proyecto biovalora

Bioithas, Aiju y la UPV crean probióticos con residuos de la fabricación de cerveza 

5/05/2022 - 

IBI. Desde la firma Bioithas, Aiju y la UPV lideran el proyecto Biovalora para procesar residuos de la fabricación de cerveza con el fin de obtener materiales para el sector biotecnológico -como ingredientes funcionales, nutrientes, probióticos y prebióticos- y también de fibras vegetales para su utilización como carga o aditivo en la transformación de plásticos. El proyecto tiene como líderes a la startup alicantina especialista en fabricación farmacéutica y de complementos alimenticios, la Universidad Politécnica de Valencia, para la optimización de los procesos de extracción y purificación de las sustancias objetivo, y la Asociación de Investigación de la Industria del Juguete, conexas y afines (Aiju), con larga experiencia en la utilización de fibras vegetales en la formulación de materiales plásticos y biopolímeros. Este plan tiene en Aiju su centro para el desarrollo de nuevos productos basados en polímeros biobasados.

El plan pasa primero "por la extracción y caracterización de compuestos fenólicos, proteínas y sus hidrolizados y residuos lignocelulósicos y fibras", según aportan desde el proyecto. Después pasará por "la selección y validación de compuestos para la obtención de nuevos ingredientes funcionales". Por último, llevarán a cabo al desarrollo mediante inyección de productos con nuevos materiales plásticos aditivados con fibras, escalados a nivel industrial. El proyecto se inició en octubre de 2021 y tiene una duración de dos años. Para llevarlo a cabo, solicitaron una importe para su subvención de casi 155.780 euros y colaboran los fondos Feder de la Comunitat Valenciana 2014-2020 y la Agència Valenciana de la Innovación (AVI).

En el planteamiento de esta iniciativa, los impulsores argumentan que la producción de cerveza en la Unión Europea genera más de 6 millones de toneladas de bagazo -rico en proteínas y fibra alimentaria- y un millón de toneladas de levadura. "En cambio, un 20% de los residuos de bagazo se deposita en vertederos, lo que conlleva una pérdida de un producto con alto valor añadido".

Por otra parte, afirman, los probióticos como estrategia de promoción de la salud son altamente valorados. "El bagazo cervecero produce elevadas proporciones de ácidos fenólicos con propiedades antioxidantes", y componentes de actividad prebiótica, antioxidante e inmunitaria y la levadura de cerveza contiene otras propiedades interesantes. Por este motivo, quieren aprovechar esos residuos para probióticos y usar las fibras residuales de su procesado como aditivo en productos plásticos. 

Noticias relacionadas

entrevista con el fundador del itq de la upv

Avelino Corma: "La nueva frontera es el manejo de átomos, crearlos con la estructura que queramos"

Por  - 

El químico de Moncofa, investigador español más citado del mundo en su disciplina, repasa su trayectoria y asegura que en su trabajo cada día es una nueva aventura. Además, destaca la importancia de ser inasequibles al desaliento, admite que los jóvenes científicos están sometidos a una mayor presión que los de anteriores generaciones y apunta que un Nobel español en ciencias supondría un "empuje" para que la Administración les dedicara más recursos.

next
x