en la corredora, carrús o zona del cementerio

Elche tira de 'acupuntura urbana' en zonas importantes mientras el nuevo PGOU avanza lento 

15/08/2021 - 

ELCHE. La modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para poder ampliar Elche Parque Empresarial, o el eterno trámite para el propio nuevo Plan General, han mostrado la lentitud del urbanismo. Sendas cuestiones han hecho tomar conciencia en la política y en la sociedad de su complejidad, pero también de su importancia, más ahora que se habla de los modelos de ciudad de cara al Cambio Climático —la dispersión de Elche por su gran término municipal le penalizan a varios niveles—. Y de fondo, más sutilmente, algo que también ha quedado de relieve ahora: el enorme rédito de relativas 'pequeñas' actuaciones urbanísticas. El ejemplo más claro es la Corredora; pero puede o podría no ser el único.

Paradigma de la Corredora

Voluntaria o involuntariamente, en el municipio se ha abierto en determinados barrios o zonas una senda parecida a la que planteaba en un foro de Alicante Plaza en 2017 el abogado urbanista y ahora coordinador de Alicante Futura, Pablo Sánchez Chillón: la necesidad de un urbanismo más versátil frente a los grandes planes de siempre, que en este caso sería el PGOU. Aunque en cualquier caso, se están realizando sendas cosas, que son complementarias, el ejemplo inmediato es el de la Corredora, una intervención en la que una 'simple' peatonalización ha reactivado parte del comercio no solo de la calle, sino que ha animado nuevas aperturas, destacando por nombre Grupo Saona y el futuro regreso de la chocolatería Valor en Carrer Ample, una de las calles que cruzan la arteria local. Alrededor, en los últimos tiempos han brotado establecimientos de restauración sobre todo y de comercio en la Corredora, en Mare de Déu del Carme, Hospital, Carrer Ample o las Cuatro Esquinas.

Una calle de prioridad peatonal en Olegario Domarco Seller... a costa de 120 plazas de aparcamiento

Una de las actuaciones planteadas a futuro, que podría influir, cosa que obviamente estará por ver, pero que a priori debería transformar a nivel urbanístico la zona, es la intervención en Olegario Domarco Seller. Se trata de la primera actuación fuera del centro con los planteamientos del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), en Carrús. Se invertirán 669.883 euros para convertirla en un eje verde y de prioridad peatonal. Será una plataforma única que conecte con el río y que dará prioridad al tránsito de peatones con el ensanchamiento de las aceras y la reducción del tráfico rodado a un solo carril, así como con la plantación de arbolado. 

Se trata de un ensanche de calles estrechas y manzanas pequeñas "poco eficientes", según el informe del proyecto, por lo que se entiende que dada la densidad del barrio es suficiente para generar espacios dinámicos y vivos, "la dimensión de las calles puede ser apropiada para el uso peatonal y de la bicicleta. Jerarquizar las calles y crear una red con prioridad peatonal dotándolas de una plataforma única, en las cuales el uso de los vehículos motorizados esté restringido, quizás podría conseguir frenar la devaluación del barrio revalorizando estas calles y arrastrando con ello a toda la zona". Obviamente la peatonalización de esta vía al modo de plataforma única tiene su contraparte, una de las más importantes para los vecinos, y es que se suprimirán 120 plazas. La compensación es la construcción de un edificio subterráneo de aparcamiento en el solar que hay entre Juan Maciá Esclapez y Padre Palau. 

Así, una vez se ejecute el proyecto se verá cuál es el resultado, teniendo en cuenta que la eliminación de aparcamientos no gustará, algo que está dentro de la eliminación de más de 1.600 plazas en tres años que establece el PMUS. Se presupone su efecto renovador a nivel urbanístico de la actuación, ya que Carrús es uno de los grandes olvidados durante décadas a nivel urbanístico; otra cosa será si tiene ese efecto revitalizador como el de la Corredora, teniendo en cuenta que uno es un barrio trabajador en al periferia y la otra una vía comercial —con años de decadencia— en pleno centro. En cualquier caso, en Carrús también vía Edusi, llegarán otros proyectos que tienen que ejecutarse antes de 2023, como la renovación de la fachada Este, ahora en marcha con la expropiación de terrenos para actuar. Aunque aún no se sabe qué se va a hacer, salvo la conexión de la ladera con el barrio en la zona de Porfirio Pascual. También se pretende, más a medio plazo, crear supermanzanas en el barrio.

Estas actuaciones siempre tienen pros y contras, obviamente, lo cual se verá con el tiempo a distintos niveles, y que puede suponer un error de cálculo para quien gobierna si la intervención fracasa. En ese sentido, si tiene éxito, a nivel de ciudad, los aparcamientos se plantean como el bipartito como el 'precio a pagar' por revitalizar barrios con poco margen de maniobra como este, a la vista de los carriles bici —que no serían tanto este tipo de actuaciones— u otras intervenciones, y a nivel general una actuación dentro de un plan más macro que sería el Plan de Movilidad que pretende pacificar el tráfico y devolver al peatón el protagonismo. 

¿Qué dinamiza más en Jayton?

