X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la empresa de las catas solicita seguir excavando

Los hallazgos de las últimas catas del mercado de Elche se remiten a la fundación de la ciudad

13/09/2019 - 

ELCHE. Un edificio singular con soportal, unos baños privados, un horno alfarero y el cementerio de la aristocracia islámica. Eso es lo que se ha registrado en el informe elaborado por Alebus, la compañía contratada por Aparcisa —concesionaria del proyecto de nuevo Mercado Central—, sobre las últimas catas realizadas en el mercado, las terceras. Sobre este documento, la dirección general de Cultura y Patrimonio, a cargo de la socialista Carmen Amoraga, tendría que decidir si se siguen con las catas porque los hallazgos no tienen importancia o si estima que sí y da luz verde para que el Ayuntamiento rescinda. Sin embargo, la propia Alebus ha solicitado permiso para seguir con la excavación por el interés que suscitan estos nuevos descubrimientos.

En el informe preliminar de la Excavación arqueológica en el Nuevo Mercado Central de Elche (Alicante). -Fase III- Exteriores y zonas anexas suscrito por los arqueólogos Eduardo López Seguí y Francisco Andrés Molina, se han sacado a la luz restos de un edificio islámico singulartal y como ya se conocía y todo apuntaba siguiendo los muros, así como la existencia de una bodega— con soportal en la entrada , de unos segundos baños árabes de uso privado asociados con una residencia noble, dos acequias que llevaban agua a los campos de cultivo situados al sur de la medina, un horno alfarerocomo se descubrió hace años en las catas de El Arsenal, también dirigidas por Eduardo López—, el cementerio en el que se enterró a la aristocracia islámica durante dos siglos y materiales que permiten situar el origen del actual asentamiento de la ciudad de Elche en una alquería del siglo IX.

Por qué es importante que sea del siglo IX

Y esto último es una de las novedades que puede aportar el proyecto arqueológico sobre la historia de la ciudad. Según explican varios arqueólogos a este medio, hasta ahora no se tenía constancia públicamente de restos hallados del siglo IX en Elche, "por lo que habría que revisar las memorias de excavaciones de Conselleria o el Ayuntamiento", ya que generalmente la gente que excava no da información sobre las catas, "precisamente para no remover cuestiones urbanísticas", apuntan, por los conflictos de intereses que existen y que en el municipio han cristalizado en varios casos. Además, si se conociese públicamente el interés la Conselleria estaría más encima, por lo que la prospección sería más profunda.

Asimismo, prosigue otra de las fuentes consultadas, hasta ahora no se conocía exactamente qué había antes de la Medina islámica, que se construyó en el siglo XI. Sí se conocía que había población islámica en el Castellar de la Morera —en el pantano— de los siglos X y XI, y que fue entonces cuando la población bajó hacia la actual ubicación de la Medina para instalar el asentamiento. Este hallazgo podría suponer, en la teoría, y por esa supuesta alquería del siglo IX, que el traslado desde el Castellar fue anterior y se podría empezar a conocer por tanto qué había antes de la Medina, que no se conocía muy bien. Por eso explican, "este hallazgo nos lleva a la misma fundación de la ciudad". También se podría establecer una línea histórica, hasta el siglo VIII-IX La Alcudia estuvo habitada, en el X y XI la hay en el Castellar, y este hallazgo podría dar más información entre ambas etapas.

En cualquier caso, para tener más datos hay que acceder al informe preliminar, en manos de la Conselleria —hecho público muy resumidamente por Salvem el Mercat como parte interesada—, y seguir excavando, que es lo que se solicita, habida cuenta de la aparición de restos constructivos de importancia, por lo que se propone seguir con la excavación en dos puntos con el propósito de seguir avanzando en su conocimiento. Es el caso de un largo muro tapial en cuyo extremo se encuentran restos de un amplio soportal que delimitaba el acceso a un edificio singular y no a una vivienda típica islámica. Los restos encontrados no permiten a los directores de la excavación aventurar su uso por lo que consideran de vital importancia excavar dentro de los márgenes de seguridad mantenidos en ese punto, un metro por dentro y otro por fuera respecto a la pared del mercado.

