X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

los mensajes en el pleno sobre el estado de la ciudad

El debate sobre Alicante: Barcala solo anuncia diálogo y la oposición se ciega con el 'belmontazo' 

18/10/2018 - 

ALICANTE. Poco mensaje de profundidad, casi ningún anuncio, mucho eslogan y demasiada insistencia en los hits del pasado. Ese es, básicamente, el resumen del desarrollo del debate sobre el estado de Alicante celebrado este jueves, en el que el equipo de Gobierno, del PP, y los grupos de la oposición (PSOE, Guanyar, Ciudadanos y Compromís, además de los dos concejales no adscritos), se han dedicado a atribuirse éxitos y recriminarse fracasos durante más de tres horas y media. La única conclusión compartida por todos: que se deben abrir vías de diálogo para consensuar acuerdos en beneficio de la ciudad. Falta saber si se trata de una posición sincera o sólo inspirada por la cercanía de las municipales de 2019. 

El alcalde, el popular Luis Barcala, ha abierto la sesión con un recordatorio sobre lo acontecido desde el último debate, celebrado el 22 de diciembre de 2017, con alusiones al fracaso del ya extinto tripartito (PSOE, Guanyar y Compromís). Barcala, con todo, ha querido centrarse en cuál es la situación actual de la ciudad y ha considerado que, en este momento, después de tres años de paralización y caos, Alicante se encuentra mejor que antes. Ha insistido en que el PP, desde su llegada al poder hace seis meses, ha tratado de no dar el mandato por perdido "porque los alicantinos no se lo merecen". "Vamos en la buena dirección", ha dicho, para asegurar que se practica el diálogo y la negociación sin sectarismos. En esta línea, ha garantizado que el PP va a negociar con todos los grupos políticos para elaborar los presupuestos municipales de 2019, a diferencia de lo que ha sucedido en los últimos tres años.

Como se preveía, el primer edil ha puesto en valor la cancelación del plan de ajuste y la reforma de las ordenanzas fiscales que, ha indicado, supone una rebaja de la presión impositiva para devolver el esfuerzo asumido por los ciudadanos que han cumplido con sus obligaciones y no han recibido nada a cambio, en referencia a la ausencia de gestión, con otra nueva referencia al bajo nivel de ejecución presupuestaria, de cerca de un 19%. También ha destacado que esa reforma fiscal trata de incentivar la llegada de nuevas empresas a la ciudad con el propósito de favorecer la generación de puestos de trabajo. Además, ha destacado el acuerdo alcanzado con la sociedad estatal Sepes para promover la ansiada ampliación del polígono de Las Atalayas que comenzó a tramitar el anterior equipo de gobierno. 

Barcala también ha aludido a la baja ejecución del plan de reurbanización de Las Cigarreras, cofinanciado por la UE como estrategia DUSI, del que ha garantizado que se cubrirá el 30% de sus propuestas a finales del 2019. Después, ha enumerado todos los proyectos que se han puesto en marcha a lo largo del último año, sobre los que ha admitido que se trata de iniciativas planificadas por los anteriores equipos de gobierno, pero a quienes ha reprochado que no los pusieran en práctica. En esta línea, ha enumerado otros planes atascados, como la modificación de los Planes Especiales del Centro y Casco Antiguo, ha aludido a la ordenación de veladores, a la nueva ordenanza de ruido para evitar una ciudad del botellón. También se ha referido a la cesión de suelo para la construcción de los centros de salud pendientes y al impulso de los colegios programados en el Plan Edificant, puesto en marcha por la Conselleria de Educación, sobre la que, ha dicho, todavía se sigue esperando la retirada de amianto en los centros escolares en los que todavía se encuentra presente.

El primer edil no ha eludido el problema de la limpieza viaria. Ha insistido en que se trata de uno de los problemas que más preocupan y ha admitido que no se puede solucionar de la noche a la mañana, pero ha defendido que se sigue trabajando para reordenar los recursos de los que se disponen. Ha sostenido que su intención es mantener el tesón y el talante en el trabajo por Alicante "sin perder ni un minuto". "Queremos tender la mano a quienes estén dispuestos a construir", ha asegurado. "Esto es un balance de los seis primeros meses que ustedes no pudieron presentar ni respecto a tres años", ha insistido. En esta línea, ha considerado que su gabinete sí ha cumplido los compromisos que él mismo adquirió en el discurso de su toma de posesión, el pasado abril, cuando resultó elegido alcalde en sustitución del socialista Gabriel Echávarri como candidato de la lista más votada en las municipales de 2015, con el voto nulo del exconcejal de Ciudadanos, Fernando Sepulcre, y el voto en blanco de la exedil de Guanyar, Nerea Belmonte.

