Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

QUEDAN ALREDEDOR DE 20 NICHOS

El Campello podría tener nuevo cementerio en 2023, debido al colapso de las instalaciones actuales

31/10/2020 - 

EL CAMPELLO. La llegada del día de Todos los Santos recuerda en El Campello un asunto en vías de resolver: la falta de espacio en el cementerio de la localidad. "Apenas quedan nichos", expone el problema el alcalde y concejal de Cementerio, Juan José Berenguer (PP). Para solventar la situación, el proyecto para que el municipio disponga de un nuevo camposanto "está en fase de estudio y, con posterioridad, se dará paso a la fase de licitación y de redacción", explica.

Las instalaciones actuales, situadas junto al Pueblo Español, están prácticamente saturadas, lo que vuelve necesario construir otras que garanticen la disponibilidad de espacio para enterramientos por un largo período de tiempo. "Quien me conoce sabe que me gusta hacer las cosas para solucionar problemas a muy largo plazo", introduce el primer edil, "y aunque todo dependerá del crecimiento poblacional que registre El Campello, puedo asegurar que dispondremos de espacio para enterramientos, como mínimo, para medio siglo", adelanta.

Además, Berenguer promete que no dejará a quien le sustituya en el cargo un problema como el que heredó en 2019: "El mismo día en que tomé posesión como alcalde los técnicos me comunicaron que apenas quedaba una veintena de nichos disponibles". Para comenzar a cambiar esta situación, el Pleno del Ayuntamiento aprobó en julio de 2020 (con los votos de PP, Cs, Vox y Compromis y las abstenciones del PSPV, Red y Podem) destinar un montante de 529.447 euros para hacer frente a las indemnizaciones correspondientes al pago del justiprecio de la expropiación de una parcela de 80.000 metros cuadrados sobre la que se construirá el nuevo cementerio.

El terreno se encuentra en la partida rural de El Ramellat, cercana al Barrio Bonny, en la carretera de acceso a Busot. Tras el "largo y complejo" proceso administrativo de estudio y redacción del proyecto, Berenguer estima que "la construcción podría empezar a finales de 2021", siendo su intención que El Campello cuente con un nuevo cementerio "antes de que finalice el actual mandato político, en abril de 2023. Hace falta", insiste en la necesidad.

La situación malabarística con respecto a las instalaciones actuales obliga al Consistorio, desde hace un tiempo, a "readaptar espacios y recolocar enterramientos para liberar espacios, al mismo tiempo que se habilita terreno para levantar nichos, lo que no supone una ampliación propiamente dicha", aclara el alcalde y concejal de Cementerio.

Pese a que todavía no se conoce cuántos nichos acogería el nuevo cementerio, sí que se adivina que será una "necrópolis muy holgada, con amplios espacios verdes y calles anchas, en cuyos laterales se sucederán nichos y panteones, así como modernas y funcionales instalaciones públicas de información y servicios a  los usuarios", adelanta Berenguer, quien matiza que no se erigirá todo el cementerio 'de golpe', sino que "se construirá por fases".

El cementerio en Todos los Santos

Con motivo de la festividad de Todos los Santos, la Concejalía de Cementerio ha establecido horarios especiales, abriendo al público los días 30 y 31 de octubre y 1 de noviembre de 8:00 a 19:00 horas. El recinto retomará su horario habitual de apertura y cierre a partir del lunes 2 de noviembre, de 8:30 a 14:00 horas y de 16:00 a 18:00 horas. Durante esos días, la entrada y el interior mantendrán una señalización especial.

Las medidas preventivas frente a la covid-19 se encuentran reflejadas en el Plan de Contingencia con respecto al funcionamiento del Cementerio Municipal, que recoge las medidas y resoluciones dictadas por la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública. Por este motivo, la capilla del cementerio permanecerá cerrada y no se celebrarán actos religiosos en el exterior, incluida la misa de campaña que cada año acoge el recinto el 1 de noviembre a las 17:00 horas.

El aforo se encuentra limitado a 428 personas, pudiendo los trabajadores municipales limitar el acceso para que no se rebase el número permitido de visitantes. Sin embargo, desde el Ayuntamiento declaran que "no se espera una afluencia de público que sobrepase dicha cifra". Todas las personas deberán hacer uso obligatorio de la mascarilla, mantener la distancia social y emplear gel hidroalcohólico al entrar, además de aportar sus propios utensilios de limpieza, ya que el Ayuntamiento no prestará ese material.

La atención al público no se llevará a cabo en la oficina de acceso, sino que se colocará una mesa auxiliar en el exterior. Por su parte, el uso de los aseos públicos será individual, salvo excepciones que precisen asistencia de acompañante. En ellos se dispondrá  de jabón de manos, gel hidroalcohólico y papel desechable, además de aumentar la frecuencia de limpieza y desinfección durante los días de gran afluencia.

Noticias relacionadas

next
x