X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

informe elaborado por la ocu en las 60 poblaciones con mayor censo

Alicante, la segunda ciudad con peor limpieza viaria según un estudio nacional

25/04/2019 - 

ALICANTE. El estudio elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre el estado de la limpieza viaria entre las 60 principales ciudades españolas (las capitales de provincia junto a otros 10 municipios de mayor número de habitantes) vuelve a situar a Alicante en las posiciones de cola. En concreto, se trataría de la segunda ciudad más sucia, o si se prefiere, valorada con una puntuación más baja, con sólo 34 puntos sobre 100 posibles en nivel de satisfacción de la ciudadanía. Solo Jaén obtiene una puntuación todavía peor, en el último puesto de la clasificación, con 31 puntos.

Por si fuera poco, la capital de la Costa Blanca también empeora sus registros respecto al análisis precedente, publicado en 2015. En ese estudio, con 36 puntos, Alicante ocupaba la antepenúltima posición de la clasificación, que también cerraba Jaén. Ambas quedaban separadas por Madrid, que ahora registra una ligera mejoría y llega a los 39 puntos de valoración.

El informe (el sexto de similares características, tras los publicados en 1995, 2000, 2007, 2011 y 2015) consolida a Oviedo como la población con el servicio mejor valorado (79 puntos), junto a Bilbao (77) y Vigo (76), a partir de las respuestas facilitadas por 5.260 vecinos encuestados y de la información objetiva proporcionada por los propios ayuntamientos en relación al gasto municipal destinado a la prestación del servicio. La valoración media para el conjunto de las ciudades estudiadas es de 53 puntos.

Por lo que respecta a la situación concreta de Alicante, según el estudio de la OCU, los ciudadanos valoran con 31 puntos el grado de satisfacción sobre la limpieza de las calles y aceras y 40 al estado de los parques y jardines. Esa es el baremo en el que alcanzan una mejor valoración, junto al apartado de contaminación, en el que se le asigna 57 puntos. 

Ese sería, en realidad, el único criterio en el que Alicante lograría el equivalente a un aprobado (más de 50 puntos sobre 100 posibles). El peor resultado es el que tiene que ver con los excrementos: los ciudadanos asignan en ese apartado solo 25 puntos. Y también se logra una puntuación ínfima a la hora de valorar el estado del entorno de los contenedores, como se aprecia en la tabla adjunta.

Por lo que respecta al gasto público dedicado a la prestación del servicio de limpieza, lo cierto es que no puede atribuirse la penúltima posición de Alicante en la clasificación a un hipotética escasez de presupuesto: uno de los debates que se ha mantenido a lo largo de todo el mandato actual y que ha llevado tanto al extripartito como al PP a plantear la posibilidad de aumentar el coste del contrato, en manos de una UTE compuesta por FCC, Ferrovial, Inusa y Grupo Cívica. 

Al menos, el presupuesto no parece ser la causa esencial del bajo nivel de satisfacción que conceden los ciudadanos, según el estudio, si se compara con los resultados obtenidos por otras ciudades que, proporcionalmente, destinan una cuantía menor en relación a su número de habitantes.

Así, Alicante destina 47 euros por habitante y año. Otras ciudades como Huelva destinan 43 euros por habitante y año y se sitúan en una puesto más alto de la clasificación, con una valoración media de 44 puntos: es decir, 10 puntos más que Alicante. 

Es cierto que Oviedo, primera del ránking, dedica 61 euros por habitante: un gasto superior. Pero, por ejemplo, Gijón gasta menos que Alicante -sólo 32 euros por vecino- y obtiene una valoración global de 68 puntos por lo que respecta a la satisfacción general con el servicio.

La publicación del informe ya ha suscitado la reacción del grupo muncipal de Compromís. Su concejal, Sonia Tirado, ha señalado que "lamentablemente asistimos, una vez más, a ese terrible último puesto de Alicante como una de las ciudades más sucias de España, de la misma manera que ocurrió en el ranking del pasado verano". 

"Desde Compromís continuamos reclamando, tal como venimos haciendo a lo largo de la legislatura, un pacto por la limpieza; donde se lleven a cabo actuaciones, por parte del Ayuntamiento, contundentes de control, de inspección y de sanción a la empresa que presta el servicio en el caso de no hacerlo", ha apuntado. En esta línea, ha insistido en su petición de de que "se agilice todo lo posible la licitación del estudio técnico de la prestación del servicio y que se reclame a la empresa la auditoría que está obligada a realizar dentro del pliego de condiciones. No puede ser que una vez más, mes a mes y año tras año, Alicante siga siendo una de las ciudades más sucias de España", ha concluido.

La reacción del equipo de Gobierno

El concejal de Limpieza, el popular Israel Cortés, por su parte, ha lamentado que el mandato que ahora acaba "no haya podido finalizar con una solución al problema de la limpieza en la ciudad de Alicante, pese a los esfuerzos que hemos realizado desde que asumimos las riendas de la gestión municipal en el mes de abril del año pasado". 

A través de un comunicado, ha señalado que "durante estos últimos doce meses el actual equipo de gobierno ha trabajado intensamente para reconducir la pésima situación heredada en materia de limpieza de la ciudad tras tres años de gestión del tripartito de izquierdas" y ha expresado su determinación de "seguir tomando cuantas medidas sean necesarias para enderezar y mejorar la limpieza de la capital". 

