Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

TAMBIÉN CONTEMPLA UN NUEVO MUSEO DE MOROS Y CRISTIANOS EN EL CENTRO CULTURAL

Cultura prevé trasladar a Cigarreras la central de la Biblioteca Municipal tras la primera fase de obras

12/01/2021 - 

ALICANTE. El área de Cultura del Ayuntamiento de Alicante, dirigida por Antonio Manresa, quiere crear una gran Biblioteca Municipal en un lugar céntrico de la ciudad. Por eso se ha propuesto trasladar la sede central, ubicada ahora en la biblioteca del barrio La Florida, hasta el Centro Cultural Las Cigarreras, una vez finalice la primera fase de obras para la remodelación de la antigua Tabacalera. Así, según ha podido saber Alicante Plaza, los cálculos del concejal son que este proyecto pueda estar listo a finales del año próximo, en 2022, tras la primera actuación que afecta a la Casa de la Misericordia. 

"Necesitamos nuevos espacios para el área de Cultura", justifica el edil del área. Por eso, además, Manresa avanza que, tras las primeras visitas realizadas a las instalaciones para determinar la redacción del plan de usos —un proceso adjudicado a la UTE Ramón Esteve Estudio de Arquitectura SLP—, su departamento ha pedido formalmente, por escrito, otros espacios en la Casa de la Misericordia con el fin de dotar a las fiestas de barrios de Alicante de espacios expositivos. En concreto, también tras esta primera fase de obras, quiere contar con una sala permanente para las fiestas de Moros y Cristianos, además de otra sala de exposiciones temporales sobre el resto fiestas de la ciudad, donde realizar muestras que se podrán intercalar con las actividades habituales del programa cultural.

"Tienen una demanda histórica de un espacio para poder conservar todos sus trajes, con una colección muy importante", explica Manresa. Además, prevé contar con otros espacios polivalentes. "En el interior hay otras salas y lugares multiusos que se podrán utilizar de muchas formas, donde el área de Cultura podrá organizar numerosas actividades", afirma. Desfiles de moda en espacios abiertos y diáfanos, eventos al aire libre en el patio interior, así como otras salas cerradas que podrán ser empleadas por diversas áreas del Ayuntamiento de Alicante, también por Cultura, según sus previsiones. 

El centro social de La Florida se queda pequeño

La actual central de la Biblioteca Municipal se encuentra en la primera planta del Centro Social Felicidad Sánchez, inaugurado en 2012 en el barrio de La Florida —ubicado entre las calles alcalde Lorenzo Carbonell, Tomás Aznar Domenech y Fernando Madroñal—, que tiene una superficie superior a los 6.000 metros cuadrados. Allí, el equipamiento cultural cuenta con 642 metros cuadrados, destinados a una unidad administrativa de las áreas de Acción Social y de Cultura, así como un archivo municipal para la conservación de documentos y el espacio de biblioteca. Con todo, en ese espacio compartido cuenta con hemeroteca, biblioteca virtual dotada para servicios audiovisuales e informáticos, un aula infantil y una ludoteca. 

Esta biblioteca central está prevista para dar servicio a 75.000 personas y, por tanto, es una cifra escasa para el volumen de población de la ciudad, por lo que llevan tiempo solicitando al Consistorio un nuevo emplazamiento en el que se pueda ofrecer un servicio acorde con la densidad población, que cuenta con 337.482 habitantes según el INE de 2020, siendo el segundo municipio más poblado de la Comunitat Valenciana y el undécimo de España. 

Además, el traslado de la central a Las Cigarreras dejaría la actual de sede de La Florida como un punto de barrio que se sumaría a la lista de once puntos de biblioteca que se distribuyen por toda la ciudad. Sin embargo, no acrecentaría la lista ya que actualmente hay once y, una vez se habilite el de La Florida, se procederá a cerrar definitivamente el proyecto piloto en el interior del Mercado Central que, por proximidad, quedaría absorbido por el nuevo, en Cigarreras. Algo que, por otro lado, facilitaría que los puestos del mercado que se emplean en este momento para el intercambio de libros (aunque permanece cerrado desde el confinamiento) se habiliten para otro servicio. 

La biblioteca de La Florida tras el confinamiento.

La gran Biblioteca Central de Alicante

Esa nueva Biblioteca Central Municipal debe ocupar un "espacio importante" de las nuevas instalaciones de Cigarreras, según apunta el concejal, ya que debe permitir "el almacenaje, distribución y administración de todos los libros" en coordinación con los once puntos de barrio que acercan la lectura, los espacios de estudio y las actividades culturales a todos los vecinos de la ciudad. 

Sin embargo, esta nueva sede tendrá dependencias suficientes como para realizar todo tipo de actividades, también en la central, no siendo un mero lugar de almacenaje. "Queremos tener listos en la Fase 1 nuestros espacios, a finales de 2022", apunta el edil de Cultura. "El técnico de nuestra área que forma parte de la mesa de trabajo para el Plan Director y de Usos de Las Cigarreras ya ha dejado constancia, de palabra y por escrito, de aquello que nosotros queremos, pero tiene que haber otra reunión al respecto para concretar", detalla.

"La biblioteca de Florida-Babel se llama 'central' pero no es céntrica", explica Antonio Oliver, responsable de la Unidad de Bibliotecas del Ayuntamiento de Alicante. "En esta biblioteca está ubicada la unidad de gestión y coordinación, pero solo porque hay una área de despachos desde la que se coordinan todas las bibliotecas de los barrios", describe el técnico municipal. "Alicante necesita una biblioteca central acorde con su población, a ser posible dentro de un edificio histórico protegido, así que Las Cigarreras es el lugar idóneo", afirma. 

De esta forma, la nueva Biblioteca Central Municipal contaría, en un primer momento, "con todas las dependencias propias de una biblioteca del siglo XXI, no solamente con una sala de lectura y consulta", asegura Oliver, que apunta como necesidades principales un buen fondo bibliográfico, tanto para adultos como para público infantil y juvenil; una hemeroteca; una fonoteca; una sala de estudio, independiente de la sala de lectura y consulta; una sala para actividades e iniciativas culturales, donde no se moleste a los usuarios; "así como la dotación presupuestaria y el aumento de personal suficiente que permita que todo esto funcione", explica el técnico. 

"Ahora mismo, estamos faltos de personal", asegura el responsable de una unidad. "Tenemos cinco personas menos que hace cinco años, con el mismo número de bibliotecas, así que el servicio se resiente y hace falta aumentar la plantilla", alerta. Una vez concretadas las nuevas dependencias y sus servicios, será necesario aumentar el personal que tendrá que gestionar esta nueva Biblioteca Central Municipal que, al menos, deberá incorporar las cinco personas que han dejado de trabajar en estas tareas en los últimos años. 

Noticias relacionadas

next
x