Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

niega la suplencia de una trabajadora interina con un servicio externo

Manresa defiende el contrato menor de Cultura y esquiva su investigación gracias a Vox

25/06/2020 - 

ALICANTE. El concejal de Cultura, Antonio Manresa (Cs), ha defendido este jueves, en el transcurso del pleno ordinariamente de junio, el contrato menor para la prestación del servicio de asesoría externa acordado en su departamento para promocionar la programación cultural de la ciudad en medios especializados y potenciar su difusión en redes sociales. En respuesta a la petición de comparecencia formulada por el PSPV-PSOE, ha negado que esa contratación se concertase para suplir la baja por maternidad de una trabajadora interina adscrita a la concejalía. En esta línea, ha detallado que esa baja se tramitó el 6 de junio, mientras que el autónomo finalmente contratado a través del proceso de selección tramitado de manera directa, tras solicitar tres presupuestos distintos, se incorporó el 1 de junio. 

Además, ha señalado que el trabajo concertado no tiene que ver con las funciones que desempeñaba esa trabajadora interina, adscrita al Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA), ya que el profesional autónomo seleccionado para el desarrollo de ese servicio de asesoría externa se centra en el desarrollo de la comunicación digital, no en la emisión de notas de prensa que, según ha recalcado, sigue a cargo del gabinete de prensa municipal. En esta línea, ha señalado que en Cultura se mantenía el objetivo de reforzar la difusión digital de esa programación "antes, durante y después de la pandemia del coronavirus", al menos hasta la extinción del contrato, de seis meses de duración (expira a final de año).

Después, ha cargado de manera directa contra el portavoz socialista, Paco Sanguino, como solicitante de la comparecencia, al reprocharle la contratación de dos trabajadoras durante su etapa como director del Teatro Principal. En esta línea, le ha recriminado el balance de esa etapa en el coliseo, por el déficit generado (la mayor parte de él, arrastrado de manera estructural) y la caída de público registrada. También le ha afeado que precisamente sea el líder del PSPV-PSOE quien solicite explicaciones sobre un contrato menor, cuando, según ha inicidido, el suyo fue el partido que protagonizó el caso de los contratos concedidos a la Liga de la Educación, por un importe de 400.000 euros, bajo la etapa de gestión del tripartito.

En segundo término, también ha tenido palabras para el portavoz de Unides Podem, Xavier López, a quien ha acusado de desconocer el funcionamiento de la Concejalía de Cultura y del complejo cultural de Las Cigarreras "en el que existe emprendedurismo digital desde la etapa de su compañero de confluencia, Daniel Simón". Además, ha incidido en que tanto Sanguino como López, "han seguido el camino del engaño que les han marcado", en una velada referencia a las declaraciones formuladas por el alcalde, Luis Barcala (PP), quien señaló, en sus únicas declaraciones públicas respecto al contrato de asesoría externa de Cultura, que dependía de la emisión de un informe de la Oficina Presupuestaria y del interventor municipal. 

En esta línea, ha proseguido explicando que "en mayo" se solicitaron los tres presupuestos para concertar la prestación de ese servicio externo y ha añadido, para descartar cualquier tipo de vínculo con la situación de esa trabajadora interina, que su incorporación se produjo en noviembre de 2010, "sin que entonces se recurriese a ninguna bolsa de trabajo". Desde entonces, según ha indicado, su labor se ha ajustado "a las funciones marcadas por cada responsable cultural", desde la etapa de Miguel Valor, hasta la de María Dolores Padilla, la de Daniel Simón y la suya propia.

Acto seguido, ha explicado que esta trabajadora remitió un correo informando sobre su baja a través de un listado de distribución interna, sobre el que, según ha dicho, después "se disculpó personalmente conmigo". Según Manresa, la trabajadora reflejó una situación equivocada en ese correo porque "no conocía las funciones que se iba a desarrollar en ese contrato". Pero, además, ha añadido que ese correo llegó a más destinatarios y después se dio a conocer a través de los medios de comunicación en lo que ha sugerido como una filtración interesada. "No voy a hacer mella en ese asunto porque me debo a la lealtad a un equipo de Gobierno", ha dicho.  

En su intervención previa (como regula el Reglamento Orgánico el Pleno), el portavoz del PSPV-PSOE, Paco Sanguino, había justificado la petición de comparecencia de Manresa precisamente en las declaraciones ofrecidas por el alcalde, Luis Barcala. Así, había señalado que, después, el propio Manresa "rebatió" al alcalde al replicar, que ese contrato no era para cubrir ninguna baja. Además, había incidido en que el contrato ya estaba firmado en el momento en el que el primer edil habló de la necesidad de esos informes. También había señalado que, curiosamente, en el expediente facilitado sobre ese contrato, "bastante incompleto y de solo diez páginas", se concreta que la única propuesta económica que se ajustaba al importe máximo permitido para los contratos menores (15.000 euros sin IVA) era la del profesional autónomo que finalmente fue contratado. Además, había insistido en cuestionar a Manresa sobre los criterios que guiaron la selección de los tres licitadores. Por último, le había reclamado que precisase si esa contratación era o no para cubrir una baja.