Precisamente sobre Carrús, estas cuestiones siguen ahora de actualidad con todo lo referente al Palacio de Congresos. Mucho se ha hablado sobre la actuación en Jayton, si es el mejor sitio, si no, o directamente si se hará un Palacio en Elche, además del de Alicante, que se da por hecho que tirará para adelante teniendo ya el compromiso del Ayuntamiento, Diputación y Puerto. Aunque no sería una pequeña actuación urbanística ni sobre todo económica, para comparar con el Guggenheim hay que tener en cuenta que antes de edificarlo se metió mucho dinero antes para rehabilitar la zona. Aunque el propio informe de la UMH, carente de la base urbanística fundamental para analizar los emplazamientos, mostraba que en el caso del Bilbao Exhibition Center, el palacio revitalizó el barrio e impactó en su economía.

Dejando de lado la oportuna descentralización de proyectos singulares o icónicos a nivel local, cuando empezó a hablarse de esta cuestión, varios arquitectos consultados por este medio en 2019 también planteaban que en cualquier caso, puede ser que incluso una zona verde o una plaza abierta lo que revitalizara o diera más vida al menos a esa parte del barrio en la Avenida de Novelda. Algo que obviamente no se puede hacer ahora al ocupar el solar un aparcamiento, dotación fundamental para el vecindario por otra parte. Un gran edificio no revitaliza per sé, como demuestra el Adda de Alicante, y estas actuaciones urbanísticas más pequeñas quizá pueden mostrar otra vía para ir renovando partes de un barrio tan grande como Carrús, habida cuenta de que no hay ningún plan integral para actuar. 

Es aquí, caso paradigmático por lo compacto de Carrús y la necesidad de actuaciones, donde el Ayuntamiento puede apostar por esponjar, es decir liberar espacios para poder generar una densidad urbana más equilibrada y que ponga en valor la vida de los vecinos. El solar de Jayton, así como otros solares sin edificar, tanto en el barrio como en otros, son espacios perfectos para ello. Sobre todo si no supone eliminar aparcamiento público. 

Ajardinar todo el entorno del Cementerio Viejo

Precisamente esto es lo que se va a realizar en la zona del Cementerio Viejo, con el ajardinamento del gran solar junto al Nit de l'Albà que faltaba por 'rellenar'. Una zona verde catalogada en el Plan General, pero una parcela asfaltada en la realidad. Algo a lo que ahora se va a dar forma con los Edusi, completando el parque e integrando parte del aparcamiento. Una pequeña renovación urbana a la que se sumará en los próximos años la de otro solar vacío, justo al lado y frente a L'Aljub, en la que se ubicará el Palacio de Congresos, que obviamente es una gran actuación urbanística, pero que va a compañada de una reordenación del tráfico, de nuevos carriles bici y de ampliación de aceras y zonas verdes. 

No obstante, para poder esponjar y liberar espacios de cara a propuestas hacia el espacio público hay que tener en cuenta varios factores. Uno es que ello supone apostar por crecer en altura —teniendo en cuenta qué zonas, por la afección al palmeral a la vista de recientes conflictos— a nivel inmobiliario para compactar más la ciudad y liberar esos espacios, habida cuenta de los problemas que genera a nivel de movilidad o recursos una ciudad tan dispersa por un gran término municipal como el ilicitano. También que el propio PMUS planteó la necesidad de crear aparcamientos disuasorios que ofrezcan alternativas en puntos candentes, ya que varios de los solares sobre los que se va a actuar o que serían susceptibles de hacerlos, ocupan cientos de plazas en sus entornos. 

Más zona verde en Facasa, de nuevo a costa de aparcamiento

Y al hilo de esto último, otra pequeña actuación que podría ir cambiando la fisonomía urbana de la ciudad progresivamente es la de la renovación del Hort de Rastoll en Facasa. Algo que se hará de nuevo a costa de aparcamientos, y que por otra parte supone recuperar la trama de huertos de palmeras en el entorno, y con ello, zona verde. Actualmente es otra de esas parcelas 'duras' al estar destinado al estacionamiento. Generará, como cabe esperar, quejas, por eso la importancia de medir los costes a nivel social y/o económico, si es algo que merece la pena asumir. 

En definitiva, actuaciones que adrede o no, sobre todo en el caso de las ligadas a la movilidad sostenible, respaldadas por el PMUS, suponen potenciales herramientas para la renovación urbana, que como se ha visto en la Corredora, y en su día también con la peatonalización de Hospital, representan un notable rédito a nivel económico y social; intervenciones urbanísticas más ligeras y ágiles que los planes estratégicos de gran envergadura que tardan años en ejecutarse. Si bien es cierto que por ahora, las plataformas únicas apenas han generado mucho valor añadido a la zona, salvo a nivel de espacio para el peatón. Por tanto, en los próximos tiempos se comprobará el resultado para el entorno de estas actuaciones, con mayor o menor potencial. Hasta ahora, son inconexas y no pertenecen a un plan de ciudad que establezca qué necesita o se quiere para cada barrio, salvo en cuestiones de movilidad.

Noticias relacionadas

next
x