Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

tercera modificación de crédito rechazada por la izquierda

El bipartito de Alicante usa 19 millones en ahorros para borrar la deuda municipal 'con permiso' de Vox

30/07/2020 - 

ALICANTE. Vox vuelve a despejar el camino para que el bipartito de Alicante (PP y Cs) aprueben otro cambio en el presupuesto municipal de 2020. En esta ocasión, para saldar el 100% de la deuda que el ayuntamiento mantenía con los bancos, por un importe de cerca de 19 millones de euros. El acuerdo ha prosperado, así, por mayoría simple, con los 14 votos a favor del equipo de Gobierno (los de los 9 ediles del PP y 5 de Cs), las abstenciones de los dos ediles de Vox y el voto en contra de los 13 concejales de las formaciones que conforman el eje progresista: 9 del PSPV-PSOE, dos de Unides Podem y dos de Compromís.

Ese mismo resultado se ha reproducido por lo que respecta a la modificación de la Relación de Puestos de Trabajo que atañe a la plantilla de trabajadores eventuales con la que se crea el puesto de jefe de Gabinete de Vicealcaldía.

La edil de Hacienda, Lidia López (PP), ha defendido la propuesta en los términos en los que ya se había expuesto al término del pleno extraordinario en el que se aprobó el dictamen de 105 medidas pactadas en la comisión de la reconstrucción de la ciudad frente al impacto de la crisis sanitaria del coronavirus. Entonces, fue el alcalde, Luis Barcala (PP), quien adelantó que el equipo de Gobierno estaba dispuesto a amortizar toda la deuda municipal ante la posibilidad de que el Gobierno central hiciese uso de los remanentes de crédito municipales (ahorros por las sumas no gastadas en el presupuesto de 2019) sin permitir que los ayuntamientos pudiesen utilizarlo.

López ha incidido en esa argumentación tras insistir en que hasta ahora el Ejecutivo central solo ha permitido usar un porcentaje de ese remanente para gastos sociales derivados de la crisis sanitaria. Así, ha señalado que el bipartito había tomado la decisión de usar parte de ese remanente para saldar el 100% de la deuda con el fin de que el ayuntamiento quede liberado de regirse por la Ley de Estabilidad Presupuestaria ante la confección del presupuesto de 2021.

El portavoz de Vox, Mario Ortolá, ha manifestado su respaldo a la liquidación de la deuda, ya que, "además de ser una obligación", con esa decisión se impediría "que el Gobierno central use los ahorros" del Ayuntamiento para gastos innecesarios "y comprar voluntades". En esta línea, también ha señalado que no se opondría a la creación de la figura del jefe de Gabinete de Vicealcaldía puesto que no supone un aumento de gasto municipal, como sí lo supuso la creación de cinco nuevas plazas de cargos de confianza.

El líder de Compromís, Natxo Bellido, ha considerado que la cancelación de la deuda no es prioritaria y que se debe seguir negociando con el Gobierno central para liberar el uso de la hucha municipal con el propósito de que esos recursos se destinen a atender la emergencia social. En esta línea, ha considerado que el bipartito recurre a la solución fácil, que es cancelar la deuda ante la posibilidad de no tener tiempo material para ejecutar obras.

Su homólogo de Unides Podem, Xavier López, ha secundado esos argumentos para subrayar, también, que los ahorros municipales debían destinarse a dar respuesta a la emergencia social. También ha apuntado que el anuncio del destino de esos 19 millones se anunció justo cuando el Gobierno central conseguía la llegada de fondos para la reconstrucción procedentes de la Unión Europea. Además, ha reprochado que el bipartito no informase con carácter previo sobre sus intenciones para poder consensuar las propuestas, como sí se está haciendo con la cuarta modificación de crédito.

El concejal socialista Miguel Millana ha expresado su preocupación por la orientación de las medidas del bipartito, al considerar que PP y Cs no suman esfuerzos, sino que se dedican a contraponer y a hacer política desde las instituciones con "arrancadas" sin meditación previa. En este sentido, ha defendido que el Gobierno central "está dando soluciones a la crisis económica y a la crisis social" porque "por mucho que lo pretenda un ayuntamiento no podrá atender nunca al 100% las necesidades de las personas". Así, ha señalado que los fondos de los remanentes municipales "que ustedes dicen que nos van a incautar" irá destinado precisamente a ese fin y no van a no a otros países. 