Tras Barcala ha intervenido el edil no adscrito (actual alcaldable de Contigo), Fernando Sepulcre. Como viene siendo habitual en gran parte de sus intervenciones, Sepulcre se ha dedicado a reprochar el enfrentamiento dialéctico entre los cinco grupos políticos con representación municipal y la falta de trabajo por la mejora de Alicante. También ha recriminado el olvido de Alicante por parte de la Generalitat.

El siguiente turno ha sido el de la segunda edil no adscrita, Nerea Belmonte. Como era previsible, también ha sido dura con la "nefasta gestión" del tripartito y ha lamentado que los partidos políticos sólo sean un fin en sí mismo. Así, ha insistido en que no se puede sostener que se hayan solucionado los problemas de la ciudadanía, ya que todos los esfuerzos se han centrado en el enfrentamiento entre los grupos municipales.

El líder de Compromís, Natxo Bellido, por su parte, ha agradecido la loa que Barcala ha propiciado respecto a la gestión deltripartito. Ha apuntado que el PP se ha dedicado a poner el lazo al trabajo que puso en marcha el tripartito y que se vio complicado por la tensión política. Eso sí, ha insistido en el análisis de que la ciudad no ha mejorado y que tampoco se ha ganado estabilidad con un minigobierno del PP. Acto seguido, se ha referido a las trampas de la derecha para llegar al poder, en alusión a los casos de presunta financiación ilegal, y ha recriminado la falta de legitimidad de la llegada de Barcala a la Alcaldía, "sin que nadie le votase" porque era el número 4 de la lista de su partido. "El PP no era la solución en 2015, tampoco en abril de 2018 y no lo será en mayor de 2019". 

Así, ha sostenido que al único que le ha venido bien su acceso a la Alcaldía ha sido "a usted mismo, para blindarse como candidato, pero no ha sido bueno para la ciudad". No ha dudado en referirse al electoralismo y la "propaganda" en relación a la propuesta de reforma fiscal y a los "vídeos de autobombo" sobre el estado de la limpieza viaria. En esta línea, ha vuelto a insistir en la controversia por la contratación de un asesor vinculado a Belmonte que sigue siendo objeto de investigación por parte de la Fiscalía y ha animado al alcalde a tratar de dar explicaciones convincentes o dimitir. 

Sobre la bajada de impuestos, ha sostenido que el PP se encontró un ayuntamiento saneado, a diferencia de la ruina que encontró el tripartito en 2015, y ha insistido en que esa reforma fiscal apoyada por "su muletilla de Cs y sus socios los tránsfugas" es "antisocial". Ha reprochado el olvido de los barrios, la falta de gestión frente a otras administraciones en proyectos como la finalización de la Vía Parque o el convenio para la construcción del Parque Central en los terrenos liberados de las vías de Renfe. También ha vuelto a insistir en su petición de cese de la edil de Urbanismo, Mari Carmen de España, por su falta de capacidad y gestión. Y, por último, ha anunciado una batería de pactos para completar el mandato: un pacto por las inversiones, para poner en marcha los proyectos prioritarios; otro por la limpieza, para mejorar la situación del que sigue siendo el principal problema de la ciudad como consecuencia de un mal pliego de condiciones del contrato en vigor; otro por la ciudad, para planificar soluciones pendientes y reclamar inversiones pendientes a otras administraciones; otro encaminado a sumar a Alicante a los proyectos puestos en marcha por la Generalitat, como el distrito digital y el proyecto de capçalera en el antiguo matadero, la Agencia Valenciana de la Innovación o Alicante ciudad de la memoria.

