Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

gracias a la mediación del ayuntamiento alcoyano

Sareb frena el desahucio de Cals Flares, la autogestión cultural que anima el 'corazón' de Alcoy

27/11/2020 - 

ALCOY.  Como en muchos casos, muchas ciudades de la Comunitat Valenciana siguen digiriendo el empacho inmobiliario de los años de vinos y rosas. Y uno de ellos, es el centro de autogestión cultural Cals Flares de Alcoy, ubicado en barrio del Partidor, en pleno corazón de la ciudad. Desde 2007, esta antigua residencia de monjes se convirtió en un centro cultural y social que da vida no solo a los vecinos de la barriada, sino a muchos artistas de la ciudad y otros puntos, e incluso a los estudiantes que eligen la capital de L'Alcoià para completar su estudios superiores. 

Sobre este imprevisto agente cultural pesaba una amenaza desde hace unos días: el banco malo, la Sareb, iba a ejecutar el desahucio de Cals Flares el próximo 2 de junio. Una promotora compró el antiguo inmueble religioso con el objetivo de convertirlo en un edificio de lujo, con viviendas unifamiliares, con vistas al río Molinar y a la zona norte de la ciudad, y muy cerca del punto de salida de los grandes acontecimientos festeros de Alcoy, como la Entrada de Moros y Cristianos o la Cabalgata de los Reyes Magos. La crisis se llevó por delante el proyecto, el crédito se impagó a una entidad financiera y el edificio acabó en manos de la Sareb. Al parecer, inviabilidad del proyecto residía en su ejecución: las máquinas debían salvar un pronunciado desnivel y además, poder pasar por la angosta calle de la Font del Vidre, donde se halla Cals Flares.

Todo este proceso no ha sido impedimento para que el edificio mantuviera una efervescente actividad cultural y vecinal. En los últimos 13 años, Cals Flares ha organizado más de 100 actos, entre conciertos, charlas, conferencias o proyección de documentales. Desde que saltara la amenaza del desahucio, sus gestores lanzaron una página web para defender la continuidad del centro como dinamizador cultural y social del barrio del Partidor ante la falta de espacios públicos. A ella se han adherido centenares de personas a título individual y artistas, colectivos culturales, musicales y compañías de teatro. Entre ellos, grupos como Júlia, Artur Caravan, El Diluvi o We Are Not Brothers han secundado el manifiesto. Además, habían convocado una manifestación para este sábado 28 de noviembre con el objetivo de protestar contra el inminente desalojo.

Pero este jueves, sus gestores han recibido una comunicación por parte de la Sareb: el desahucio se paraliza. Gracias a la mediación del Ayuntamiento de Alcoy, la concejala de Vivienda, María Baca, trasladó a los representantes de Cals Flares las negociaciones llevadas a cabo con los propietarios y les indicó a los gestores que el acuerdo planteado para poder continuar realizando sus actividades consistirá en la cesión del usufructo al Ayuntamiento para uso cultural durante un máximo de 4 años a cambio de un alquiler mensual bonificado de acuerdo con los valores de mercado. Además, ello posibilitaria que en el inmueble se establezca temporalmente la Asociación de Vecinos El Partidor.

De momento, no hay nada firmado, admiten desde el consistorio. Los gestores de Cals Flares deben decidir si aceptan la propuesta lanzada este jueves. Vecinos, gestores y asociaciones culturales deben debatirla, pero al menos, la amenaza ha escampado. También hay que decidir qué pasará con la manifestación convocada para el sábado. 

"Pienso que es una buena oportunidad para dar solución a los problemas de espacio que actualmente padece la sede de la Asociación de Vecinos de El Partidor y también una oportunidad para tejer proyectos interasociativos que permitan continuar desarrollando su actividad cultural y dinamizadora de la zona”, ha afirmado la concejala María Baca. La pelota está, por lo tanto, en manos de los gestores de Cals Flares. Pero sea cual sea la solución de Cals Flares, la decisión no oculta el problema que arrastra la ciudad de Alcoy en su centro histórico: con muchos edificios abandonados; otros derribados por los daños de temporales anteriores y la falta de iniciativas que den vida al corazón de la ciudad. El consistorio tiene proyectado un ecobarrio para El Partidor, una especie de barrio intergeneracional construido y gestionado con criterios de eficiencia de recursos. Se han aprobado las primeras ayudas estatales, pero de momento la ejecución no acaba de cristalizar. De momento. 

Noticias relacionadas

next
x