paneles, pero de la Constitución

Aunque por lo mencionado por el alcalde, tampoco parece seguro. Con uno de los modificados que se hizo del proyecto, explicaba Ruz este jueves, se va a modificar el pavimento con una nueva solución "para darle mayor coherencia al espacio con el colegio y la calle mayor del Pla y Santa Ana, y aún no sabemos si podremos poner paneles explicativos de los artículos de la Constitución". Se plantea un hito en la zona de entrada en los Pisos Azules, explicaba el arquitecto Ángel Luis Rocamora, pasando del articulado que se había propuesto en la plaza, a un refundido en este elemento de 1,5 metros de ancho y 2,5 de alto. Junto a otro panel que explica lo que se encuentra en la plaza. Habrá una línea de tiempo de la historia del enclave urbano, y en el propio refugio una interpretación arquitectónica de este búnker, así como de los del resto de la ciudad.

Una plaza que ha dado varias vueltas, y que ni tan siquiera estas son las primeras. En los 90s se planteó incluso abrir el refugio, en época de Manolo Rodríguez como alcalde, pero se descartó por posibles conflictos. Cabe recordar que la 'contrapropuesta' realizada por el bipartito supone un homenaje al primer alcalde democrático tras el final de la dictadura, Ramón Pastor —que ya cuenta con un bulevar en El Pla—, "recordando su labor durante los primeros años en democracia", explicaba el regidor, en el marco de una plaza que aunque tanto él como Rodil categorizan de la "concordia", si bien ese consenso sobre la cruz es un argumento principalmente de ambos partidos, ya que la oposición, el Defensor del Pueblo, el anterior Consell o profesores de Historia de la ciudad apelaron a su retirada. 

Un asunto que ha dado mucho que hablar, como el infinito Mercado Central, y que ya empieza a encarrilarse su final para pasar página de una forma u otra. Como la propuesta de los Derechos Humanos original.

Noticias relacionadas

next
x