X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

sondeo ap (I) - pp y cs se instalarían en un empate técnico a 6 ediles y vox entraría con uno 

El PSOE crecería y podría gobernar Alicante gracias a la resistencia de Unides Podem y Compromís

12/05/2019 - 

ALICANTE. La izquierda podría volver a gobernar en el Ayuntamiento de Alicante tras las elecciones municipales del 26 de mayo en virtud de una probable alianza entre PSPV-PSOE, Unides Podem EU y Compromís similar a la que se instauró hace cuatro años. Al menos, así se desprende del sondeo electoral elaborado por SyM Consulting para Alicante Plaza a partir de 579 entrevistas telefónicas realizadas entre el 3 y el 5 de mayo (ver ficha técnica más abajo). El trabajo de campo se realizó, por consiguiente, una vez ya conocidos los resultados de las elecciones generales y autonómicas del pasado 28 de abril con victoria para el PSOE de Pedro Sánchez y para el PSPV de Ximo Puig.

Por su parte, el PP y Ciudadanos (Cs) se equilibrarían en un empate técnico a 6 concejales y Vox podría entrar por primera vez en la corporación municipal con entre uno y dos ediles (el segundo, en detrimento de Cs, que quedaría con 5).

De acuerdo con ese estudio demoscópico, a la reedición de ese posible nuevo tripartito se llegaría gracias a la coincidencia de dos circunstancias básicas. Primero, el crecimiento que registraría la candidatura socialista que encabeza el exdirector del Teatro Principal, Paco Sanguino, como independiente. Y segundo, la solidez con la que se comportarían tanto Unides Podem EU (la nueva confluencia que, de algún modo, actúa como heredera de Guanyar) y Compromís.

Según el estudio, el PSPV-PSOE lograría 8 concejales, dos más de los que obtuvo en 2015, con un 24,68% de los votos: cuatro puntos más que hace cuatro años. Ese nuevo porcentaje no llegaría a igualar los resultados cosechados en las generales del 28 de abril, cuando los socialistas consiguieron el 28,10% de los votos emitidos. Sin embargo, sí sería prácticamente idéntico al que se dio en la convocatoria de las autonómicas: un 24,36%.

Pese a ese crecimiento, los socialistas seguirían abocados a un posible acuerdo postelectoral que cerrase el paso a una posible alianza del centro derecha. En esa hoja de ruta, los socialistas tendrían que sumar a los 5 concejales que obtendría la lista de Unides Podem EU que encabeza Xavier López. Con ese resultado, la confluencia que toma el relevo a Guanyar mostraría un aguante sólido respecto a las cifras de 2015, cuando dicha plataforma obtuvo 6 representantes en el pleno. 

Unides Podem EU recogería el 17,80% de las papeletas: un punto menos que hace cuatro años. No obstante, sería un dato que mejoraría notablemente los registros de la noche del 28-A, cuando la confluencia liderada por Pablo Iglesias en las generales y por Rubén Martínez Dalmau se quedó con el 13,90% y con el 9,80% de los votos en la ciudad de Alicante.

El tercer pivote necesario para sumar mayoría absoluta (15 concejales en una corporación de 29 ediles) sería Compromís. La coalición, de nuevo encabezada por Natxo Bellido, se consolidaría con el resultado histórico que ya logró en 2015 y mantendría sus 3 regidores actuales. Sumaría el 10,52% de las papeletas, un punto más que hace cuatro años. Con ese resultado, se constataría que la marca de la sonrisa sí cuenta entre la ciudadanía cuando de lo que se trata es de elegir a representantes públicos de instituciones cercanas. En las generales, Compromís se quedó con un 1,84% de los votos en la ciudad de Alicante y en las autonómicas, con un 8,75%.

