X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

debate entre fuerzas políticas ORGANIZADO POR RADIO ORIHUELA-CADENA SER

El plurilingüismo en Secundaria reproduce la división de bloques en la Vega Baja: el consenso que no llega

13/12/2019 - 

ORIHUELA. Vuelve el campo de batalla a nivel político a la Vega Baja. La gota fría de septiembre que afectó a la comarca dejó un clima de calma y consenso a nivel político durante meses, algo inusual en una zona en la que los enfrentamientos entre bloques y a veces, incluso, entre sectores del mismo partido han estado a la orden del día. No llegaron ni siquiera a alzarse mucho las voces en la reciente precampaña y campaña para las repetición de elecciones generales del 10N. No obstante, la vía de flexibilización abierta por la Conselleria de Educación con la aplicación del decreto de plurilingüismo en Secundaria en la comarca de la Vega Baja ha reabierto la caja de Pandora y vuelve a separar en bloques a quienes, por un lado rechazan, al parecer, de plano la Ley por "divisoria", como PP y Ciudadanos y a quienes la defienden como vía de excelencia, conocimiento y de acercamiento social y cultural, como PSOE y Compromís. Y es que el valenciano escuece en algunos sectores de la comarca.

Si bien esta tendencia ya se dejó ver hace días en las repuestas de las derechas a la propuesta de "suavizar" la aplicación de la Ley 4/2018 del Plurilingüismo, ayer quedó más que patente en el debate organizado ayer por Radio Orihuela-Cadena Ser con el fin de aclarar los puntos claves de esta normativa y, en concreto cómo se pretende aplicar, a los alumnos de Secundaria, en la Vega Baja. En el encuentro participaron la diputada en Les Corts por Compromís, Aitana Mas, la edil del PSOE de Guardamar, Pilar Gay, también el torrevejense Joaquín Albaladejo desde el PP y Juan Ignacio López-Bas en representación de Ciudadanos(Cs). En el encuentro, cada participante defendió su postura, que, básicamente fue de defensa del decreto por parte de Compromís y de PSOE y en contra por parte de PP y Cs. 


La Ley 4/2018 ya regula el Plurilingüismo en la Comunitat Valencia y se realiza de forma progresiva en Primaria. En Secundaria esta por entrar el próximo año y fija un mínimo de 25% de contenidos en castellano, otro 25% en valenciano y, al menos un 15% en otras lenguas. Aitana Mas comenzó explicando detalles de la Ley y de la próxima implantación en Secundaria para los centros de la Vega Baja. Así, la postura de Compromís es que está justificada la necesidad de que los menores de la Comunitat Valenciana sean multilingües y el aspecto positivo de dominar varias lenguas para obtener más oportunidades, entre otros aspectos, en el mundo laboral. Apoyó su defensa en experiencias similares de otros países referentes en Educación como Finlandia y en una sentencia el Tribunal Supremo que apoya esta postura.

En cuanto a la implantación, destaca "un punto de inflexión" tras la reunión del conseller de Educación Vicent Marzà con directores de centros en la comarca hace una semana. "Será una implantación progresiva que se adapte de forma experimental a la realidad en cada centro. Creo que en este caso la Conselleria ha tenido sensibilidad con la comarca para dar facilidades a la hora de implantarla". En este sentido, la diputada en Les Corts ahondó  en que comenzará a aplicarse en los primeros cursos "con flexibilidad suficiente para que los centros elijan cómo va a ser el proyecto plurilingüe en los próximos años, ajustándose siempre a los porcentajes mínimos dentro de las líneas que marca la Ley". 

Tras esta explicación vino la primera piedra desde el PP para la implantación de la Ley en Secundaria. Y es que, Joaquín Albaladejo, afirmo que la reunión de Marzà con el equipo docente "ha provocado mucha más alarma" y defendió la Ley de Uso del Valenciano de 1983 como documento de consenso para la educación (elogiando una norma que sacó adelante el PSOE entonces) y dejando ver que mantener esa norma, que contempla las exenciones, sería la ideal para la comarca. "El PP no demoniza el valenciano, en la comarca de la Vega Baja no había problemas pero ahora empieza a haberlos por la imposición", según mantuvo Albaladejo. 

La postura de la edil de Guardamar del Segura, Pilar Gay, fue la de defender que en la Vega Baja también se habla valenciano y que la implantación en Primaria del plurilingüismo en ese municipio no acarreó problemas ni entre docentes, ni entre madres o padres. "No hubo problemas porque cada uno se acogió al nivel que consideró y, todos salvo uno escogieron el nivel más alto de valenciano". En este sentido, mantiene que la situación en Secundaria será la misma y aportó que "rompo una lanza a favor. El mal que hacemos a nuestros hijos negando que aprendan otra lengua es grande, cuantas más lenguas sepan, mejor". 

Además, señaló que esta Ley acabará con los "guetos" que se creaban en algunos centros que diferenciaban líneas de valenciano y castellano, donde la mayoría de menores extranjeros acudían a la línea en castellano y que, según apuntó Gay, "creábamos líneas de "buenas notas" y líneas de "malas notas". La educación pública tiene que ser igual y ahora no podemos crear agravios, todos estudian valenciano y castellano y se aplica el mismo plan lingüístico para todas las personas, para que adquieran y amplíen las mismas competencias". 

En este momento, Aitana Mas, replicó a Albaladejo que el PP se "quejara" tanto "si viene Marzà como si no" y acusó a los populares de "hacer ideología de un idioma, y eso es una lástima. En vez de tender puentes al aprendizaje, acusamos al gobierno de imponer cuando no es así". 

La "imposición" sobrevoló de nuevo el debate, que, para López-Bas, es lo que se consigue con la Ley 4/2018 del Plurilingüismo y de hecho, repitió el discurso previo del PP. "La Vega Baja es mayoritariamente castellanohablante y nunca ha habido problema, pero ahora si empieza a haberlo por la imposición en colegios, cuando nunca nos habíamos planteado". Así, se refirió a que "eso no quiere decir que no debamos fomentar e intentar alcanzar el conocimiento y quien quiera, el uso de la lengua, pero siempre libremente". Asimismo, equiparó la situación de la aplicación del plurilingüismo como un posible "caldo de cultivo" para una "catalanización" del territorio. Esta postura fue compartida por el PP y rechazada tanto por Compromís como por PSOE. "Me preocupan contenidos que pueden introducir en la cabeza de la gente", aseguró Lçopez -Bas. 

En este sentido, el bloque pro-plurilingüismo quisieron incidir en un mensaje de "tranquilidad absoluta", en la idea de la implantación progresiva y el fin de alcanzar "la mayor competencia lingüística posible". Aitana Mas incidió en su "preocupación" por la postura de López-Bas "es para hacérsela ver, por el discurso del miedo del nacionalismo, no tiene nada que ver hablar valenciano con que se quiera una España federal o plurinacional, mezclan la cuestión ideológica con la cultural". 

El terreno de juego parece cada vez más divido y las posiciones cada vez más desmarcadas en ambos bloques. Hoy, en Orihuela, Ciudadanos ha convocado una rueda de prensa sobre el plurilingüismo a la que asistirá la diputada en el Congreso de los Diputados, Marta Martín, junto a José Aix. El momento hasta el 18 de enero, día en el que se ha convocado la manifestación por la FAPA Gabriel Miró en enero en Orihuela llevará el lema "Valenciano sí, Castellà, també", estará plagado de nuevos momentos y mensajes cruzados en esta batalla que vuelve a aflorar las diferencias políticas en la comarca. 

Noticias relacionadas

next
x