Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la incorporación del SEGOVIANO AL hÉRCULES como director deportivo

Del Pozo, Ramírez y Ortiz se emplazan a principios de semana para continuar negociando

23/05/2020 - 

ALICANTE. El pasado jueves se cumplía una semana desde que los contactos entre el Hércules y Carmelo del Pozo se convirtieron en negociación para que este se convierta en su director deportivo. Siete días desde que el técnico segoviano viajase a Alicante para reunirse con Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez y no solo poner las cartas sobre la mesa, también boca arriba. Una semana en la que, como hemos venido contando en Alicante Plaza, ha quedado patente que ambas partes no entienden exactamente lo mismo por profesionalizar el club.

Cuando el 14 de mayo, en Panoramis, Del Pozo, Ramírez y Ortiz se vieron las caras, ni el primero firmó un contrato ni declinó hacerlo. A diferencia de la duración de la vinculación (tres años con cláusula de rescisión unilateral a partir del segundo para ambas partes), así como la incorporación de Alejandro Varela y Ángel Becerra como colaboradores directos y su remuneración, el gran aspecto de la negociación que ya no estaba claro en los primeros días eran los plenos poderes que los empresarios le prometían al técnico segoviano (e incluso alguien dijo que habían resultado determinantes para convencerle) o lo que las partes entendían por tales. Y así sigue siendo, pese a lo que Del Pozo no ha abierto la puerta a otro club y, al igual que Ortiz y Ramírez, se mantiene abierto a negociar. Buena prueba de ello es que la partes se han emplazado a retomar los contactos a partir de este lunes.

El presupuesto y la autonomía para la toma de decisiones, algo íntimamente ligado a lo primero, continuarán siendo los grandes caballos de batalla. No es que Del Pozo, Ramírez y Ortiz no tengan ya una aproximación al presupuesto del que se puede disponer -los accionistas saben que lo que el club no obtenga por sus propios medios (venta de abonos y taquillas) habrán de ponerlo de su bolsillo-, es que, dentro de los escenarios económicos que se contemplan, la jerarquía de decisiones y la naturaleza de las mismas no está clara: fue Del Pozo el que remitió a Ortiz un borrador de contrato-marco sobre el que trabajar en la negociación para que, de culminar esta en acuerdo, quede fijado como la hoja de ruta que las partes se comprometen a respetar. El constructor y Ramírez comparten las líneas generales del mismo, pero con matices (fundamentalmente ligados al aspecto económico) que son los que hacen a Del Pozo dudar sobre si los empresarios participan de su idea de cómo profesionalizar el club.

Noticias relacionadas

next
x