PP y Cs también consiguen aprobar la creación del puesto de jefe de Gabinete de Vicealcaldía gracias a la abstención de Vox

En la réplica, Ortolá ha insistido en que parte de esos fondos sí van a destinarse a cooperación institucional y ha sostenido, frente a los reproches que había señalado previamente el portavoz de Compromís, que "España no nos roba, quien nos roba son los comunistas y el PSOE". Bellido, por su parte, se ha centrado en la creación de la nueva plaza de jefe de Gabinete de Vicealcaldía para apuntar que el PP está preocupado por los acercamientos de Cs con el PSOE en varios municipios y para señalar que a Cs no le importa ganar peso en la gestión municipal, sino solo para contar con más asesores. "No nos cuadra que la vicealcaldesa, que ha renunciado a la portavocía del equipo de Gobierno, necesite además más asesores", ha señalado.

Millana, por último, ha expresado su extrañeza por el respaldo de Cs a "las arrancadas" del PP, aunque la ha vinculado con la creación de esta nueva plaza de jefe de Gabinete de Vicealcaldía. En esta línea, ha recordado el bagaje de Barcala, en alusión al inicio de acciones legales frente al exalcalde socialista Gabriel Echávarri, que le llevó a presentar su dimisión. Así, ha conminado al bipartito a "buscar el norte" en sus decisiones.

López, por su parte, ha insistido en que "el Gobierno central ha confirmado que no hay  alternativa" al uso de los remanentes municipales por parte del Estado. Por ello, ha señalado que "no se trata de arrancadas, sino de gestión". Además, ha defendido la línea de ayudas para pymes y autónomos habilitada por el bipartito y ha señalado, en respuesta a Compromís, que fue el PP quien canceló el plan de ajuste en el que se encontraba sometido el ayuntamiento y quien, después, bajó impuestos.

Por su parte, el alcalde ha insistido en que el acuerdo es sencillo al considerar que se trata de trabajar por los intereses de los alicantinos. "En este pleno lo que hacemos es velar por los recursos que los alicantinos han dejado en nuestras manos; decir aquí que es mejor que se los lleve el Gobierno de España, no es defender los intereses de los alicantinos", ha añadido. Por ello, ha insistido en que "no podemos gastar ese dinero en nada, tampoco en la emergencia social, porque el Gobierno no nos deja, por eso lo destinamos a amortizar deuda". En esta línea, ha apuntado que en la propia FEMP existe división de opiniones entre los alcaldes socialistas respecto a la tercera propuesta planteada por la ministra de Hacienda sobre el uso de esos remanentes. 

Además, ha insistido en que ese planteamiento no admite negociaciones y por tanto resulta absurdo que se hable de consenso. También ha apuntado que esa propuesta no es "imaginativa", porque se trata de usar los ahorros municipales, así que ha considerado que no se puede acusar al bipartito de recurrir a la salida más fácil. Por último, ha insistido en que los comerciantes y autónomos de la ciudad podrían preguntarse por qué esos fondos no pueden ir destinados a ayudarles a la recuperación y se ha preguntado por qué si la negociación con la Unión Europea había sido "tan brillante", el Gobierno sigue recurriendo al remanente municipal. "En definitiva, o se está defendiendo el interés de los alicantinos, o se está defendiendo el interés de sus dirigentes", ha dicho. "En Alicante hemos decidido lo que necesitamos para recuperarnos y no coincide con lo que prevé el Gobierno", ha insistido.

De hecho, en el transcurso del pleno, también se ha debatido y aprobado una declaración institucional conjunta promovida por PP y Cs, a la que se ha adherido Vox, en una dirección similar a ese planteamiento: una iniciativa en la que se insta al Gobierno a "no apropiarse de los recursos de las entidades locales", en alusión a los remanentes de crédito. Los grupos del eje progresista, PSOE, Unides Podem y Compromís, han insistido en que podrían compartir algunos de los planteamientos de la propuesta (de hecho Compromís ha solicitado que su articulado se votase por separado, aunque la petición no se ha asumido), pero han coincidido en señalar que la iniciativa "resulta demagógica" puesto que, a su juicio, se habla de "incautación" o de "apropiación".

En esta línea, el edil socialista Miguel Millana ha incidido en que los ayuntamientos "no tienen capacidad suficiente para arrogarse la función de relanzar la economía local" y ha señalado que el Gobierno está planteando otro tipo de medidas como la eliminación de la regla de gasto que se acordó durante la etapa de Gobierno del PP. 

Noticias relacionadas

next
x