La líder de Cs, Yaneth Giraldo, también ha reprochado la falta de gestión en limpieza viaria o en planificación urbanística, con un plan General de 1987, sin que se hiciese nada en impulsar su revisión, como ha dicho, recordó el señor Echávarri a quien fuese entonces edil de Urbanismo, el líder de Guanyar, Miguel Ángel Pavón. También ha recordado el fiasco del Plan de Ciudad, con un gasto de 200.000 euros sin que se haya obtenido "otro resultado que un documento plagado de errores, como señaló el anterior edil de Coordinación de Proyectos, Carlos Giménez, a su antecesor", Natxo Bellido. Y, como este último, ha sido muy dura con De España, a la que ha recriminado su falta de gestión, con el consiguiente perjuicio para la creación de empleo, por ejemplo. 

Giraldo ha recriminado igualmente la inacción de De España en la Concejalía de Turismo, sin un plan de acción turística y sin que se haya ocupado la plaza del gerente del Patronato de Turismo. Después de criticar que no se haya generado suelo para la instalación de empresas, la portavoz de Cs también se ha referido a la ausencia del Ayuntamiento a la hora de solucionar conflictos vecinales y ha considerado que el análisis que se puede ofrecer de la ciudad en estos últimos tres años es "estático". "No ha cambiado nada", ha dicho, "salvo por el ruido de las peleas del gallinero plural del tripartito". En este sentido, ha insistido en denunciar la política de marketing del PP con anuncios y fotos de relumbrón, ha recordado su situación de minoría y los votos necesarios de Cs o de Guanyar para que pudiese aprobar su reforma fiscal o el plan de inversiones de 12 millones en el pleno celebrado este lunes. Giraldo también ha recordado el pasado de la gestión del PP, "el más oscuro de la etapa democrática local", ha remarcado, para insistir, después, en que los populares gobiernan en situación de minoría. Por último, ha lamentado el olvido de Alicante de otras administraciones: "Al final tendremos que imitar a Teruel y proclamar a los cuatro vientos que Alicante también existe".

Después ha llegado el turno del líder de Guanyar. Pavón ha acusado a Barcala de mentir a los alicantinos respecto a la gestión del extinto tripartito, le ha acusado de liderar un minigobierno "ilegítimo y fraudulento" aupado al poder con la ayuda de una tránsfuga. "Si usted está ahí es porque se ha traicionado la voluntad popular expresada en las urnas, gracias al voto de una concejal tránsfuga de la que solo esperamos su dimisión", ha enfatizado. "Han pasado seis meses del belmontazo y aún no sabemos a cambio de qué", ha dicho. Así, también ha acusado al PP de presentar medidas populistas y electoralistas como la reforma fiscal que tuvo que aprobar con "la otra derecha de Cs" y Belmonte; una reforma sobre la que ha dicho que Guanyar presentará alegaciones. 

El exvicealcalde durante el mandato del tripartito también ha reprochado la parálisis en la gestión municipal, pese a las rentas "de las que ustedes malviven"; ha recriminado el olvido de los proyectos estratégicos de la ciudad, como el Plan General Estructural, el Plan de Ciudad o la DUSI; ha recordado los "nefastos efectos de la gestión de 20 años del PP" en el pasado, con un ayuntamiento arruinado e intervenido. Así, ha recomendado al edil de Hacienda, Carlos Castillo, que no se ponga medallas sobre la cancelación del plan de ajuste, ya que esa medida no habría sido posible sin la gestión del tripartito que saneó las cuentas municpiales, y sin el apoyo de Guanyar, Cs y Compromís en el pleno en el que se debatió el acuerdo.  Ha apuntado que el tripartito también lo habría hecho, si no se hubiese producido el voto de Belmonte, puesto que lo tenía planificado. También ha denunciado la nula gestión de Castillo en materia de empleo y la ausencia de gestión para captar la llegada de empresas, como el aterrizaje de una tienda de Ikea "con lo machacones que fueron". "La única gran empresa que va a llegar a Alicante en este mandato es Sprinter, en Las Atalayas, que conseguimos gracias al trabajo que desarrollamos", ha dicho.

