X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 24 de mayo y se habla de benidorm elecciones 26M SANT JOAN D'ALACANT SANTA POLA

análisis ap - debate de candidatos a la alcaldía de alicante en el arranque de campaña

Sánchez mordisquea a Barcala, que resiste; López y Bellido sobrepasan a Sanguino, fuera de escena

11/05/2019 - 

ALICANTE. El primer debate entre candidatos a la Alcaldía de Alicante, organizado por Radio Alicante Cadena Ser, dio este viernes el pistoletazo para el arranque real de la campaña electoral y -pese a las estrecheces lógicas e inevitables del formato- sentó las bases que van a resultar claves para decantar la contienda en las urnas, el próximo 26 de mayo. Los aspirantes: Luis Barcala (PP), Paco Sanguino (PSPV-PSOE), Xavier López (Unides Podemos EU), Mari Carmen Sánchez (Ciudadanos) y Natxo Bellido (Compromís).

Superados los saludos protocolarios y el recuerdo unánime a la figura del exministro socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, la primera conclusión que se confirmó en el desarrollo del coloquio es que la cosa va de bloques. La alternativa del centro derecha se juega duro (y mucho) entre Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs), ante la ausencia (y la incógnita) de Vox, que no habían sido convocados al no disponer de representación en la corporación actual. 

La candidata del partido de Albert Rivera y hasta ahora portavoz parlamentaria en les Corts, Mari Carmen Sánchez, lo tiene claro, con el acicate que supone haber superado al PP en las citas electorales del 28 de abril como segunda fuerza preferida por el electorado local. Así, no dudó en lanzarse a la yugular de su rival directo y actual alcalde, el popular Luis Barcala. Le dedicó casi más atención que a sus oponentes ideológicos -los de la izquierda, a los que sí echó en cara "el caos del tripartito"- con constantes estocadas sobre los episodios judiciales por presunta corrupción que afectaron a los dirigentes del PP durante el pasado mandato. No faltaron referencias al empresario Enrique Ortiz con la coletilla de "financiador confeso del PP" ni el reproche sobre la participación de los dos concejales "tránsfugas" para que Barcala fuese investido. 

Sin embargo, el candidato a batir resistió. Barcala, curtido y mucho más empapado del viaje político de estos últimos cuatro años en Alicante, le respondió con críticas sobre lo que consideró la irrelevancia de Cs, a quien reprochó que no aceptase su ofrecimiento de compartir responsabilidades de gobierno cuando él asumió la Alcaldía, hace un año. Así, volvió a sacar a pasear la metáfora de los veraneantes (que, después, también le recordó Bellido). El resumen: Sánchez intentó morder, pero la tentativa se quedó en mordisqueo. Lo que sí parece definitivo es que no habrá tregua: ninguno de los dos hizo el más mínimo gesto por tender la mano al otro ante un escenario de formación de alianzas. PP y Cs van a por todas, sabedores de que quien logre un voto más es el que puede revindicar el manejo de la batuta de un posible futuro gobierno. 

Por el centro-izquierda, a priori, la pugna no parece tan reñida. Al menos de partida, al PSPV-PSOE se le presupone el liderazgo del bloque tanto por trayectoria histórica, como por penetración sociológica y por el tirón de la marca nacional que se ha demostrado en las generales (también, aunque con un porcentaje menor, en las autonómicas). Sin embargo, su alcaldable, Paco Sanguino, inexplicablemente se sometió a un autoboicot y no consiguió cuadrar un discurso lógico, pese a que fue quien lanzó algunas de las propuestas concretas más novedosas de las que se pudieron escuchar a lo largo de los 90 minutos del debate. 

Lo cierto es que quiso explotar su condición de candidato independiente como valor añadido, pero acabó perdido, fuera de escena, casi renegando de las siglas cuando parece que es precisamente lo que más rédito puede darle. Así, por momentos quedó al borde de ser objeto de chanza y se vio superado por sus dos contrincantes progresistas en liza, con razonamientos mucho más solventes y comprensibles, quienes le afearon que su programa haya recuperado grandes obras como el soterramiento del tráfico en el frente litoral o el centro de congresos en Sangueta. 

Bellido incluso tuvo que emplazarle a aterrizar, consciente de que un buen resultado del PSOE resulta indispensable para que pueda reeditarse el pacto de progreso por el que tanto él como el candidato de Unides Podem EU, López, sí apostaron claramente. López hasta animó a Sanguino a descartar en público una posible alianza con Cs, en el caso de que los números diesen, a la manera que Pablo Iglesias ya hizo con Pedro Sánchez en las generales. Sanguino, por su parte, respondió de manera críptica que la solución era que cada partido votase a su propio partido y que así, él sería alcalde.

