X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

diligencias sobre la supuesta oferta de un sueldo de 3.500 euros a cambio de su voto

Belmonte y Martínez: un relato sobre las horas previas al pleno de investidura ante el fiscal

25/05/2018 - 

ALICANTE. La edil tránsfuga expulsada de Guanyar Alacant y de Podemos, Nerea Belmonte, ratificó este jueves ante los fiscales Anticorrupción, Felipe Briones y Pablo Romero las manifestaciones públicas que formuló en el transcurso del pleno del pasado 26 de abril, en las que reveló el intento de compra de su voto ante la sesión convocada el día 19 para elegir a un nuevo alcalde, en sustitución del socialista Gabriel Echávarri. No lo hizo sola. Tras ella también declaró su amiga y asesora personal, Elsa Martínez, exconcejal del PP y exdirectora de Ciudad de la Luz, pese a que no había sido citada con carácter previo. Los fiscales consideraron pertinente que también compareciese, a la vista del testimonio ofrecido por Belmonte, para que ofreciese explicaciones sobre los mismos hechos sobre los que Martínez podría haber sido conocedora directa. Las dos prestaron declaración jurada en calidad de testigos. Y las dos ofrecieron un relato de los contactos que, según su testimonio, se desarrollaron durante las 24-48 horas previas al pleno de investidura: entre el 17 y el 19 de abril.

Según las fuentes consultadas, Belmonte y Martínez explicaron que en esas jornadas se produjeron varias conversaciones en varios momentos del día diferentes. En ellas, según su versión, se habría recibido el supuesto ofrecimiento: un sueldo de 3.500 euros por un trabajo en una empresa de próxima al partido del que procedía la oferta (presuntamente, del PSOE) y la posibilidad de figurar en las listas electorales en 2019. Esa propuesta la podría haber podido trasladar el exconcejal y exsenador socialista, Ángel Franco, según publica este viernes el diario Información, aunque por el momento no existe confirmación oficial al respecto por parte de ninguno de los supuestos implicados. En principio, en la declaración no se trató nada sobre los motivos del sentido del voto de Belmonte (votó en blanco, lo que, a la postre, propició la toma de posesión del popular Luis Barcala). Según las mismas fuentes, las preguntas y las respuestas se circunscribieron al supuesto ofrecimiento de sueldo.

Al término de su comparecencia, la edil se limitó a señalar que había puesto sobre la mesa "todo lo que tenía que decir" para que el fiscal actuase en consecuencia. La regidora, cesada de sus competencias en el ya extinto tripartito (PSOE, Guanyar y Compromís) después de que trascendiese que había concedido contratos menores de manera directa a personas de su entorno, sostuvo que había dado nombres sobre ese supuesto ofrecimiento en relación a su voto y que había aportado y relatado posibles evidencias que no concretó

LA TRÁNSFUGA, AL TÉRMINO DE SU DECLARACIÓN ANTE EL FISCAL ANTICORRUPCIÓN: "HE PUESTO NOMBRES SOBRE LA MESA, SÍ"

"Todo está en el expediente", dijo (en referencia al trabajo del fiscal), sin especificar si había facilitado algún tipo de grabación o documento físico en el que se pudiese acreditar la oferta que defendió haber recibido. En esa comparecencia a las puertas de la Audiencia Provincial (sede de la Fiscalía), tampoco concretó de qué partido procedía dicha oferta. En el pleno se limitó a señalar al portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, que el ofrecimiento no llegó por parte de ningún representante del PP y que debía buscar en los escaños más próximos al suyo. En ese emplazamiento se ubican los ediles de PSOE y Compromís, junto a los de Guanyar. Sin embargo, las tres formaciones vienen desmentido las insinuaciones de Belmonte desde el principio. También el PP ha negado haber mantenido contacto alguno con la tránsfuga. 

En cualquier caso, Belmonte insistió en su versión y -tras su declaración- sostuvo que había "puesto nombres sobre la mesa" sin identificar a nadie de manera pública. Solo añadió que se sentía "satisfecha" como ciudadana y como concejal por haber cumplido con su obligación. "Todo lo que tenía que decir lo sabe el fiscal, hay un expediente entero", remarcó. Martínez, por su parte, no ofreció explicaciones al término de su declaración, y se limitó a asentir con gestos cuando a Belmonte se le preguntó si había aportado pruebas documentales sobre ese hipotético ofrecimiento.

Como ha venido publicando Alicante Plaza, la investigación abierta por la Fiscalía se inició a instancias de la denuncia presentada por dos particulares, militantes de Podemos, José Luis Valdés y Francisco García. Ambos también acudieron a ratificar la denuncia este mismo jueves, antes de la comparecencia de Belmonte. Valdés manifestó, tras abandonar la Fiscalía, que se había limitado a trasladar las declaraciones de Belmonte en el pleno tras comprobar que nadie había tomado ninguna medida al respecto pese a que, de ser ciertos, los hechos relatados por Belmonte podían ser constitutivos de delito.

Valdés también fue uno de los dos activistas vecinales que presentó la denuncia por el supuesto despido irregular de la cuñada del actual alcalde que derivaron en el procesamiento de Echávarri por un delito de prevaricación. E, igualmente, presentó las denuncias que motivaron la apertura del caso Mercalicante y del caso aparcamientos

Noticias relacionadas

next