Igualmente, ha reclamado el cese de De España "por su ineptitud" tras recriminar que no se haya dado ni un paso en la elaboración del catálogo de protecciones, "que no está aprobado ya por el rechazo de los tránsfugas" a la propuesta que impulsó el tripartito, y tras sostener que el retraso en la concesión de licencias que se le echaba en cara es ahora todavía más acusado, pese a que "se ha solucionado parcialmente el problema de personal que nosotros padecemos". Además, ha demandado gestión en materia de vivienda social; que se ponga coto a la burbuja de los apartamentos turísticos; o que se rescate el debate sobre la integración de Puerto-ciudad, frente a los macrodepósitos de combustible que se planea instalar ahora "sin que nadie diga nada al respecto" pese a la "peligrosidad que supone en caso de fuga".

El líder de la plataforma electoral no ha pasado por alto las necesidades en Acción Social. Pavón ha reclamado más fondos para atender las llamadas emergencias sociales, no incorporados por el PP pese a los compromisos reflejados en el llamado documento número 25 anexo a los presupuestos de 2018. Además, ha lamentado que no se haya permitido abrir el debate sobre el estado de la ciudad a los vecinos a diferencia de lo que sí ha sucedido en Elche. Y también ha lanzado críticas sobre la falta de solución al problema del ocio, de los veladores y del ruido, sin que, a su juicio, la modificación de los planes especiales del Centro y del Casco Antiguo vayan a servir de solución, entre otros puntos. 

La portavoz del PSOE, Eva Montesinos, ha recriminado la falta de autocrítica del PP y ha insistido en que lo único que han hecho hasta ahora es recuperar los proyectos iniciados desde 2015, incluso la ampliación del polígono de Las Atalayas. "No ha mencionado ningún proyecto propio, por cierto", ha dicho. Después, se ha referido a los cinco meses de su gobierno en solitario, tras la ruptura del tripartito, que ha reconocido que fueron duros, pero que, ha subrayado, "sacamos adelante doblando esfuerzos" a diferencia "de lo que van a hacer ustedes, que solo van a sacar adelante obras por cuatro millones que impulsamos nosotros, porque de las obras previstas con el crédito de 8 millones, mejor ni hablamos".

Montesinos ha puesto en valor las mejoras en colegios o el desatasco en la concesión de licencias o la modificación de los planes especiales del Centro y del Casco Antiguo "que les dejamos preparadas". Se ha referido, también, a la intervención para frenar el consumo de alcohol en la Romería de Santa Faz o el avance en el control de la contrata de limpieza viaria, con reuniones semanales con los responsables de la concesionaria. Todo, ha dicho, quedó paralizado "con el cambio de gobierno". Y todo estaba sujeto a las restricciones del plan de ajuste que nosotros heredamos. "Nosotros no lo cancelamos porque preferimos apurar las posibilidades de inversión en la ciudad; lo hubiésemos hecho el último año del mandato", ha dicho. 

Así, ha incidido en que el PP sólo se ha dedicado en estos seis meses a aprovechar el trabajo que ya estaba hecho, en cuestiones de puro trámite como pedir la cesión de la Ciudad Deportiva, que ya estaba preparado. Montesinos ha recordado que en el pleno de investidura, del pasado 19 de abril, el PSOE pidió perdón por los errores que pudiesen haberse cometido y por el ruido que empañó la gestión del tripartito, pero ha señalado que ya entonces dijo que nunca hubo mentiras, ni engaños, como los que, ha sostenido, "ya se están confirmando, con nuevas sospechas". En esta línea, ha reprochado la participación de los tránsfugas y de Cs en el cambio de gobierno que también pudieron haber evitado el regreso del PP a la Alcaldía. Después, se ha centrado en criticar la "política de escaparate" del PP y su infinidad de anuncios vacíos como la prioridad de la negociación de la llegada de Ikea. "Lo único que han hecho es poner el piloto automático", ha dicho. "Prueben a trabajar un poco, y después, formulen anuncios", ha insistido.

Montesinos se ha referido a la falta de gestión en materia turística, en cuanto a la captación de eventos deportivos o congresos y sólo ha reconocido una mínima labor al edil de Hacienda, "aunque no comulguemos con sus propuestas". Acto seguido, ha vuelto a referirse al voto de Belmonte en el pleno de investidura y ha subrayado la paradoja que podría producirse para un alcalde que activó las denuncias en los juzgados con las que se produjo la dimisión de Echávarri y que ahora podría acabar en los juzgados también por "el papel de esa concejal tránsfuga".