Así, ha explicado que el deterioro de la imagen que los vecinos tienen sobre la limpieza en Alicante se inició en 2015 donde la encuesta de la OCU -que se realiza cada cuatro años- refleja una caída acusada desde la zona media hasta las últimas posiciones de la tabla sobre limpieza. "Desde entonces la opinión de los vecinos sobre la calidad de la limpieza de la ciudad ha ido empeorando", ha señalado Cortés.

En realidad, esa apreciación del responsable de Limpieza no es correcta, ya que el estudio elaborado por la OCU en 2015 se hizo público en abril de ese año. Es decir, que la fase de consultas previa a la difusión del informe tuvo lugar durante el final del pasado mandato, cuando el Ayuntamiento de Alicante estaba gobernado por el PP, y no por el extinto tripartito que surgió de las elecciones de mayo de ese año.

Con todo, Cortés ha continuado con su argumentación para señalar que la encuesta de la OCU de 2019, donde se continúa reflejando una opinión de los ciudadanos muy negativa sobre la limpieza en Alicante, "se ha realizado antes del cambio de programación del servicio de Limpieza que ha impulsado el equipo de Gobierno del PP en enero y que estoy seguro va a empezar a cambiar la percepción de los vecinos de Alicante". Del periodo analizado, "tan sólo ocho meses corresponden a la gestión del PP mientras que el resto, es decir casi tres años, corresponde a la etapa del tripartito, primero, y a la del PSOE cuando gobernó en solitario".

EL PP ALEGA QUE ALICANTE PAGA POR EL SERVICIO UN 18% MENOS QUE LA MEDIA DE LAS CIUDADES ESTUDIADAS Y QUE LA CONSULTA SE ELABORÓ ANTES DE QUE SE ABORDASE LA REPROGRAMACIÓN DE LA LIMPIEZA


En esta línea, ha abundado en que la nueva programación aumenta los baldeos y el barrido mecánico en todos los barrios de la ciudad. También se ha diseñado un plan para reducir las escombreras aumentando la vigilancia y las sanciones. Además, se ha desarrollado con posterioridad a la confección de la encuesta de opinión de la OCU una campaña de concienciación que refuerza las conductas positivas de los ciudadanos, "conscientes de que la limpieza no puede mejorar si no es con la ayuda de los vecinos", ha explicado.

Según el concejal "
la nueva programación, que ha sido puesta en común con vecinos y comerciantes, ya está teniendo un impacto positivo entre los ciudadanos, que están variando poco a poco su percepción, al mejorarse sensiblemente la limpieza, aunque esta mejora no ha quedado reflejada en la encuesta de la OCU al producirse tras cerrarse el sondeo".

Cortés también ha explicado que se ha mejorado la inspección del trabajo que desarrolla la empresa concesionaria y que se han establecido nuevos mecanismos para atender las peticiones que realizan los vecinos cuando se detectan problemas de limpieza. En este sentido, ha recordado que se ha establecido un whatsapp para que los vecinos presenten sus quejas y puedan ser atendidas de forma rápida, evitando una larga tramitación burocrática para dar cuenta de problemas puntuales.

El edil ha subrayado también que l
a Policía Local incorporará en breve otro whatsapp para denuncias de vertidos irregulares para actuar con rapidez sobre los infractores y que se han multiplicado las sanciones, especialmente, por micciones de mascotas, y depósito de enseres y escombros, gracias a las campañas de la Policía Local.

Nueva contrata con trato específico para playas

El equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Alicante ha añadido, además, a través de ese mismo comunicado que ya se ha empezado a trabajar para mejorar la contrata de limpieza que expira en 2021 y "está en proceso de redacción el nuevo pliego de condiciones técnicas para poder atender las necesidades que ahora se han identificado mediante el trabajo desarrollado por la inspección durante el último año".

El objetivo de la Concejalía de Limpieza, según ha precisado Cortés, es que "en el plazo de un año se haya mejorado la situación y que también mejore la percepción ciudadana". Al respecto del estudio dado a conocer por la OCU, cabe recordar que el promedio de gasto de las ciudades en materia de limpieza es 58,1 euros por habitante, mientras que en Alicante se destinan 47 euros por habitante. Elche gasta 67 euros por habitante. Alicante gasta cerca de un 18% menos que la media de ciudades de España.

También ha señalado el edil que Alicante tiene incluido la limpieza de playas dentro de su contrata, es decir, presta un mayor servicio pese a estar por debajo de la media en gasto y no está contemplada la temporada turística donde se produce un notable incremento de población. "Estos dos aspectos, entre otros, son los que se quieren abordar en la redacción de la próxima contrata para que la limpieza de la ciudad de Alicante esté acorde con los deseos de sus vecinos. Nosotros mismos reconocemos que queda mucho por hacer pese a que hemos empezado a poner los cimientos de un Alicante limpio", ha incidido.

Lo cierto es que, hasta ahora, el actual equipo de Gobierno tampoco ha llegado a asumir esa inversión pendiente, cuando se cumple un año de su llegada al poder.Por último, el edil ha señalado al tripartito como único responsable de la situación en que se encuentra la ciudad de Alicante en materia de limpieza: "Durante los tres años que han gobernado han pasado por la Concejalía de Limpieza cuatro concejales, lo que dice mucho de su incapacidad para gestionar". Cortés ha puesto como ejemplo "la falta de inversión en renovación de material de limpieza". "El tripartito no fue capaz de invertir los 4,5 millones de euros que tenía que haberse gastado en barrederas, camiones, papeleras, contenedores y otros elementos que de tenerlos nos hubieran ayudados a mejorar mucho la limpieza de la ciudad".

Noticias relacionadas

next