Hubo espacio para los cruces entre los dos bloques, pero resultaban previsibles y se basaron en las trayectorias y papeles que cada formación ha desempeñado en estos últimos cuatro años. Sanguino, López y Bellido aludieron al agujero económico municipal que recibieron sus respectivas formaciones cuando llegaron al poder, en 2015, y se arrogaron el logro de haber enderezado el rumbo. Barcala y Sánchez les reprocharon los tres años perdidos del tripartito. El popular dijo que él había reactivado el funcionamiento municipal y que lo había conseguido solo con 8 concejales de 29 gracias al diálogo. Pero después ambos volvieron a la greña: Sánchez le espetó a Barcala que este último año con el PP había sido otro año de barbecho y de precampaña gratuita.

Y también hubo pullas sobre la formación de pactos de gobierno, como la que López lanzó a Sánchez al invitarla a recordar el pasado de casos de presunta corrupción antes de decidir si conforma una alianza postelectoral con el PP o la que le dirigió en relación a supuestas alianzas con Vox a la manera del acuerdo de investidura registrado en Andalucía.   

La segunda cuestión clave que resultará determinante para decantar el color de la Alcaldía es la de las propuestas. En el coloquio, pudo comprobarse que los cinco aspirantes a la Alcaldía compartieron un diagnóstico de necesidades y de asignaturas pendientes como la ejecución de infraestructuras, la redacción de un nuevo Plan General y la mejora del funcionamiento de los servicios municipales como la limpieza viaria (a la vista de los sondeos que colocan a Alicante como la segunda gran ciudad más sucia de España) y el transporte público en autobús. Las contratas de ambos servicios expiran este próximo mandato: la del transporte, este mes de junio, y la de la limpieza, en 2021. Sin embargo, cada aspirante deslizó modos distintos de afrontar esos debates. Estas fueron, resumidas, algunas de las ideas que se formularon sobre esas y otras materias.

Luis Barcala:

El alcalde y aspirante a la reelección recalcó la necesidad de generar empleo y reiteró su apuesta por potenciar la formación profesional. Habló de la iniciativa que abandera desde el Ayuntantamiento, 'Alicante Futura', como marco para generar 6.000 empleos asociados a la nueva economía digital, aunque tuvo que escuchar la crítica de Bellido que le reprochó que esas cifras estaban basadas en humo, o de Sánchez que dijo no creerse esa propuesta y abogó por utilizar lo aprovechable que hubiese en ella y en el Distrito Digital.

El popular prometió un nuevo PGOU para atraer inversiones y dijo que podría estar listo este mandato. Sobre la limpieza, dijo que se licitaría un nuevo pliego con mayor presupuesto, tras constatar los límites del servicio actual. Sobre el transporte, reclamó infraestructuras pendientes para favorecer la movilidad. Subrayó que la contrata de autobús actual se ha ido adaptando mediante la puesta en marcha de líneas circulares, anunció una nueva conexión entre La Albufereta y el Hospital de San Juan y prometió la rebaja del precio del bono 30. Además, aludió a su propuesta de llevar el tranvía hasta Urbanova.

Paco Sanguino:  

El aspirante del PSPV-PSOE propuso separar el contrato de limpieza viaria de la recogida de residuos y aumentar la tasa de reciclaje para cumplir con las directrices europeas y no saturar el vertedero. Además, anunció más inspectores y la revisión de la ordenanza de limpieza, además de refuerzo en el baldeo y barrido en todos los barrios con el nuevo contrato. También la sustitución del arbolado por otras especies que no agravasen el problema de suciedad y más concienciación desde la educación. 

Prometió combatir el paro femenino, sin concretar medidas, y anunció que si gobernaba, se iniciaría la redacción de un nuevo PGOU partiendo de un estudio ambiental que detallase las zonas de especial valor, susceptible de convertirse en parajes naturales municipales.

Sobre la movilidad, abogó por un transporte que llegue a todos los barrios, planteó más líneas circulares y más servicio nocturno y prometió crear un bono para menores de 30 años con tarifa plana, además de reforzar el tranvía para que llegue hasta Urbanova, e implantar el taxi a demanda en las partidas rurales.

