X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

optan por destacar a sus candidatos

Los candidatos a las alcaldías del PP esconden la marca en su cartel electoral 

9/05/2019 - 

ALICANTE/ELCHE. Las siglas del PP han desaparecido de los carteles electorales de los alcaldables populares. Eso es lo que se ha podido ver este jueves por la noche, pasadas las 12 horas, cuando oficialmente ha comenzado la campaña electoral. Tanto Luis Barcala, en Alicante, como Pablo Ruz, en Elche, han optado, en todo caso, por incluir la marca populares y sin protagonismo en el cartel, más bien en una esquina.

Luis Barcala, por ejemplo, ha optado el lema Ilusión por Alicante, Luis Barcala, Ruz, por su parte, luce el lema Lo que de verdad importa es unir Elche. En ambos casos, con el nombre del candidato en letras con tipografía destacada.

Esta situación del PP, ahora, en 2019, tras las elecciones generales y autonómicas, es muy parecida a la que vivió el PSOE en las elecciones municipales y autonómicas del 2011. Entonces, los candidatos también dieron poco protagonismo a la marca PSOE, muy desgastada por la gestión de la crisis económica por parte del Gobierno de Rodríguez Zapatero, y destacaron el nombre de sus candidatos.

Sólo Emilio Bascuñana, el candidato de Orihuela, sí que lució los carteles del PP en la pegada de carteles, aunque su cartel electoral siguió el mismo diseño que el de Barcala y Pablo Ruz, pero sí incluye las siglas. En los dos primeros se opta por la marca Populares.

De los grandes ayuntamientos, sólo Toni Pérez en Benidorm parece que no ha tenido reparos en poner las siglas del PP en su cartel electoral. La mayoría ha optado por la nomenclatura Populares.

Noticias relacionadas

LA NAVE DE LOS LOCOS

Volver a casa

Como el hijo pródigo, antiguos votantes del PP hemos vuelto a casa después de flirtear con opciones incapaces de defender nuestros intereses. Razones más sentimentales que ideológicas nos han animado a ello. Después de lo visto tras las elecciones de abril, la derecha clásica es el mal menor para un país en caída libre desde 2015

next
x