Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Entrevista (II). Victoria puche, presidenta APHA

"El Castillo es un tesoro y su comercialización y promoción debe pasar por una empresa externa"

26/12/2020 - 

ALICANTE. En esta segunda parte de la conversación, la presidenta de APHA repasa la situación concreta del sector turístico en la ciudad de Alicante. Insiste en reivindicar un centro de congresos en la ciudad para desestacionalizar y diversificar la actividad y plantea propuestas para la nueva etapa de gestión sobre el Castillo de Santa Bárbara.

-Hablaba de julio o agosto, aunque ya se está especulando que el inicio de la recuperación puede producirse en primavera. ¿Cuándo cree que puede situarse el punto de inflexión?

-Conforme vaya actuando la vacuna, veremos que ese punto de inflexión sí puede ser primavera. En ese momento, ya habrá un porcentaje muy alto de gente vacunada. Pero, realmente, tenemos que esperar a ver cómo está siendo este periodo de vacunación. Estoy convencida de que cierta normalidad la vamos a volver a vivir para junio. Es importante que se vaya viendo esa tranquilidad y esa confianza se vea ahora. Los procesos de compra de las vacaciones de verano, para el mercado internacional, empiezan ahora, de cara al verano de 2021. Así que necesitamos que esa confianza y esa recuperación se comience a ver ahora para que el verano que viene contemos con ocupaciones si no iguales parecidas a las de 2019.

-¿Cómo puede afectar a ese proceso de recuperación el desarrollo del Brexit?

-En este momento, tampoco tenemos la información real de lo que va a suponer de cara a que un cliente quiera venir del Reino Unido. No sabemos qué normativa les va a imponer el gobierno británico. Es preocupante porque España es el primer país a nivel mundial en el que existen más británicos que poseen segundas residencias. No es solo el turista, sino también la gente que está establecida aquí con su segunda residencia. Según la normativa, por la que no van a ser ciudadanos comunitarios, van a tener que pasar por toda la normativa de un país que no es europeo. Creo que debido a la histórica relación, se deben implementar ciertas normas diferentes a la hora de facilitar que no se tenga que pasar un tramo tan largo de visado. Debería ser así.

-Dejando la pandemia al margen, o podríamos decir que, pese a ella, lo cierto es que, además del hotel todavía en obras junto al edificio del Ayuntamiento o el estreno del Hotel Alberola, a lo largo del último año no han dejado de anunciarse proyectos para la apertura de más hoteles en Alicante. Baraka en el Ideal, One Shot en el edificio Generali, el fondo Vista en la calle Alberola Romero, el reacondicionamiento del hotel Gravina... ¿A qué cree que se debe esa fiebre?

-Lo veíamos observando desde hace tres años, Alicante necesita más plaza hotelera con la misma o superior calidad que tiene. Seguimos generando una oferta para que al cliente le apetezca venir cada vez más a Alicante. Viene a colación de lo que hablábamos, que los fondos de inversión siguen comprando establecimientos hoteleros incluso en la pandemia. Es una apuesta hacia este sector. Es el sector que mayor incidencia puede tener en la recuperación. El turismo es la primera industria nacional, con un PIB directo del 14% pero transversal del 30%. Debemos seguir apostando por nuevos modelos económicos, como se oye tantas veces, pero no debemos olvidar que este sector ha ido siendo cada vez de mucha más calidad como referente internacional. Estas afirmaciones o comentarios que se han hecho durante la pandemia por parte del ministro Garzón, de la señora Oltra, o por parte de Podemos, digo lo mismo: me parecen afirmaciones basadas en un profundo desconocimiento y de una profunda irresponsabilidad respecto a lo que representa este sector para la economía nacional.

-En paralelo, también se ha incrementado la oferta de apartamentos turísticos. Al llegar al cargo negaba que fuesen una amenaza. ¿Sigue pensando que es un modelo compatible, o hay temor a la saturación o a que puedan comerles terreno?

-Siempre que juguemos con la misma baraja, me parece bien que cada vez haya más oferta turística, pero todos tenemos que regirnos por las mismas leyes y normas. Al final la competencia está bien porque hace que todos nos activemos y tengamos que pensar más a la hora de posicionar nuestros establecimientos. Los apartamentos turísticos comenzaron con una forma de gestión muy alejada de la legalidad y nos sigue costando mucho a nivel asociativo, denunciar esas irregularidades. Es una labor que le correspondería a las administraciones, esa labor de inspección y seguimiento, pero la respuesta que nos dan es que no tienen personal. Como APHA hemos denunciado muchos establecimientos.