Repitió hasta la saciedad que su proyecto político era a 20 años, lo que le valió la crítica de Barcala, quien le recordó que los ciudadanos van a votar para que se gobierno en estos próximos cuatro años.  

Xavier López:

El aspirante de Unides Podem EU marcó que la prioridad debe ser las personas, sin más proyectos que son inejecutables, y prometió atender las peticiones de 1.600 personas que esperan la renta valenciana de inclusión. Abogó por mejorar infraestructuras de saneamiento y planteó una tercera depuradora. Sobre la limpieza, instó a debatir sobre su prestación directa por parte del Ayuntamiento, y también coincidió en la necesidad de aumentar la tasa de reciclaje.

Sobre la movilidad y el transporte, abogó por racionalizar horarios y recorridos para reducir tiempos y habló de evitar que todas las líneas pasen por el centro. También apostó por el carril bici. Coincidió, igualmente, en la necesidad de un nuevo Plan General, en el que, dijo, debería eliminarse la posibilidad de que se licite espacio para la implantación de actividades contaminantes y reclamó consenso.

Mari Carmen Sánchez

La aspirante de Cs lamentó que se siga hablando de las mismas necesidades y proyectos que hace 12 años porque se han perdido al menos tres mandatos. Así, también coincidió en la promesa de impulsar un nuevo Plan General para atraer inversiones, para cuya elaboración propuso un pacto a todos los partidos. Además, garantizó transparencia y regeneración democrática ("vamos a levantar alfombras después de tres alcaldes sentados frente a los jueces", dijo); anunció una reestructuración de concejalías que adelgace la administración y la creación de una red cultural que potencie los museos existentes. 

Sobre la limpieza, reprochó que no se hubiese exprimido el contrato actual y también prometió un nuevo pliego que introduzca las nuevas tecnologías en limpieza y en tratamiento de residuos para cumplir con Europa. Y sobre el transporte, planteó mejorar la sincronización de líneas y mejorar la conexión con todos los barrios.

Natxo Bellido:

El aspirante de Compromís planteó un modelo de ciudad basado en el buen gobierno y en los objetivos sostenibles de la estrategia 2030, un plan estratégico de turismo, políticas de vivienda pública y un pacto para que todos los partidos reivindicasen juntos inversiones en València y Madrid.

Sobre la limpieza, también prometió un nuevo pliego en el que se reforzase el servicio, además de promover la concienciación y las sanciones, al margen del aumento del reciclaje. Sobre el transporte, bajó al terreno de lo concreto y planteó que en el nuevo contrato se dejase de pagar por kilómetro recorrido y que se implantase un sistema de pago por viajes. Además, planteó la creación de un órgano metropolitano de transportes para coordinar la movilidad comarcal. Y también revindicó infraestructuras pendientes como la Vía Parque, la conexión con el aeropuerto o la estación intermodal. Sobre el Plan General, se comprometió a aprobar en los primeros 100 días de gobierno el catálogo de protecciones, y dijo que, como mínimo, en este próximo mandato estaría listo el Plan General Estructural: la ordenación de los usos a gran escala, sin entrar en la definición pormenorizada porque decir lo contrario era engañar a la ciudadanía. Por último, apostó por configurar un eje cultural entre el Marq y el Teatro Principal, con Las Cigarreras, el Adda y la Comandancia de la Guardia Civil, cuando se complete la permuta por el solar de Rabasa. 

El debate contó con la presencia de la subdelegada del Gobierno, Araceli Poblador; del delegado del Consell, Esteban Vallejo; del director general de Sociedad Proyectos Temáticos, Antonio Rodes; del consejero delegado de Vectalia, Antonio Arias; y del responsable de Relaciones Institucionales de Mercadona en Alicante, Luis Consuegra, además de las responsables de CCOO y UGT, Consuelo Navarro y Yaissel Sánchez, y de concejales, diputados nacionales y diputados autonómicos.

Al margen de este primer debate, se prevé que se celebren al menos otros tres organizados por medios de comunicación como Onda Cero, 12 TV o Información. Con todo, al parecer, todavía sigue en el aire el desarrollo del debate en la televisión pública autonómica Àpunt. Por lo pronto, el candidato del PP, Luis Barcala, ya ha comunicado que no piensa comparecer en la fecha propuesta tras apuntar que ya tenía actos programados. El PP planteó la asistencia del número 2 de la candidatura, Carlos Mazón, pero la cadena autonómica habría insistido en que el coloquio debe ser con candidatos a la Alcaldía.    

Noticias relacionadas

next