Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la multinacional asume el control de la firma alicantina de elevadores

Zardoya Otis se queda sola en la alicantina Eleva: Miguel Baena le vende el 20% que conservaba

16/02/2021 - 

ALICANTE. El gigante multinacional de los ascensores Zardoya Otis ha completado la adquisición de la firma alicantina Ascensores Eleva, fundada y digirida por el expresidente de la patronal alicantina Miguel Baena. Desde hace dos años, Zardoya Otis era propietaria del 80% de la empresa con sede en el polígono de Rabassa de la capital alicantina, tras cerrar un acuerdo de canje de acciones con su fundador (que pasaba a convertirse en accionista de la multinacional). Ahora, la firma presidida por Bernardo Calleja se ha hecho con el 20% restante y pasa a convertirse en socio único de Eleva.

La operación ha quedado reflejada en el Registro Mercantil, tras inscribir la mercantil alicantina su declaración de unipersonalidad e identificar a Zardoya Otis como socio único. Lo que no ha trascendido es el método empleado para adquirir el 20% restante de la firma, aunque todo apunta a que podría obedecer a una compensación de créditos, tras la entrada de Zardoya Otis como socio mayoritario en 2019. El nuevo propietario en exclusiva de la empresa alicantina ya dio los primeros pasos para reordenar la gestión hace unos días, cuando cesó al consejo de administración del que formaba parte Baena y se designó a sí mismo como administrador.

En realidad, Zardoya Otis dio por finalizado el relevo al frente de la histórica empresa de la familia Baena con la disolución del consejo de administración que presidía hasta hace unos días el antiguo propietario de la mercantil. De dicho consejo formaban parte Miguel Baena, como presidente, y su hijo, Sergio Baena, por parte de la familia, además de Francisco Barquín (director general de la multinacional de ascensores), Javier Cervera Barba (también consejero en Montes Tallón) y Antonio José Piedrola. Es decir, aunque lo presidía el fundador, la mayoría la tenía Zardoya Otis, en atención a su peso.

Ambas operaciones corporativas están, por tanto, relacionadas. La adquisición del 20% que aún no controlaba y la destitución del consejo. De esta forma, Ascensores Eleva sigue el camino de las otras empresas independientes de ascensores que el gigante multinacional ha venido adquiriendo en la provincia en los dos últimos ejercicios, en las que se ha hecho con el 100% del capital y ha asumido directamente su administración (o a través de alguna de sus filiales), cuando no directamente su absorción por la matriz.

Al margen de Eleva, como ha venido publicando Alicante Plaza, Zardoya Otis compró en 2019 otras dos empresas alicantinas de su sector para incrementar su presencia y su cartera en la zona. Así, la multinacional española se hizo con la vilera Ascensores Sige y la alcoyana Elko Sistemes d'Elevació, y en octubre pasado culminó el proceso de absorción. Elko fue fundada hace una década en el CEEI de Alcoy por dos emprendedores y no fabrica ascensores, sino que diseña y produce partes de los mismos, como motores de ahorro energético, el sistema electrónico, las botoneras, o el sistema de llamada. Sige, fundada en 2018, además de instalar ascensores o plataformas elevadoras también ofrece servicios de mantenimiento y emergencias.

En 2019, incluyendo el canje de acciones con Baena por el 80% de su empresa, valorado en 9,1 millones de euros, Zardoya Otis invirtió en total 19,6 millones en la compra de diferentes empresas de su sector como Otislliset, de Andorra; Eleva, Sige y Elko, en Alicante, y Elevadores Tormes, en Salamanca.

En 2019, el mismo ejercicio en que se hacía efectiva la adquisición del 80% de la empresa por parte de Zardoya Otis, la histórica firma alicantina sufría una importante caída de su volumen de negocio (aunque cabe tener en cuenta el efecto del cambio de fecha de cierre de ejercicio, que dejó el de 2019 en once meses). Eleva facturó 2,4 millones de euros, por los 3,2 millones de euros del año anterior (un descenso del 25%), y perdió 1,2 millones (por 66.000 euros de beneficio en 2018).

Noticias relacionadas

next
x