Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

preparativos para las obras de la nave cerrada adjudicada a eiffage

El Puerto concentra los graneles en los muelles 11 y 13 para encajar la nueva terminal sin paros

18/02/2020 - 

ALICANTE. El Puerto de Alicante mueve ficha para allanar el inicio de la construcción de la terminal específica de graneles en el muelle 17 y reorganiza el desarrollo de la actividad para que quede concentrada solo en los muelles 11 y 13, según apuntaron este lunes portavoces oficiales. 

Se trata de una medida con la que se pretendería facilitar que la empresa adjudicataria de su construcción y explotación, Eiffage, pudiese levantar el nuevo edificio (una nave cerrada que alcanzará una altura máxima de 26 metros en su punto más elevado) sin que las empresas dedicadas a la carga y descarga de materiales pulverulentos (Alicante Port, Bergé Marítima y Cesa Alicante) se vean forzados a paralizar su actividad durante el tiempo en el que se prolonguen los trabajos.

Esa era, de hecho, una de las principales preocupaciones expresadas por las compañías estibadoras, por la situación de incertidumbre en la que se encontraban hasta el momento para poder programar la llegada de barcos, a la espera de instrucciones sobre cómo se iba a organizar el proceso, como avanzó Alicante Plaza

En principio, el calendario con el que trabaja el Puerto es que la nueva terminal pueda estar finalizada y en funcionamiento a principios de 2021, aunque lo cierto es que, en el momento de su adjudicación, en julio de 2018, se auguraba que estaría operativa en el arranque de este mismo año 2020.

La nueva terminal debería estar finalizada y en funcionamiento a principios de 2021, un año después del plazo que se barajó tras su adjudicación 

Sea como fuere, el inicio efectivo de las obras podría producirse antes de la segunda mitad de marzo, en cuanto se produzca el traslado de los muros-pantalla instalados para evitar la propagación de partículas a la atmósfera. Por lo pronto, el Puerto ya ha despejado parte del muelle 17 y ha comenzado a desmontar los sistemas de pulverización de agua, instalados también para evitar la difusión de polvo, entre otras medidas correctoras exigidas por la Conselleria de Medio Ambiente durante la pasada legislatura en el momento en el que concedió la autorización de emisiones a la atmósfera para el desarrollo de la actividad.

En cuanto esa labor de traslado y desmontaje quede concluida, se iniciarán los trabajos de refuerzo del muelle 17 que resultan necesarios para preparar el asentamiento de la nueva estructura: un edificio de 14.000 metros cuadrados que Eiffage podrá explotar durante un plazo de 30 años.

Entretanto, lo cierto es que vecinos y representantes de la Plataforma por un Puerto Sostenible continúan incidiendo en el retraso acumulado en la ejecución del proyecto sin que se produzca ningún avance visible. De hecho, sus portavoces apuntaron que este fin de semana todavía podían observarse los montículos de material depositados en parte del muelle 17.   

Noticias relacionadas

next
x