Hoy es 18 de julio

Con exención del canon según la inversión

Elche renueva la concesión de sus ocho quioscos: más actividades, diez años y con posible terraza

14/05/2024 - 

ELCHE. Reimpulsar la actividad de los tradicionales quioscos y darles una segunda vida, ya que algunos llevan años cerrados. Esa es la premisa que ha abrazado ahora la concejalía de Comercio, y que tendrá su traslación el próximo jueves en la Junta de Gobierno, aprobando las condiciones para la renovación de los ochos quioscos de propiedad municipal a los que se quiere ampliar la actividad para seguir estimulando el pequeño comercio en la ciudad. Será a través de cánones prácticamente testimoniales, con exención por su puesta a punto, y para diez años, para que haya margen de amortización del negocio.

Canon según la ubicación y tamaño

Actualmente solo hay dos quioscos en activo, los dos de la Glorieta, y uno extra allí también que está destinado a Visitelche. El resto, sin actividad: uno en Eres de Santa Llúcia, uno en la Plaza de la Aparadora, otro en Perleta, y dos en la calle Reina Victoria; uno en el cruce con Gabriel Miró, y otro en el cruce con Jorge Juan. En cuanto al canon a pagar, explica la edil del área, Caridad Martínez, será muy reducido: 1.500 euros para el de Reina Victoria con Gabriel Miró, 1.500 euros para el de Perleta, que es el más grande, 1.300 para los de la Glorieta, 1.000 para el de la Aparadora, 600 para el de Eres de Santa Llúcia y otros 600 para el de Reina Victoria con Jorge Juan. La edil asegura que hay una veintena de interesados ya en lista, "algunos parados también nos han venido preguntando por estos negocios", apunta.

Exención del canon según inversión

No obstante, para estimular la concesión, el Ayuntamiento eximirá del canon según la concesión. Si la inversión va de los 1.500 euros (que es lo que más se pagará por estos enclaves) a 3.000 euros, la exención será de un año; si la inversión está entre los 3.001 euros y 5.000 euros, dos años; y si supera más de 5.000 euros, la exención será de tres años. Martínez entiende que "con el tiempo que han estado cerrados y la adecuación mínima, esos 1.500 euros casi que serán seguros", por lo que da por hecho que al menos para la puesta a punto todos tendrán como mínimo un año de sin pago de canon. Ahora bien, de cara a obtener la concesión, que será un concurso público, no solo se analizará el precio mínimo de ese canon, sino también el proyecto técnico, el número trabajadores, el plan negocio, la situación de desempleo, si hay un tipo de discapacidad pero que esta permita asumir el negocio...

Venta de alimentación, cocina en el lugar, venta de artesanía... o terrazas

Asimismo, lo que Comercio ha hecho es ampliar las posibilidades de negocio, habida cuenta de que el tradicional quiosco de venta de prensa va desapareciendo paulatinamente —el de Eres de Santa Llúcia era uno de ellos, pero cerró por jubilación—. Hay de varios tipos: A, de venta de comidas preparadas (helados, golosinas, frutos secos, bebidas...); B, de comidas a preparar in situ (como churros o gofres); C, que permiten el consumo en el sitio (como bares o heladerías); D, de venta de prensa y artículos similares, y E, venta de productos no alimenticios como bisutería, flores, artesanía, etc

Ahora bien, dependiendo del sitio, podrán realizar una actividad u otra. En la Glorieta se permiten todas las actividades salvo la 'C', de comida en el sitio, cosa que por ejemplo ya se podría ofrecer en Perleta, al ser el más grande. Esta situación de todos los sectores salvo la 'C' también será el caso de Reina Victoria con Gabriel Miró y La Aparadora. En Eres de Santa Llúcia y Reina Victoria con Jorge Juan se permitirán todas salvo la 'B', de preparación de comida in situ. Sin embargo, la concejalía está elaborando una nueva ordenanza para las terrazas, y con esta se permitiría que los establecimientos 'A' y 'B', los de venta de comida preparada o que se elabore en el sitio, podrán tener terraza. Pero hasta que no esté aprobada la ordenanza, nada. Y en el caso del de la pedanía de Perleta, por ser el más grande, "quizá podría tener terraza con la actual ordenanza", explica la concejal.

Por último, para estas concesiones de diez años, habría opción de prorrogar tan solo un año más por posibles problemas que pueda haber por la puesta a punto y adecuación del quiosco. Las anteriores y que fueron cerrando tenían cada una distinto permiso, pero solían ser de 4 ó 5 años. "Muchas hace tiempo que cerraron, y algunas como los dos de la Glorieta tienen la concesión ya caducada, son los primeros interesados en la renovación", culmina Martínez. Con todo, se va a explorar si se puede rescatar alguno más.

Noticias relacionadas

next
x