X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

al proceso de licitación también concurrió una segunda empresa

La constructora del IES Torrellano fue embargada en 2018 para poder pagar a la Sareb

12/09/2019 - 

ELCHE. El inicio del curso escolar ha estado marcado en el municipio por la suspensión de clases por la lluvia esta semana, además de la falta de profesorado, una cosa habitual cada año, y los barracones que siguen, nada nuevo y que la oposición ya se ha dado prisa en denunciar. Sin embargo, la mayor espina para todos ha sido la de la fachada del IES Torrellano, que llevaba cuatro años esperando su reforma, y ahora que se había empezado, la compañía ha dejado la obra a medias porque está preparando un proceso de concurso de acreedores. Una compañía a la que se le adjudicaron las obras en marzo. Sin embargo, a finales del año pasado un juzgado le había embargado uno de sus bienes, muestra de los problemas económicos que venía arrastrando.

El pasado 26 de noviembre de 2018 salía a contratación pública la licitación de las reparaciones de la fachada del instituto de la pedanía ilicitana. Justamente un día después, se publicaba un edicto por el cual el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Elche aprobaba una subasta hipotecaria a favor de la Sareb y en contra de la mercantil que finalmente se adjudicó las obras, Construcción e Infraestructuras y Obras del Sureste SL; Cios Empresa Constructura. El juzgado embargó un bien de la empresa por valor de para pagar 197.814,05 euros que la compañía debía al conocido como 'banco malo', tras un proceso judicial al no haber aún concurso de acreedores. 

Así pues, se ven los problemas económicos que venía arrastrando la mercantil. Antes de este embargo, en el ejercicio de 2017 había perdido algo más de 30.000 euros con respecto al anterior. Eso sí, eso no impidió que realizase las reformas del consultorio médico de Torrellano que se adjudicó en diciembre de 2018. Incluso intentó adjudicarse en junio de este año la construcción de tres aulas en el colegio Jaume Balmes. Sin embargo, su situación económico hizo que no pudiera afrontar la obra del centro educativo, dejando la obra a medias al estar preparando ahora un concurso de acreedores. Tenían cuatro meses de plazo para ejecutar las obras, con un coste de 179.748,31 euros; 217.495,45 con el IVA. 

No se admitió la propuesta de otra contratista

Por otra parte, también hay que resaltar que sí hubo otra empresa que aspiró a hacerse con las obras de Torrellano, Construcciones Tecar 2004, pero no se admitió la propuesta al no presentar la oferta por el cauce procedimental establecido: la Plataforma de Contratación del Sector Público. Por lo tanto, fue Cios la única que se presentó al proceso, por lo que al no haber una segunda empresa a la que pasar el encargo tras la suspensión de pagos, la Conselleria de Educación se ha visto obligada a preparar otra licitación por la vía de urgencia. 

Noticias relacionadas

next
x