X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

proyecto en el edificio de altamira subastado por el propio ayuntamiento

Cultura autoriza el hotel de cinco estrellas de Corisa junto al BIC del Ayuntamiento de Alicante

8/05/2019 - 

ALICANTE. La Conselleria de Cultura valida finalmente el proyecto impulsado por la empresa Construcciones Ricardo Sánchez (Corisa) para rehabilitar y transformar el inmueble del número 19 de la calle Rafael Altamira en un hotel de cinco estrellas. Los servicios territoriales del departamento autonómico autorizaron la ejecución de la reforma a finales del mes de marzo, después de haber evaluado la propuesta trazada por el arquitecto Javier García-Solera en febrero de 2018 y de haber analizado la documentación complementaria que se requirió con posterioridad.

El beneplácito de Cultura resultaba imprescindible para la ejecución de los trabajos, ya que el inmueble se encuentra afectado por los límites de protección que rigen para el conjunto arquitectónico que constituye el Ayuntamiento de Alicante y su entorno, declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Se da la circunstancia de que el número 19 de la calle Altamira se sitúa literalmente junto al edificio consistorial. De hecho, en su origen formaba parte de él. Incluso era de propiedad municipal (el Ayuntamiento lo asumió en 2002 a través de una permuta con la Generalitat) hasta que Corisa lo adquirió en pública subasta en agosto de 2016, tras presentar la oferta económica más ventajosa para el interés municipal, por 1,6 millones.    

El inmueble también está afectado por el Plan Especial de Protección del Casco Antiguo (PECA), en el que, no obstante, sí se contempla el uso turístico-hotelero bajo determinadas condiciones como el respeto a su fisonomía. En esa misma situación se encuentra el edificio de la calle Mayor número 24, situado a espalda del número 19 de Altamira, y que también forma parte del proyecto.  

En realidad, la iniciativa impulsada por Corisa comprende la reconversión de los dos edificios en un establecimiento de lujo de 50' habitaciones provisto de restaurante en planta baja, un gimnasio en la entreplanta y un bar además de una gran terraza en su planta ático. El proyecto plantea redistribuir las 50 habitaciones entre las plantas primera y cuarta. La inversión prevista para el desarrollo de esas obras superaría los 1,7 millones. 

El permiso de Cultura era uno de los últimos trámites pendientes que demoraba el desarrollo del grueso de las obras de reconversión. La conselleria sí había autorizado trabajos de desescombro interno en 2017 y para la ejecución de catas internas, un año después. Sin embargo, según confirmaron portavoces oficiales, no ha sido hasta finales de marzo cuando se ha concedido la autorización definitiva necesaria para que el Ayuntamiento de Alicante también concediese licencia ambiental y de obra mayor para la realización de los trabajos. Al parecer, ese segundo trámite también se habría desarrollado a lo largo del mes de abril.

La constructora ya ha retirado la lona protectora que cubría la fachada del inmueble del número 24 de la calle Mayor para avanzar en el desarrollo de las obras internas, tras haber concluido la consolidación de su estructura. En los bajos de los dos bloques persisten activos al menos tres negocios distintos con fachada en la calle Mayor y Pórtico de Ansaldo. Se trata de una tienda de souvenirs, de la inmobiliaria Huesca & Serradell y del restaurante Casa Dimas. Al menos los titulares de dos de esos locales no habrían alcanzado ningún acuerdo de venta, por lo que, en principio, el proyecto del hotel debería incluir su continuidad.

Hasta el momento no ha trascendido la fecha en la que se prevé la apertura del nuevo establecimiento, una vez ejecutada la remodelación de los dos inmuebles. Sin embargo, sí se ha dado a conocer la identidad de su futuro gestor: Corisa habría cerrado un acuerdo con la cadena Eurostars para que se hiciese cargo de su explotación, a modo de réplica del modelo que ya se puso en práctica con el Hotel NH Alicante, en la calle México, propiedad de la constructora y operado por la cadena. Cuando se produzca su inaguración, se convertirá en el segundo establecimiento de cinco estrellas de Alicante, tras el Hotel Amérigo. El nuevo hotel también se sitúa en pleno centro y justo en la misma calle Rafael Altamira.         

Noticias relacionadas

next