ayuntamiento, obispado e incluso diputación

Las administraciones empiezan a tomar cartas con Santa María en Elche: avanza su propio BIC

27/09/2021 - 

ELCHE. Los acontecimientos de los últimos tiempos han sido claves para que las administraciones e instituciones hayan empezado a tomar cartas en el asunto de una forma clara y decidida con la basílica de Santa María, uno de los inmuebles de mayor valor patrimonial de la ciudad y en el que además tiene lugar un Patrimonio de la Humanidad. Desde la caída de cascotes, en parte por exposición a las mascletaes y en gran parte por el estado de deterioro y falta de rehabilitación de algunas portadas de forma más reciente, 2021 parece un punto de inflexión. Se está avanzando en distintos planes que sienten las bases de futuras restauraciones.

Como ha venido contando este medio, la basílica carece de su propio expediente como Bien de Interés Cultural (BIC); a día de hoy, tiene esta catalogación genérica dentro del ya desfasado, pero también vigente, Plan del Conjunto Histórico, de 1968. No tener su propia 'ficha' en el inventario autonómico supone por una parte que la propia conselleria de Cultura o el Estado les tengan en cuenta para distintas subvenciones en materia de rehabilitación. Especialmente y por requerimiento de la Generalitat, a modo de advertencia para que los agentes concernidos se pusieran las pilas e hicieran los deberes con los elementos patrimoniales. Por otra parte, también supone una falta de detalle que permita valorar de una forma integral el valor del templo, cuestión que puede servir de guía para futuras actuaciones, guías o simplemente inventario. 

Según ha podido saber este medio, si el expediente para el BIC constaba de tres patas, la mobiliaria, la arquitectónica y la urbanística, esta última que era la única pendiente y competencia municipal, ya está en vías de ser enviada a la Generalitat tras sus diversos requerimientos. Se ha realizado un borrador de delimitación del ámbito de protección que ha de tener el entorno inmediato de la basílica y qué medidas a nivel urbanístico se han de aplicar. Ese perímetro y medidas eran la pata que faltaba para poder armar y analizar por parte autonómica el expediente. Será Cultura en última instancia la que indique si se ha de concretar más, ya que se ha elaborado una propuesta general. No obstante, aún se tiene que enviar a València, aunque es una cuestión que estaría ya en ciernes

El último informe para el BIC, municipal, elaborado

Los otros dos informes que ya están realizados desde hace tiempo son el arquitectónico, realizado por el arquitecto conservador de la basílica, Antonio Serrano, en el que ahonda en la trayectoria arquitectónica del inmueble, así como de su sistema constructivo, los materiales, las fases de edificación que muestran cómo se ha transformado la iglesia a lo largo del tiempo, o cómo se ha reforzado la cúpula. Por su parte, el archivero del Misteri d'Elx, Joan Castaño, se ha encargado de elaborar los elementos muebles que están en el interior del tempo y que también son BIC, ya que forman parte del edificio y no se pueden desligar. Es el ejemplo del órgano, las pinturas, o los escudos heráldicos, entre otros. 

Así pues, ya se ha desbloqueado la parte municipal, pendiente para poder conseguir la catalogación propia del edificio. Quien es competente para elaborar el expediente es la propia conselleria, pero suele apoyarse en los ayuntamientos para agilizar, además de que son quienes tienen toda la información y contexto sobre sus bienes. Paralelamente, la propia ficha BIC de Santa María influirá en el nuevo Plan Especial del BIC del Conjunto Histórico, que tendrá que integrar cada uno de estos inmuebles que no tienen su propio BIC —que tendrán que armarse por tanto—, como es el caso de la Calahorra o la Casa de la Festa. Actualmente, solo el Palacio de Altamira cuenta con su propia catalogación. Por lo tanto, queda un largo camino. Al igual que se está culminando ahora, todos estos elementos al formar parte de una misma trama urbana y patrimonial tendrán unos ejes comunes de protección, aunque cada uno con su propia idiosincrasia.

El Plan Director, en proceso de adjudicación

Al tiempo, el Obispado también ha empezado a moverse en esta dirección dados los problemas físicos que arrastra la basílica y ante el impedimento de concurrir a subvenciones públicas. Hasta ahora, muchas de las actuaciones se han hecho de forma urgente o sufragadas con dinero privado. Así, en agosto el rector del templo, Ángel Bonavía, anunciaba la convocatoria de un concurso para la elaboración de un Plan Director. Se trata de otro documento técnico, este encargado de estudiar cuáles son los elementos que tiene el inmueble, su estado actual, y según este, qué se ha de hacer para repararlo en cada zona, establecer fases de ejecución, etc. Tendrá un coste de 50.000 euros y debe incluir un estudio histórico, arqueológico, arquitectónico y patológico de la basílica. Incluso la Diputación se ha ofrecido a colaborar aportando dinero para rehabilitaciones. Como dato curioso a la par que indicativo, sin nadie del Ayuntamiento, parte implicada necesariamente en todo el proceso.

Siguiente paso, restaurar el pararrayos

Por último, el arcipreste también ha solicitado licencia de obra para reparar el soporte del pararrayos de la basílica. El proyecto de reparación también es obra del arquitecto Antonio Serrano Bru. El báculo que sujeta la piedra estaba muy deteriorado, agrietado y acabó reventando la piedra. Todo consecuencia de las inclemencias del tiempo y las humedades. El plazo de ejecución es de seis meses. Una obra necesaria, de la cual lo más complejo es el montaje del entorno más que la propia sustitución de este elemento. Una pequeña actuación que es una de tantas que como ya explicaba el propio arquitecto: hace falta una reparación integral prácticamente de todo porque son muchas las cuestiones pendientes. Lo que se precisa es una gran inversión y voluntad política, puesto que los desperfectos se conocen desde hace tiempo. Ahora, después de problemas constantes, este año han empezado a tomarse las decisiones para darles solución. O al menos se han sentado las bases, porque no deja de ser otra cuestión urbanística y patrimonial con sus lentos trámites. 

Noticias relacionadas

next
x