Por su parte, la portavoz  del PP, Mari Carmen de España, ha resaltado que en sólo seis meses se ha puesto en marcha iniciativas por un valor de 25 millones de euros que el tripartito no fue capaz de exigirse a sí mismo. Ha incidido en la cancelación del plan de ajuste y en la mejora de la contrata de limpieza viaria. Después, ha detallado gran parte de esas inversiones que, según ha sostenido, han llegado a todos los barrios y a las partidas rurales. Ha insistido en que sí se ha trabajado en la captación de visitas turísticas, en la recuperación de la unidad Fox de la Policía Local y en la policía de barrio.

Respecto a las críticas sobre el funcionamiento de la Concejalía de Urbanismo, ha señalado que se ha dado luz verde a peticiones de licencia por un importe de ejecución de 32 millones y que se ha ingresado 6 millones de euros en concepto de ICIO en lugar de los 3 "que ustedes presupuestaron". De España ha insistido en que en seis meses el PP se ha dedicado a rescatar proyectos que "estaban durmiendo"; ha reivindicado la labor de coordinación con el Puerto para modificar su Plan Especial y la firma del convenio con la Universidad de Alicante (UA) para agilizar la tramitación de la ampliación del campus. Y también ha anunciado una próxima reunión con responsables de Adif para desatascar el Parque Central, la conclusión de la Vía Parque y la retirada de la vía de la vagoneta. Por último, ha lamentado que, al final, "quienes dijeron que venían a rescatar personas han tenido que ser rescatados".

En el turno de réplica, Sepulcre ha lamentado los reiterados anuncios que después nunca se ejecutan. Belmonte se ha dedicado a defender la legitimidad de su acta, sin referirse al estado de la ciudad objeto del pleno. En esta línea, ha recordado que el único partido que está siendo investigado por el supuesto intento de compra de su voto es el PSOE y que el PP sólo se ha aprovechado de su incompetencia y de su bajeza.

El líder de Compromís ha vuelto a incidir en que el PP debería gritar "viva el tripartito" y agradecerles su gestión. Después, se ha referido a que los populares representan sólo un gobierno de transición y que debe ser así antes de que "vuelvan a llevar el ayuntamiento a la ruina que nos encontramos". Ha insistido en que "ha vuelto la sombra de la sospecha al ayuntamiento" y ha reivindicado "el regreso del cordón sanitario frente a ello que supone "un gobierno de progreso". Ha reprochado a Cs que no formulase ni una sola propuesta, a diferencia de lo que sí promueve su formación y ha reclamado que se aproveche las nuevas posibilidades de la economía verde y de la economía social "para posicionarnos en el futuro". Por último, ha conminado a aprovechar el tiempo que resta de mandato y ha ofrecido colaboración leal para llegar a acuerdos.

La portavoz de Cs, Giraldo, ha incidido en su propuesta para negociar los presupuestos de 2019 desde la centralidad política con PP y PSOE como anticipo de la fragmentación de la corporación municipal que volverá a producirse tras las municipales de 2019. Ha vuelto a reclamar un nuevo Plan General, la creación de suelo industrial y ayudas a personas con dificultades económicas. Todo, ha dicho, desde un trabajo en común y desde la lealtad, "que es lo que ofrecimos al PSOE para negociar los presupuestos o el planteamiento sincero que ofrecimos cuando la señora Montesinos nos pidió nuestro voto y le dijimos que no es no a reeditar otro tripartito".

El líder de Guanyar, Pavón, ha recriminado el sectarismo de Cs por olvidar a Guanyar y Compromís en esa propuesta de negociación; ha vuelto a desacreditar a Belmonte, a quien ha tildado de caradura; y ha reiterado su exigencia de mejoras en la limpieza viaria y de que se lleven a cabo estudios para abordar la municipalización de servicios. También ha reivindicado actuaciones en materia de Memoria Histórica, la construcción de un nuevo colegio en Playas o la conclusión de las rondas de Alicante, como la Vía Parque.

