X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

reversión de los terrenos de la planta y estudios para una quinta celda 

Alicante sopesa ampliar el vertedero tras el fin de su concesión: la UTE gestora ya prepara su entrega

12/10/2019 - 

ALICANTE. El Ayuntamiento de Alicante continúa avanzando en la planificación de su política de gestión de residuos más allá de 2021, cuando expira el contrato de explotación del servicio de recogida y tratamiento, y ya sopesa la posibilidad de abordar una futura ampliación del vertedero de Fontcalent, de titularidad municipal. En concreto, se trataría de dar cabida a la construcción de una quinta celda para el depósito de los desechos no recuperables, a través del nuevo proyecto de gestión de las instalaciones que conllevará una nueva licitación.

Esa posible ampliación ya está amparada en el propio contrato de gestión actual, de 2013, como también lo estaba en el contrato precedente, del año 2000, según subrayó este viernes el edil de Limpieza, el popular Manuel Villar, a través de un comunicado. De hecho, el regidor recalcó que la actual concesionaria de la planta (la UTE compuesta por FCC, Ferrovial, Inusa y Grupo Cívica) tiene la obligación contractual de ceder al Ayuntamiento de Alicante una superficie total de 60.000 metros cuadrados cuando expire el plazo de su concesión. Esa superficie corresponde a los terrenos en los que se asientan las actuales instalaciones del vertedero, así como una reserva de suelo adicional para acometer esa posible futura ampliación. Es más, Villar recordó que ese compromiso de reversión de los terrenos también figuraba en el contrato de explotación de la planta del año 2000, cuando su gestora era la empresa Inusa en solitario.

Los ecologistas recuerdan que la construcción de la quinta celda quedó anulada por el TSJCV en 2017 y aseguran que volverán a recurrir si se promueve de nuevo

Y esa es, precisamente, la operación a la que Inusa (como se ha dicho, una de las empresas que componen UTE Alicante) está dando trámite justo ahora, al tramitar la inscripción registral de los terrenos que ya eran de su propiedad desde hace más de 20 años, aunque no se habían registrado hasta ahora, según fuentes consultadas por Alicante Plaza. O lo que es lo mismo, que Inusa (y por tanto, UTE Alicante) está cumpliendo los pasos requeridos para preparar la entrega de los terrenos al Ayuntamiento como parte del proceso de extinción de su concesión (dentro de dos años).       

De ahí que el ayuntamiento esté inmerso en la preparación de su nueva licitación. Como recordó Villar, el primer paso de ese proceso, comprende la definición de un nuevo plan de gestión de residuos que ya ha sido encomendado a "un equipo multidisciplinar formado por ingenieros, geólogos, abogados y otros técnicos". Ese trabajo de planificación previa debería estar concluido en un plazo inferior a un año desde el momento en el que se adjudique el contrato de redacción del Plan, así como el proyecto de gestión. 


A partir de ahí, según Villar, "estaremos en disposición de redactar los pliegos de condiciones técnicas para la licitación de los nuevos contratos de limpieza y la recogida y tratamiento de residuos". Como viene informando Alicante Plaza, todo parece indicar que podría convocarse dos concursos por separado (uno sobre la limpieza y otro sobre la recogida de residuos) en busca de una mayor especialización y como fórmula para incentivar la competencia entre las empresas del sector. 

En esta línea, Villar añadió que en la redacción del nuevo Plan de Residuos de Alicante y en el proyecto de gestión del Plan Zonal 9, área de gestión cuarta, de la Comunidad Valenciana (el que corresponde a la ciudad de Alicante) "se abordará la posible ampliación del vertedero", lo que conlleva "habilitar una quinta celda". Según Villar, "la actual normativa autonómica en materia de residuos ya permite dotar al vertedero con una quinta celda".

Con todo, el titular de Medio Ambiente recalcó que hasta el momento no se ha dado ningún paso administrativo para ejecutar esa ampliación por dos motivos básicos. En primer lugar, porque hasta ahora no ha resultado necesaria. Es más, señaló que no parece que vaya a serlo de manera urgente, ya que en la memoria de gestión de residuos de 2018 "se señala que la cuarta celda tiene capacidad para atender los residuos de los próximos siete años".

Y en segundo término, Villar explicó que para llevar a cabo la construcción de esa quinta celda se deberá solicitar una Autorización Ambiental Integrada (AAI) ante la Conselleria de Transición Ecológica, "cuestión que no ha ocurrido", concluyó.

No obstante, el colectivo conservacionista Ecologistas en Acción difiere de las manifestaciones de Villar y sostiene que en realidad a la planta le quedaría un periodo de vida útil de poco más de cuatro años en función de los datos recopilados a partir de la memoria de gestión de 2018. Además, sus representantes inciden en que la posible construcción de la denominada quinta celda está anulada por sentencia del TSJCV de 2017 a instancias del recurso que interpusieron junto a Esquerra Unida, y apuntan que presentarán un nuevo contencioso si se pretende solicitar autorización para su desarrollo.

Noticias relacionadas

next
x