X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 9 de diciembre y se habla de Vox alicante hoteles inteligencia articial ANDRÉS PEDREÑO benidorm

propuestas pendientes de votación en pleno

Barcala supera el test de las obras y la reforma fiscal... a expensas de las enmiendas y de Belmonte

9/10/2018 - 

ALICANTE. Dos de dos para el PP en el Ayuntamiento de Alicante, aunque sólo de manera provisional. El gabinete que coordina Luis Barcala supera el primer examen en dos de sus propuestas centrales de su atípico mandato de sólo un año de duración al conseguir, este lunes, un dictamen favorable de la comisión de Hacienda a su propuesta de reforma fiscal y a su plan de inversiones, con obras por 12 millones. Eso sí, como ya ha contado Alicante Plaza, los dos acuerdos se alcanzaron por la mínima y quedan supeditados a la votación realmente válida y relevante: la que tendrá lugar en el pleno del próximo lunes 15 de octubre.

Para que las dos iniciativas queden ratificadas, los populares deben sumar más votos a favor que en contra. Si las posiciones de voto no cambian respecto a lo manifestado por cada grupo político en la comisión, por el momento sólo tienen garantizado el apoyo de sus 8 concejales y el del concejal no adscrito, Fernando Sepulcre (que viene prestando soporte al PP en la Diputación Provincial desde las municipales de 2015 y que votó a favor de todas las iniciativas del PP este lunes). La corporación está formada por 29 concejales, de modo que el éxito de las dos iniciativas que plantea el equipo de Gobierno continúa en el aire. Mejor dicho, depende dos elementos del todo impredecibles: el resultado de las enmiendas que van a plantearse en el mismo debate de pleno y la posición que pueda adoptar la segunda concejal no adscrita, Nerea Belmonte

Por partes. En la votación sobre la reforma de la ordenanza del IBI (la de mayor calado de las cuatro propuestas a debate), Barcala tuvo que ejercer su voto de calidad para rechazar las enmiendas de la oposición y deshacer el empate que se había producido entre dos bloques: por un lado, PP, Cs y Sepulcre (en total, el equivalente a 14 concejales) y, por el otro, PSOE, Guanyar y Compromís (otros 14 ediles). 

En el dictamen definitivo sobre el conjunto de la propuesta, solo Guanyar modificó su voto: pasó del no a la abstención. Su portavoz municipal, Miguel Ángel Pavón, precisó que ese gesto no implica nada, ya que todo sigue abierto al desenlace del pleno. Dijo que la posición de los cinco concejales de su grupo dependerá de lo que suceda cuando se vuelvan a votar sus enmiendas. En concreto, la que plantea que el IBI quede congelado (sin la rebaja lineal del 5% que promueve el PP), de modo que se apueste por aumentar las bonificaciones para familias con menos recursos. 

Compromís también planteó una enmienda similar y la reiterará en el pleno. Si las dos quedan rechazadas, todo parece indicar que Guanyar votará en contra del conjunto de la propuesta. Incluso pese a haber conseguido que se incorporasen algunas de sus enmiendas relacionadas con las bonificaciones del IBI a empresas que se instalen en suelo industrial vacante.

En realidad, Guanyar pretende mantener esa misma estrategia por lo respecta a la reforma de la ordenanza del IAE. Si no se tiene en cuenta su enmienda por la que propone un aumento del 15% del tipo impositivo para el conjunto de las empresas instaladas en la ciudad que superen el millón de euros de facturación, votará en contra. 

¿En qué tesitura aboca eso al PP? No parece que vaya a existir problemas para que se pueda cambiar las ordenanzas que regulan el cobro del ICIO y del IVTM, que sí quedaron ratificadas por mayoría en comisión después de que se tuviesen en cuenta algunas de las propuestas de la oposición. Ahora bien, eso no vale para la rebaja del IBI. Se augura un nuevo empate a 14 concejales. Así que el PP depende del voto de Belmonte: la edil que -a la postre- emitió el voto en blanco que permitió que Barcala se convirtiese en nuevo alcalde de Alicante en sustitución del socialista Gabriel Echávarri, en el pleno de investidura del pasado 19 de abril

El desenlace de la comisión permite augurar que el plan de inversiones quedará aprobado en el pleno, pero no así la rebaja del IBI salvo apoyo de la edil tránsfuga 

Como viene contando este diario, en este momento siguen en curso dos investigaciones distintas en relación a su voto en aquel pleno: una sobre la supuesta oferta de un sueldo de 3.500 euros a cambio de que respaldase la toma de posesión de la socialista Eva Montesinos, y otra sobre el supuesto vínculo entre su voto y la contratación de un asesor del PP que la acompañó en su visita a dependencias municipales y a distintas organizaciones sociales de la ciudad.         

Como también ha contado Alicante Plaza, la exconcejal de Guanyar se ausentó de la comisión de este lunes, por lo que se desconoce cuál puede ser su opinión sobre el conjunto de la propuesta de modificación de las ordenanzas fiscales. Al parecer, según indicó la propia edil a este diario, no tendría todavía una posición definida al respecto.

Por lo pronto, PSOE, Guanyar y Compromís se apresuraron a hurgar en el papel decisivo de Belmonte para insistir en que "una vez más, queda demostrado que Barcala es rehén del voto de una tránsfuga que le dio la Alcaldía", según recalcó la portavoz del PSOE, Eva Montesinos.

En segundo término, la propuesta de modificación de crédito. El PP podría contar con más facilidades para que su iniciativa quedase aprobada en el pleno. Es cierto que los cuatro grupos opositores (PSOE, Guanyar, Cs y Compromís) no comparten la propuesta del PP. Ni por la oportunidad, ni por su contenido concreto, ni por la contratación del préstamo de 8 millones que se contempla. Pero no se prevé que la rechacen. 

En la comisión, las cuatro formaciones se abstuvieron. No se descarta que alguno de esos cuatro partidos pueda alegar su rechazo a la concertación de ese nuevo crédito para decantarse por el no. Pero, por el momento, no parece que puedan sumarse más votos negativos que positivos. Y el PP confía en ello con el argumento de que resulta muy improbable que PSOE, Guanyar o Compromís se atrevan a tratar de justificar su posible rechazo a que se ejecuten inversiones para la ciudad. Todavía menos si se trata de proyectos que ellos mismos diseñaron y que han reclamado los vecinos. 

Noticias relacionadas

next