Por su parte, el portavoz de Compromís, Natxo Bellido, había incidido en las mismas dudas apuntadas por Sanguino. Eso sí, tras recriminar la falta de gestión de Manresa en Cultura, y del conjunto del bipartito, en ese mismo ámbito. Así, también le había exigido que aclarase si la contratación fue para cubrir una baja porque "lo que parece es que se ha contratado a un asesor político por la puerta de atrás", ya que se explicó que ese contrato era para reforzar la presencia de la programación cultural de la ciudad en redes sociales, una función que, según Bellido, ya venía desempeñando la trabajadora de Cultura, ahora acogida a esa baja por maternidad. En todo caso, había señalado que "está claro que usted necesita asesoramiento, como también dice el expediente de contratación", había añadido. 

En tercer lugar, el portavoz de Unides Podem, Xavier López, había cuestionado directamente a Manresa sobre tres asuntos concretos: si el contrato era para cubrir una baja, cuáles son las funciones que debe cubrir ese servicio de asesoría externa y por qué no se informó al resto de licitadores de cuál era el importe máximo para las contrataciones menores, tras comprobar que solo una oferta (la escogida finalmente) se ajustaba a ese límite.

Por último, el portavoz de Vox, Mario Ortolá, había insistido en que Manresa debía dar todas las explicaciones requeridas para dilucidar si se trataba de un contrato para cubrir las funciones que desempeñaba esa trabajadora. El PP, por su parte, había renunciado a intervenir en el turno previo a las explicaciones de Manresa.

Rechazo a la comisión de investigación

En principio, las explicaciones facilitadas por Manresa no parecen haber convencido al conjunto de grupos del eje progresista. Como mínimo, así lo han indicado tanto López como Bellido, quienes han echado en falta que el alcalde, Luis Barcala, aclarase sus declaraciones sobre ese servicio de asesoría externa. Además, también han insistido en su intención de reclamar la expedición de esos informes de la Oficina Presupuestaria y del interventor municipal, si es que no se han emitido hasta ahora. De hecho, el grupo municipal de Compromís ya ha registrado oficialmente esa solicitud.

Lo cierto es que, con carácter previo, el pleno ya había rechazado la creación de una comisión de investigación para aclarar ese polémico contrato, a iniciativa de Unides Podem. La propuesta había quedado rechazada con los votos de PP, Cs y Vox (16 votos) frente a los 13 de PSOE, Unides Podem y Compromís. El portavoz de Unides Podem, Xavier López, había defendido su constitución tras incidir en las irregularidades supuestamente detectadas en la contratación de ese servicio de asesoría externa que había considerado alimentadas por el propio alcalde.

López había señalado que todavía no se conoce si existe ese informe y había advertido de que la contratación objeto de la controversia podría vulnerar la Ley de Contratación del Sector Público, en la que se proscribe el desarrollo de contrataciones para incorporar personal. Además, había incidido en que, curiosamente, el profesional autónomo contratado a través de ese procedimiento, fue el único que presentó el presupuesto ajustado al límite del importe que se contempla en un contrato menor (15.000 euros sin IVA).

Por su parte, su homólogo de Vox, Mario Ortolá, había anticipado su rechazo a la iniciativa tras considerar que no existía materia para que se constituyese una comisión de investigación, aunque sin restar la apariencia de "gravedad" a los hechos. "Vamos a esperar a la comparecencia del concejal" que también se desarrollará a lo largo de la sesión, según ha recordado, "para actuar en consecuencia, aunque parece que todo esto está bastante claro", había añadido. 

El portavoz de Compromís, Natxo Bellido, había anunciado su apoyo a la iniciativa "por las manifestaciones del alcalde". "A usted le ha traído esta situación el señor Barcala, que es quien habló de la necesidad de ese informe" y quien, según ha añadido, "fue el que dijo que ese contrato era para cubrir una baja" de una trabajadora municipal.

La vicealcaldesa y portavoz de Cs, Mari Carmen Sánchez, había apuntado que esta iniciativa carecía de sentido "si no se ha escuchado antes las explicaciones que debe ofrecer el concejal de Cultura" en la comparecencia solicitada por el PSOE, secundada por Unides Podem y Compromís. 

Por el PSPV-PSOE, la edil Llanos Cano, había replicado al respecto que el orden del pleno debería haber tenido en cuenta que se desarrollase, en primer lugar, la comparecencia de Manresa, y después, el debate sobre la creación de esta comisión de investigación. Y en segundo término, había solicitado que, de aprobarse su constitución, no se contemplase como suele ser habitual que uno de los protagonistas que debería ofrecer explicaciones formase parte de la presidencia de la comisión. En todo caso, había señalado que el grupo socialista refrendaría la iniciativa.

En la réplica, Ortolá había incidido en que lo básico habría sido que se facilitase documentación sobre el expediente, no crear una comisión "que después no se convoca y que no es una herramienta válida". Bellido también había incidido en que el orden del pleno debía haberse alterado, aunque Unides Podem se opuso durante el desarrollo de la Junta de Portavoces, después de que, según Bellido, se propusiese trasladar el debate de la propuesta de la comisión de investigación al próximo pleno. Con todo, había recalcado que la comisión de investigación sí es necesaria después de las palabras del alcalde. En esos términos también se había vuelto a referir López, quien ha lamentado que Vox no hubiese sido "valiente" para apoyar la propuesta.

En todo caso, tanto el primer edil como la vicealcaldesa habían subrayado que en ningún caso nadie planteó la posibilidad de se modificase el orden del día del pleno en la Junta de Portavoces. Y también habían subrayado que ese orden se fija en función de lo previsto en el Reglamento Orgánico del Pleno (ROP). También en el turno de réplica, Cano había incidido en que las explicaciones se podían haber ofrecido mucho antes, sin tener que esperar al desarrollo del pleno.

Noticias relacionadas

next
x