En ese hipotético escenario, las fuerzas de progreso tendrían una segunda oportunidad para tomar las riendas de la segunda ciudad de la Comunitat, pese a que la experiencia que se inició en 2015 acabó en fiasco por las disputas internas y la falta de coordinación que imperó entre las tres fuerzas a lo largo de dos años y medio. En función del sondeo, la ciudadanía se decantaría por volver a darle su confianza tras un mandato inacabado y 20 años de gobiernos consecutivos del PP.

En el eje del centro derecha, se produciría un ligero retroceso pese (o precisamente por, según se mire) la irrupción de Vox como nuevo protagonista. Según el sondeo, el PP liderado por el actual alcalde y candidato a la reelección, Luis Barcala, perdería dos representantes en el pleno: pasaría de 8 concejales a 6. Además, los populares se quedarían al borde de quedarse sin el liderazgo de su espectro ideológico, seguidos muy de cerca por Cs. 

En concreto, el PP recogería el 19,92% de los votos, casi seis puntos menos que en 2015 (cuando fue la lista más votada), y muy cerca de los resultados conseguidos el 28-A. En las generales, sumaron el 18,91% y en las autonómicas, el 19,20%. 

Sea como fuere, lo cierto es que, con esos datos, Barcala no podría perpetuarse en el cargo al que accedió el pasado mes de abril durante los próximos cuatro años. No podría gobernar en solitario, puesto que la suya dejaría de ser la lista más votada en favor de la del PSPV-PSOE. Y tampoco podría intentar la formación de una posible alianza con partidos afines. Los números de Cs y Vox sumarían 14 concejales: es decir, uno menos que la integración del bloque progresista.

De acuerdo con el sondeo electoral, Cs lograría entre 5 y 6 concejales con el 18,30% de las papeletas. En 2015, obtuvo 6 escaños con casi el mismo porcentaje de votos: el 18,7%. No obstante, la candidatura liderada por Mari Carmen Sánchez no repetiría el sorpasso al PP que Cs sí logró en las generales y en las autonómicas hasta convertirse en la segunda fuerza más votada. En esa doble cita electoral, Cs sumó el 21,52% y el 21,31% de los votos. En esta ocasión, no obstante, el partido de Albert Rivera quedaría a un paso de revalidar esa segunda posición en una plaza, la de Alicante, en la que la dirección autonómica del partido alberga expectativas de llegar a la Alcaldía.

Por último, según el sondeo, Vox lograría por primera vez representación en el Ayuntamiento con entre uno y dos concejales. La candidatura encabezada por Mario Ortolá sumaría el 5,76% de las papeletas, casi cinco puntos más de los resultados que obtuvo en 2015. No obstante, quedaría muy lejos de los 6 concejales que le auguraba el sondeo de SyM Consulting para Alicante Plaza, elaborado en enero, al calor de las elecciones andaluzas en las que el partido de Santiago Abascal jugó un papel clave para el vuelco electoral en esa comunidad.

En realidad, los números que arrojaba aquel sondeo se mantienen salvo precisamente para el caso de Vox (que retrocedería) y para el de la confluencia participada por Podem (que se recuperaría).

El porcentaje de Vox para la noche del 26-M sería, además, sensiblemente inferior al cosechado en las dos citas del 28-A: en las generales recogió el 12,69% de las papeletas emitidas en la ciudad de Alicante, mientras que en las autonómicas sumó el 11,69%.

FICHA TÉCNICA:

Censo electoral municipio de Alicante INE 1/03/2019: 237.876 personas.
Nivel de confianza: 95,45%
Margen de error máximo para Alicante: 4,07%

Encuestas realizadas válidas: 579. Distribución proporcional por sexo y edad.

Trabajo de campo: del 3 al 5 de mayo de 2019
Técnica: Telefónica asistida por ordenador (IVR).
Muestreo: aleatorio estratificado por sexo y edad.
Llamadas realizadas a Alicante: 12.118 mediante proceso de generación automático de números telefónicos. Tratamiento de datos: SPSS

Director: Eduardo San José Requejo
Politólogo 

Noticias relacionadas

next