Hoy es 23 de mayo y se habla de

el permiso de acceso a la red de ambas, caducado al no obtener permiso ambiental

La solar de Greenalia de 40 MW en Monforte se cae: no obtiene la DIA y afecta a la planta de Elche

13/06/2023 - 

ELCHE. El gran proyecto fotovoltaico de Greenalia en Monforte del Cid, de 42 MW, no saldrá adelante. Al menos por ahora. Después de un proceso iniciado en 2020, la conselleria de Industria ha archivado el expediente de la solicitud para el despliegue del parque solar, así como de la línea de evacuación. Durante el procedimiento de informes sectoriales, la compañía no logró obtener la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable, por lo que la conselleria declaró la resolución del procedimiento al no poder seguir adelante sin este permiso. Además, al no obtener la DIA para las líneas de evacuación, comunes con Santa Anna II, en Elche, y de 28 MW, esta también se ve arrastrada, ha caducado el permiso de acceso a la red al no conseguir Santa Anna I el permiso ambiental.

Durante estos años, la administración autonómica y Greenalia fueron intercambiando los primeros informes en los que requerían modificación del proyecto los primeros, y los segundos las alternativas ofrecidas. En medio, en marzo de 2022 la cotizada gallega ya tuvo que sortear una incompatibilidad urbanística del Ayuntamiento de Elche respecto al trazado propuesto para las líneas de evacuación. La administración autonómica fue publicando que el informe sería favorable pero condicionado a aspectos como respetar la morfología del territorio, integración de vegetación o más información sobre el plan de desmantelamiento. 

Informes desfavorables de inundabilidad

Finalmente se emitió informe desfavorable del estudio de inundabilidad de la instalación en Monforte (y parcelas de Elche afectadas por la parte de evacuación) porque no se considera viable atendiendo al Patricova, el plan de prevención de inundaciones autonómico. También de la infraestructura de evacuación porque no se justificaba el no soterramiento de la línea. Los informes sectoriales defendían que las dos líneas de esta infraestructura tienen una importante incidencia visual (tanto por la línea de 7,45 km como por los 35 apoyos planteados) y no se había realizado ninguna modificación para reducirla ni para una mejor integración en el territorio. Y se añadía por último que la subestación 'SET Promotores Torrellano', a la que llega la línea de evacuación, "se encuentra situada dentro de un corredor territorial por lo que, al tener la totalidad de su perímetro en contacto con la infraestructura verde regional, genera una 'perforación de ecosistemas' con impactos negativos sobre la diversidad biológica y la calidad del hábitat". Esta se debía cambiar de ubicación.

Por los informes preceptivos y vinculantes por el Servicio de Infraestructura Verde y Paisaje, en sentido desfavorable a la línea de evacuación y la subestación, y por el Servicio de Gestión Territorial, en sentido desfavorable a la implantación de la instalación, la resolución indica que ambos hechos impiden legalmente la autorización del proyecto en Santa Anna I. El informe argumenta que esta circunstancia determina, en consecuencia, la "pérdida sobrevenida del objeto del procedimiento seguido para la emisión de declaración de impacto ambiental". Dado que no hay opción de conseguir la DIA, se acuerda el archivo de las actuaciones.

Ya se advertía que las parcelas destinadas a la planta solar estaban afectadas por peligrosidad de inundación de carácter geomorfológico, con información insuficiente del estudio de inundabilidad y las soluciones planteadas, ya que los terrenos tienen pendientes superiores al 25%, "por lo que se debería evitar la implantación de estructuras en la zona afectada y así minimizar los movimientos de tierra". Se pedían medidas específicas porque el subsuelo en la ubicación se sitúa en una área estratégica de acuíferos. 

La empresa alegó que apenas había tenido tiempo de responder a los informes a los que se hace referencia por el Servicio Territorial de Industria y que se podían subsanar. Aunque se daba respuesta a los informes desfavorables en materia de ordenación territorial y de infraestructura verde y paisaje, según la Conselleria no se aportó informe que dejasen sin fundamento la resolución, y que los cambios planteados suponían la redacción de nuevos proyectos. 

Al no conseguir la DIA, caducó el permiso de conexión a la red

Derivado de esta pérdida del objeto por el que se tramitaba el proyecto, por la imposibilidad de obtener el permiso ambiental, paralelamente Red Eléctrica de España declaró la caducidad del permiso de acceso y conexión a la red de transporte, dado que a marzo de 2023, Greenalia no había obtenido la declaración de impacto ambiental favorable. Ante esta situación, en abril de este año la compañía desistió y presentó un escrito dirigido a la Dirección General de Industria solicitando el archivo del expediente ante la imposibilidad de acreditar la DIA.

Algo que ha arrastrado también a la planta ilicitana (Santa Anna II), que a pesar de que no consta que haya sido denegada por la conselleria, consta en el expediente su carta de caducidad automática del permiso de acceso y conexión a la red de transporte por incumplimiento de obtener la declaración de impacto ambiental favorable. Puesto que la conexión es común a ambas plantas.

Se concluye que ante los cambios que había planteado uno de los departamentos sectoriales para poder avalar el proyecto, el paso de la línea de evacuación aérea a íntegramente subterránea, implica no solo un trazado diferente, sino también cambios de servidumbre y afecciones en la relación de bienes y derechos afectados por la declaración de utilidad pública. Por tanto, si la compañía quiere intentarlo de nuevo debería impulsar un nuevo expediente administrativo. En cualquier caso, antes, frente a esta resolución, cabe recurso de alzada ante la Secretaría Autonómica de Economía Sostenible.

Polémica porque Santa Anna II coincidía con un camping ya aprobado

En perspectiva, cabe recordar que fue con este proyecto, con dos municipios implicados pero sobre todo en Elche porque es en Santa Anna donde se instalaría la planta, con el que los vecinos de la pedanía, y después otros, empezaron a movilizarse. Además de advertir que tendrían muy cerca tendidos eléctricos, este proyecto suponía la superposición con un gran camping ecológico de Mundosol que ya había obtenido previamente su respectiva Declaración de Impacto Ambiental (DIA). El proyecto solar hacía inviable el camping al ocupar el grueso de su terreno.

Noticias relacionadas

next
x