X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La RFEF comparte parcialmente la postura del Valencia, mientras que Antiviolencia "sigue investigando"

31/10/2018 - 

ALICANTE. El director general del Valencia, Mateu Alemany, insistía este miércoles en el argumento de la seguridad para justificar que el pasado 14 de octubre no se vendiesen entradas en la taquilla del Antonio Puchades a aficionados cuyo Documento Nacional de Identidad (DNI) reflejaba que residían en la provincia de Alicante.

Alemany, como ya hiciera el club che en un comunicado, hacía referencia a la regulación relativa a la prevención de la violencia, ocultando el detalle nada menor del DNI, hecho que a todas luces se traducirá en una sanción por parte de la Generalitat por infracción grave de la normativa autonómica de espectáculos públicos (por ejercicio fraudulento y antirreglamentario del derecho de admisión, conducta que se castiga con multa de 601 a 30.000 euros o de hasta 300.000 euros en el caso de ser acumulativas), y también que el partido no había sido declarado de Alto Riesgo por una Comisión Antiviolencia desde la que este miércoles indicaban a Alicante Plaza que "se continúa analizando los hechos, recabando informes" y, de proponer una sanción para el club che, "lo decidirá en la próxima reunión" de su comisión permanente (esta semana no se reúne), que está prevista para el jueves 8. 

Precisamente pensando en Antiviolencia, dos aficionados del Hércules que se quedaron a las puertas del Antonio Puchades por las peculiares medidas adoptadas por el Valencia (a las que no escaparon tampoco aficionados suyos con residencia en Alicante) denunciaron la semana pasada los hechos ante la Subdelegación del Gobierno en Alicante, 48 horas después de haber presentado una denuncia ante la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Valencia contra el club che por la presunta comisión de un delito de odio.

RFEF: "Lo del 5% está acreditadísimo"

Como ya adelantamos en este medio, el asunto a nivel federativo tiene poco recorrido, es más, desde la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) dejaban claro este miércoles que el requisito de poner a disposición de la afición visitante el 5% del aforo "está acreditadísimo", otro de los argumentos que el director general del Valencia alegaba en su comparecencia, hablando incluso de que se había puesto casi el 25% del aforo del Antonio Puchades, porcentaje que de acuerdo con la capacidad que el propio club che refleja en su sitio web no cuadra, si bien es cierto que, si la capacidad de esta instalación, atendiendo al sitio oficial del club che, es de 2.250 espectadores y se pusieron a disposición del Hércules 375 entradas, sí se cumplió con la regla del 5%, a la que tanto Alemany como la Federación aludían.

El Síndic, entre el lunes y el martes

El Hércules remitió el lunes de la semana pasada escritos de denuncia dirigidos precisamente a la Federación, Jueza de Competición, Oficina Nacional de Deportes, Síndic de Greuges y Conselleria de Deportes

Este miércoles no había recibido respuesta de ninguno de dichos organismos, si bien desde la RFEF insisten en que más allá de velar por el cumplimiento de la citada regla del 5% no cuentan con competencia y de ahí que lo lógico es que la Jueza de Competición se inhiba. 

Por lo que se refiere al Síndic de Greuges, entre el lunes y el martes el club blanquiazul tendrá noticias, ya que expira el plazo que tiene este organismo autonómico con sede en Alicante para contestar si ha admitido a trámite la reclamación y las primeras actuaciones emprendidas con la Administración.

Por cierto, los aficionados que denunciaron tanto en València ante la Fiscalía como en Alicante ante la Subdelegación del Gobierno en la provincia, todavía no han recibido respuesta, ni siquiera sobre la admisión a trámite de sus denuncias.

Noticias relacionadas

next