Sobre el centro de congresos: "Son proyectos que se deben anunciar, pero no a bombo y platillo en plan lo que hemos visto estos últimos 25 años, si no ya con el proyecto y con la localización encima de la mesa"

-Al acceder al cargo, subrayó dos aspectos en los que debía trabajarse para mejorar las posibilidades de Alicante como destino de congresos: la necesidad de un Palacio de Congresos y la posibilidad de potenciar IFA. ¿Se ha producido algún avance en alguna de esas cuestiones, con permiso de la pandemia, o cree posible que se vaya a producir?

-Con IFA tenemos muy buena relación a la hora de cualquier necesidad que hemos tenido. Este año tan catastrófico ha paralizado toda esa colaboración, pero me sigue pareciendo un sitio muy bueno. Pero eso no significa que Alicante, como capital, no deba exigir su propio centro de congresos. Finalmente tenemos una infraestructura logística alrededor nuestra, como ciudad... el aeropuerto a menos de diez kilómetros, los mejores y los más grandes hoteles en un radio de 20 kilómetros. Necesitamos ese palacio porque es una forma de seguir diversificando la oferta hotelera. Y el de los congresos es un sector que cada vez mueve mucha más clientela a nivel internacional. Sabemos que hay avances. Y sabemos que ya hay partidas presupuestarias del ayuntamiento metidas en este proyecto. Estoy segura de que la Diputación también va a dar un paso adelante con este tema. Pero ya vamos tarde. Son proyectos que se deben anunciar, pero no a bombo y platillo en plan lo que hemos visto estos últimos 25 años, si no ya con el proyecto y con la localización encima de la mesa.

-Otro emblema: el Castillo de Santa Bárbara. ¿Cuál cree que debería ser el camino a emprender desde la Concejalía de Turismo ahora que se ha atendido la reivindicación del sector turístico y va a asumir su gestión?

-Es algo por lo que llevamos mucho tiempo luchando como asociación. Es un referente turístico tan importante que Cultura ha tenido a su buen hacer muchísimas cosas, pero creemos no ha tenido el rendimiento turístico que debería tener. Ahora bien entendemos que el Patronato como tal no va a poder hacerse cargo de la gestión, de la tramitación o de la promoción del destino castillo. Entendemos que debe haber un concurso y que una empresa externa, regido tras la elaboración de un pliego para el que nos gustaría que se nos consultara a la hora de saber qué se puede hacer de efectivo en el castillo. Tenemos un tesoro, pero la comercialización y la promoción tendrá que pasar por una empresa externa.

-¿No cree que eso puede conllevar críticas, en las que se hable de una privatización encubierta?

-¿Privatización? Esto es como los chiringuitos de la playa. En una licitación, se puede presentar cualquier empresa. Sigo defendiendo ese concurso porque estoy convencida de que el Patronato no tiene ni el personal ni la preparación para hacerse cargo del castillo, más allá de que Cultura va a seguir utilizando el castillo para todo acto que necesite desarrollar. Pero tener que ver más allá de la cultura y lo que no podemos entender es que este verano hayan estado todo el verano los ascensores cerrados. Que no puedan subir los autobuses y que no se haya dado algún tipo de solución, al menos para subir hasta parte del monte Benacantil. Si no dejas a los vehículos privados, y mantienes el ascensor cerrado, el principal hito histórico de Alicante, lo tienes así, ¿qué imagen estás dando?

-¿Y qué considera que se puede hacer allí para potenciar su uso turístico?

-En primer lugar, a las cosas hay que darles su valor. No digo que entremos todos los alicantinos a pagar cada vez que queramos ver el castillo. Pero sí creo que a nivel europeo, los mejores castillos tienen su entrada. Pagas para entrar en cualquier castillo. Y además sería una forma de que ese dinero se invirtiese en la conservación y mantenimiento del castillo. Luego, no es solamente vender un buen restaurante que puedas tener arriba. Es simplemente, que no esté cerrado a las ocho de la tarde, que puedas vender el mejor amanecer de la ciudad desde el castillo... Están las visitas teatralizadas, pero de alguna forma, serían con más acción por una parte de una empresa privada que gestione a su propio personal. Al final no estás vendiendo solo lo tangible de un castillo, si no las posibilidades que puedes tener de conciertos, de atardeceres, de amaneceres y de un uso horario no solo de ocho horas, sino en verano, irnos hasta la una de la mañana.

Noticias relacionadas

next
x