Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El Hércules decide no dar todavía de alta a Romain Correia a la espera de que se produzca una salida

21/01/2021 - 

ALICANTE. El bueno de Romain Correia ya entrena a las órdenes de David Cubillo. El joven central de 21 años ha recalado en el Hércules en calidad de cedido hasta el 30 de junio (sin opción de compra) por el Vitoria de Guimaraes.

Lo anterior permitirá al técnico madrileño volver a disponer de cuatro centrales (la nómina se había reducido a tres tras la salida de Pablo Íñiguez), aunque de cara a la cita en Atzeneta del próximo domingo parece harto complicado que tenga la posibilidad de escoger entre tantos y no solo porque no esté nada claro que Moisés García llegue a tiempo de entrar en la convocatoria, pese a que está ya en la recta final de la recuperación de la lesión muscular que le ha mantenido fuera del equipo en los dos últimos partidos. Cubillo tampoco podrá contar con Romain Correia porque salvo que se produzca una salida de aquí al viernes de un futbolista, el Hércules no le tramitará la licencia ante la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) hasta la semana que viene.

El propio director deportivo, Carmelo del Pozo, lo venía a desvelar (de aquella manera) el miércoles, en el transcurso de la rueda de prensa de presentación del futbolista; el club se encuentra ahora mismo a la espera de que se concrete la salida de un jugador "en dinámica del primer equipo", algo que obligará a incorporar a un sustituto para seguir contando con dos hombres por puesto. Pero podrían ser más de uno los futbolistas que salgan (el mercado se va a acelerar conforme se acerque la fecha de su cierre, el 1 de febrero) o producirse una lesión de un jugador dentro de la ventana de fichajes... El Hércules quiere seguir contando con dos futbolistas por puesto como mínimo y, al tiempo, no cerrarse puertas de antemano que le puedan dificultar alcanzar lo anterior si momentáneamente deja de serlo e incluso condicionar reglamentariamente también las alineaciones, como ahora veremos. Por eso apuesta por esperar a tramitar la licencia de Correia.

Como los lectores de Alicante Plaza saben, cada equipo en Segunda B puede contar con un máximo de 22 futbolistas en su plantilla de los que no más de 16 pueden ser sénior y, en consecuencia, un mínimo de seis han de ser sub-23 (de estos no hay tope máximo, por lo que puede tener 12 sénior y 10 sub-23, por ejemplo). 

Con la salida de Pablo Íñiguez la pasada semana, el Hércules pasó a tener 21 futbolistas en su primera plantilla de los que 15 tienen ficha sénior (el central valenciano era mayor de 23 años) y seis ficha sub-23. Cuenta, por tanto, una ficha libre que ahora mismo puede darle a un sénior o a un sub-23. 

Para que Cubillo vuelva a tener cuatro centrales entre los que escoger, el club ha incorporado a Correia que es sub-23, pero si le da ficha del primer equipo (donde tiene solo una libre) se cierra la posibilidad de incorporar a un nuevo jugador sénior si solo sale uno y tiene ficha del filial. Pero esa es solo una de las razones para esperar, hay más: si opta por darle a Correia ficha del Hércules B (donde tiene varias libres), entonces corre el riesgo de condicionar de antemano las alineaciones de Cubillo porque se uniría a Appin, Pedro Torres y Abde (el Valencia Mestalla se había interesado por obtener su cesión pero no ha habido finalmente acuerdo, aunque eso no quiere decir que no pueda salir) como jugadores con licencia del filial que no solo participan de la dinámica del primer equipo, es que también disfrutan de minutos (el primero y el segundo fueron titulares ante el Alcoyano el pasado domingo, por ejemplo): el Reglamento General de la RFEF (artículo 223) obliga a tener en el once inicial y durante el desarrollo de los partidos a un mínimo de siete jugadores profesionales (con ficha de la primera plantilla). De convertirse Correia en el cuarto futbolista adscrito a la plantilla del filial pero en la dinámica del primer equipo, se abriría la puerta a que en un momento dado los cuatro coincidieran en el campo junto a siete profesionales y si uno de estos últimos es expulsado se incurra en alineación indebida. Aunque pueda parecer enormemente complicado que suceda algo así, cosas más raras se dan en los encuentros y si ocurre en un 'play-off' de ascenso con eliminatorias a partido único...

Noticias relacionadas

next
x