La portavoz del PSOE, Montesinos, ha reiterado que el PP se ha limitado a ejecutar proyectos de la etapa anterior, ha vuelto a insistir en la traición de Belmonte a la voluntad popular y ha reivindicado la labor del tripartito para dignificar el nombre de Alicante, pese a las discrepancias políticas, las diferencias personales y los errores o la falta de experiencia para haber sabido compartir un proyecto plural. De nuevo, ha recriminado las circunstancias del regreso del PP a la Alcaldía, "en las rendijas del sistema", pero ha llamado a aprovechar los seis meses de mandato para impulsar proyectos a largo plazo, "que nos hagan crecer como otras ciudades de nuestro entorno", sin pensar en intereses personales cortoplacistas. Así, ha enumerado proyectos que ha considerado claves, como la búsqueda de más suelo industrial, la retirada de vías de la zona sur, el proyecto del paseo litoral, la redacción de un nuevo PGOU, o la búsqueda de una solución para la contrata de la limpieza. 

La portavoz popular, De España, ha incidido en el fracaso de la izquierda y del llamado "gobierno de izquierda" porque "nunca gobernaron". "Han sido sus errores los que nos han llevado aquí con episodios de Mortadelo y Filemón como el caso del espionaje, aún no solucionado", ha dicho. Sobre los proyectos heredados, ha dicho que el PP está trabajando para cumplir lo que se había prometido. En todo caso, ha dicho que el trabajo es de los técnicos, "no suyo", en respuesta a las críticas de PSOE, Guanyar y Compromís. Sobre su petición de cese o dimisión, ha animado a los líderes de la oposición a acudir a la concejalía de Urbanismo "para decirles a los técnicos que dejen de dormir sobre la mesa, como les han insultado". A Cs, también les ha recriminado que "vengan a veranear". A Montesinos, le ha animado a pedir inversiones al Consell y del Gobierno central, "que tienen gobiernos de su partido, aunque a usted parece que no la tengan en cuenta". Y a Pavón, le ha instado a explicar por qué hizo salir por la puerta de atrás a su excompañero de filas, Víctor Domínguez, como concejal de Limpieza, después de haberle acusado de "no hacer absolutamente nada en Urbanismo".

El alcalde, Luis Barcala, ha cerrado el debate, después de asegurar que le había dado la sensación de que PSOE, Guanyar y Compromís se habían limitado a hacer una relación de sus fracasos. Ha insistido en que, seis meses después de su llegada a la Alcaldía, "Alicante está mucho mejor" y que "tiene futuro". En este sentido, ha ofrecido un diagnóstico de la situación y el detalle del camino a seguir, una suerte de declaración de intenciones, pero sin llegar a puntualizar cómo prevé poner en marcha esa hoja de ruta desde el equipo de Gobierno. Así, ha abogado por impulsar iniciativas para que Alicante sea una ciudad turística, de servicios e industrial, capaz de potenciar su capitalidad provincial. "Se trataría de diversificar" en asuntos como la promoción turística en todos sus segmentos. Para ello, ha dicho, se debe mejorar el control del ocio y la prestación del servicio de limpieza. Ha planteado la necesidad de apoyar al comercio de la ciudad, ha reiterado la conveniencia de soterrar el tráfico en la Explanada, se ha comprometido a poner en marcha la DUSI y ha anunciado apoyos para el desarrollo del clúster sanitario. Para todo ello, ha dicho, es necesario el apoyo de otras administraciones y ha señalado que reivindicará la conexión en cercanías con el aeropuerto de El Altet, entre otras actuaciones.

También ha reclamado más atención de la administración autonómica para reforzar la condición de Alicante como capital provincial y ciudad de servicios. Ha subrayado la importancia de respaldar al comercio local, entre otros puntos. Y por lo que respecta a la perspectiva industrial, ha señalado que la apuesta por el Distrito Digital debe concretarse y tener un reflejo real para que sea creíble. Así, también ha reclamado la llegada de institutos tecnológicos, o la ejecución de infraestructuras básicas, como el fin de la Vía Parque o la prolongación del tranvía hasta San Gabriel.

Sí ha prometido, no obstante, una mayor atención a los barrios de la ciudad desde el Ayuntamiento, algo que, según ha incidido, será posible gracias a la cancelación del plan de ajuste. Por último, ha formulado un llamamiento a los grupos de la oposición para trabajar "codo con codo". Y ha vuelto a reiterar su ofrecimiento para negociar el presupuesto de 2019.    

Noticias relacionadas

next