quedan 11,4 millones de m2, la mayoría rurales

Elche solo ha urbanizado el 41% del suelo previsto en el PGOU; plantea desclasificar residencial en La Marina (MR-10)

18/11/2020 - 

ELCHE. Aunque con algunos meses de retraso, ya ha empezado el periodo de consulta pública sobre el documento para la revisión del Plan General Estructural de Elche. En él se ponen de relieve diferentes cuestiones y comparativas con los retos que planteaba el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1998 y la realidad 22 años después. Por ejemplo, que respecto al suelo urbanizable que preveía el Plan de 1998, de 19.575.001 m2, se han urbanizado solo 8.157.374 m2, aproximadamente el 41% del suelo previsto, que principalmente se ha logrado en el casco urbano, en detrimento del suelo rural en las pedanías. 

Mucho más desarrollo residencial del casco urbano: el 74%

Esto significa que quedan 11.417.627 mde suelo clasificado como urbanizable que permanece en la situación de suelo rural, por lo que las expectativas que se planteaban entonces se han quedado muy lejos de los resultados. Y un dato importante, el desarrollo ha sido muy desigual. De los 8.751.596 mde suelo urbanizable previsto que se planteaba impulsar en el casco urbano, el 45% del total, se han logrado transformar en urbano 6.072.742 m2. Por contra, de las partidas rurales se había previsto transformar a suelo urbano 4.997.129 m2, el 25%, pero el resultado durante estos 22 años ha sido de 1.641.659 m2. Por último, de los 5.826.303 mde suelo urbanizable previsto para las urbanizaciones periurbanas, el 30%, tan solo se han transformado en suelo urbano 442.973 m2

Si se comparan ambos datos, el suelo previsto y el urbanizado, se observa que mientras en Elche Núcleo se ha transformado el 74% del suelo, en las urbanizaciones periurbanas tan sólo se ha transformado el 6% del suelo urbanizable previsto por el Plan General, y el 20% en las partidas rurales. En este sentido, en las urbanizaciones periurbanas quedan por desarrollar más de 5,3 millones de m2. En las partidas rurales, 3,2 millones de mde uso residencial y 84.032 mde uso industrial y terciario. En el caso del casco urbano, son 1,2 millones de mde suelo residencial y 1,4 de industrial y terciario. 

La Marina, donde más suelo queda por desarrollar; en Arenales se ha cubierto todo

En definitiva, el consumo de suelo urbanizable en el término municipal ha sido muy desigual. En la pedanía que más suelo urbanizable queda sin desarrollar es en La Marina, 1.370.886 m2. Solo se han transformado 299.032 mde los 1.669.918 mprevistos en el plan de 1998. Tan solo en una pedanía se ha logrado hacer urbano todo el suelo residencial previsto, en Los Arenales del Sol con 641.053 m2, muestra clara de que es el enclave turístico por excelencia de todo el término. En cuanto a las urbanizaciones, en la mayoría no se ha desarrollado ese suelo previsto. En Atzavares, donde más había (812.860 m2), solo se han transformado 46.865 m2. Solo en Nuevo Valverde se ha impulsado todo el suelo residencial previsto, con 162.943 m2

Sobre el suelo para uso industrial o servicios, en el núcleo urbano quedan por desarrollar aún 2.921.318 mde los 4.342.536 mprevistos. En las pedanías, no se han transformado a este suelo los 84.032 mprevistos de L'Altet, caso contrario a Torellano con los 423.555 mdel Parque Empresarial. De ahí que se esté tramitando su ampliación en casi 600.000 metros cuadrados, aunque aún queda un largo trámite para que se pueda materializar

Desclasificaciones de suelo residencial para el próximo PGOU

Así, el documento revela que todavía queda una gran superficie de suelo clasificado como urbanizable pero su distribución en el territorio no responde a las demandas de crecimiento. Atendiendo por tanto a los instrumentos de desarrollo urbanístico superiores, como la Estrategia Territorial de la Comunidad Valenciana (ETCV), el suelo actualmente clasificado como urbanizable residencial es superior al que se podría clasificar como urbanizable con la redacción de un nuevo Plan General, "por lo que se debe reflexionar sobre la viabilidad de aquellos sectores clasificados como suelo urbanizable residencial que no han desarrollado siendo necesario desclasificar aquellos que se consideren no viables".

Y en ese sentido, la revisión del PGOU y para cumplir los límites de la ETCV, explica el documento que debería plantearse la desclasificación de aquellos sectores de suelo urbanizable afectados por los planes de acción territorial vigente como el Pativel (sector MR-10) o por el Patricova (parte de los sectores
ALZ-1 y ALZ-2) y también reflexionar sobre la viabilidad de los sectores que provienen de parcelaciones que no se han desarrollado (Montesol, Altamira, Bonavista, Buenos Aires,
Maitino, Torre Azul, El Vincle, Los Limoneros, Valverde Bajo o Costa Bella). 

Se podrían desclasificar más de 6 millones de metros cuadrados

En cuanto a los criterios de crecimiento para el suelo residencial y de actividades económicas, la ETCV propone el cálculo de unos índices máximos para ocupación del suelo diferenciando entre los crecimientos aplicados al suelo residencial y al ocupado por actividades económicas. De ahí ese desfase que plantea la ciudad entre el uso residencial que apenas se ha desarrollado en comparación a lo planeado en 1998, y el tantear desclasificar suelo. De los 9.912.377 de metros cuadrados de suelo residencial no transformados a urbano, la estrategia fija el límite en 3.692.341 my refleja que se podían desclasificar 6.220.036 metros cuadrados

Sobre estos criterios, destacar que la Estrategia Territorial propone un esquema general de crecimiento adaptado para cada municipio donde el primer factor de limitación es la propia capacidad de acogida del territorio: no puede haber crecimientos urbanísticos que menoscaben la funcionalidad de la Infraestructura Verde, entendida esta como el sistema estructurante básico del territorio.

Una vez superado este factor limitador, la Estrategia Territorial propone un crecimiento urbanístico relacionado con el incremento de la población esperada en el municipio para el periodo de vigencia de su plan general, corregida por criterios de equidad territorial, los objetivos de vertebración de la Comunitat Valenciana y un factor de flexibilidad que prevea circunstancias sobrevenidas en el mercado del suelo y evite procesos de especulación sobre éste.

Noticias relacionadas

next
x