X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el grupo de la vaca facturó un total de 120 millones y ganó 29 en 2018

Ale-Hop trasladará su sede central desde Ondara a su nueva plataforma logística en Bellreguard

23/10/2019 - 

ALICANTE. La famosa vaca de Ale-Hop se muda. Según desvela el informe de gestión de las cuentas consolidadas del grupo en 2018, la firma Clave Denia SA (razón social detrás de la archiconocida marca de tiendas multiproducto) tiene previsto instalar sus nuevas oficinas centrales en el polígono de la localidad valenciana de Bellreguard, en La Safor. La firma fundada por la familia Grimalt tiene desde hace un año en la localidad valenciana su principal plataforma logística, de 20.000 metros cuadrados, en la que ha invertido 9,5 millones de euros. En el anexo de 6.000 metros cuadrados que se ha contruido junto a la plataforma es donde se instalará la nueva sede central de la compañía.

Además de la nave de Bellreguard, la cadena cuenta con otros dos grandes almacenes, en Ondara (donde tiene su sede en la actualidad), de 6.000 metros cuadrados, y en la vecina Pedreguer, de 4.500 metros cuadrados. En este último caso, en dos naves alquiladas a otra mercantil de la comarca, la empresa de carritos Rolser, que fue quien las promovió a principios de 2018. Desde estos tres almacenes se distribuye a todas las tiendas de Ale-Hop al menos una vez a la semana: Clave Denia cerró 2018 con 127 tiendas propias (además de medio centenar que operan con la fórmula de cesión de marca) y más de 1.280 trabajadores.

Las cuentas consolidadas del grupo registran una facturación de 120,2 millones de euros en 2018 (tal como había adelantado el fundador de la empresa, Vicente Grimalt, en un acto sobre turismo celebrado en Benidorm en junio), lo que supone un incremento del volumen de negocio del 22,25% respecto a 2017, cuando fueron 98,3 millones. En cuanto al beneficio consolidado, que incluye los resultados de la sociedad matriz y de su filial en Canarias, el grupo de Clave Denia se anotó unas ganancias de 29,3 millones de euros (un 22,85% más). Lo que significa que, tal como anticipaba este diario el pasado agosto, la vaca de Ale-Hop convierte en beneficio uno de cada cuatro euros que vende.

A lo largo del ejercicio 2018 la empresa siguió invirtiendo (con recursos propios, ya que no acude a la financiación bancaria) no solo en la apertura de nuevas tiendas, sino también en la modernización de las existentes con la instalación del nuevo software de TPV, y en su nueva plataforma logística que ya ha entrado en funcionamiento. Por otro lado, también empezó a implantar su nuevo modelo de tienda, en el que había estado trabajando durante el ejercicio anterior, a finales de 2018. 

Aunque suele optar por establecimientos a pie de calle en zonas concurridas y en centros comerciales, Ale-Hop ha comenzado a ganar presencia también en aeropuertos: una de las aperturas de 2018, precisamente, fue en la terminal de Manises, en València. Asimismo, está presente en los aeropuertos portugueses de Lisboa, Oporto, Algarve y Funchal. Por el momento, las vacas de Ale-Hop solo se pueden encontrar en España y Portugal, aunque no descartan abrir en otros países en el futuro. Lo que sí parece descartado por el momento es el comercio electrónico, ya que Clave Denia se resiste a vender sus artículos online.

Noticias relacionadas

next
x