Asentamiento de la nobleza islámica

A este respecto, los arqueólogos consultados señalan que podría encajar que fuese una mezquita, ya que "cuando se encuentran unos baños es porque cerca suele haber una mezquita". Si se le suma la necrópolis ya estaría 'todo'. El otro punto a excavar sería en la esquina noreste del edificio, ya que se han descubiertos dos estancias soterradas y asociadas a dos potentes muros de tapial que parecen corresponder a dos sótanos que se habrían construido recortando el nivel geológico o aprovechando una depresión natural del terreno. Los autores del informe consideran necesaria la excavación de 40 metros cuadrados que aún permanecen intactos en el interior de la cara Este del mercado para buscar la conexión entre ambos. También se han encontrado los baños privados de lo que parece una residencia de nobles de la sociedad islámica de la segunda mitad del siglo XII.

Los arqueólogos identifican una gran cisterna subterránea de 27 metros de longitud dividida en seis salas separadas mediante muros, situada al oeste del mercado junto a los baños árabes descubiertos en 2014, que datan del siglo XVII y la relacionan con la desaparecida fuente de la Alcoraya. También se encuentran los restos del muro de una almazara, con bodega de tinajas y canal de desagüe que estuvo en funcionamiento durante los siglos XVIII y XIX. 

Por último, lo que el informe señala según los autores, es que el hallazgo más excepcional es el de la necrópolis islámica, la maqbara. Al estar en intramuros —lo normal era que estuviesen extramuros— valoran que existiera una pequeña zona de enterramientos previa a la medina (quizás relacionada con una alquería del siglo IX a la que se asocian materiales encontrados en silos situados al norte del edificio) que se respetara y mantuviera tras su fortificación y fuera creciendo lo máximo que permitía el espacio para ir superponiendo niveles de enterramientos con el paso del tiempo. En opinión de los arqueólogos, el cementerio estaba reservado a la clase dirigente, a la aristocracia de las diferentes dinastías que ocuparon cargos públicos en la medina desde la época taifal a la almohade.

Asimismo, lo que también ha sorprendido a expertos consultados, aparte de la cerámica islámica —que quizá podría haber aparecido ahí por el arrastre de las aguas—, ha aparecido también material datado entre los siglos IV a.c., es decir, muy atrás, y V d.c. que se relacionan con la posible existencia en la zona de una villa romana —como la hay en el Parque Infantil de Tráfico, donde se encontró la esfinge del Mahe, junto a yacimientos ibéricos del VI a.c.—, de la que añade uno de los arqueólogos, "podría haber sido reutilizada para la época islámica". Así pues, de confirmarse los hallazgos, contaría con un escenario correlativo de las diferentes sociedades asentadas históricamente: ibérica, romana y luego islámica.

La plataforma, rescisión; el alcalde: que hable Cultura

Apoyándose en este informe, Salvem el Mercat considera que hay motivos suficientes para rescindir el proyecto por la valía de estos restos y los hallados en anteriores excavaciones, aplicando el punto 5.2 del Pliego de Cláusulas Administrativas:

“Si durante la ejecución del contrato o como resultado de las excavaciones arqueológicas deviniese la imposibilidad de ejecución del objeto del contrato, se entenderá que forma parte del riesgo asumido por el concesionario, sin que pueda dar lugar, en ningún caso, a indemnización de los gastos en que el concesionario hubiera podido incurrir”.  

En cualquier caso, el alcalde Carlos González aprovecha para pedir celeridad a la Conselleria de Cultura para que se pronuncie sobre la viabilidad o no del nuevo Mercado Central dependiendo del valor de estos restos. Además, apunta que no tienen el informe indicado porque es exclusivamente para el Consell. Un informe, por otra parte, que se ha hecho público el jueves, un día antes de la reunión de este viernes con Aparcisa, a las 12:30, para hablar del futuro del mercado. 

Noticias relacionadas

next
x