X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

planificación económica rechazada en comisión de hacienda

El PP de Alicante fía su presupuesto al voto de Belmonte (y al de las bases de Guanyar)

2/03/2019 - 

ALICANTE. El próximo jueves 7 de marzo será finalmente la fecha del juicio final para el presupuesto del PP de Alicante. El gabinete que coordina Luis Barcala confirmó este viernes su intención de elevar su propuesta de planificación económica a la consideración del pleno de la corporación (con 29 concejales) pese a que no pasó el filtro de la comisión de Hacienda. Los votos de los representantes de PSOE y Compromís, junto al de la edil no adscrita, Nerea Belmonte, propiciaron que la sesión se cerrase con un dictamen desfavorable, frente al voto afirmativo de PP y del segundo edil no adscrito, Fernando Sepulcre. Guanyar y Ciudadanos (Cs), por su parte, se abstuvieron, pese a que los populares había centrado en las propuestas de esas dos formaciones gran parte de la negociación.

Sea como fuere, el resultado de la comisión no supone ningún escollo insalvable. Primero, porque su dictamen es preceptivo pero no vinculante, de modo que cualquiera grupo político puede emitir un voto distinto durante el debate plenario. Segundo, porque en el mismo momento del pleno, se prevé que se vuelvan a debatir algunas de las enmiendas de los grupos opositores que no quedaron incorporadas este viernes, lo que podría favorecer que alguna de esas formaciones virase en su posición. Y tercero, porque todavía queda tiempo (y margen político) para que Belmonte, Guanyar o Cs puedan modificar su criterio. No parece que esa circunstancia pueda darse por lo que respecta a PSOE y Compromís, en función de las valoraciones ofrecidas por sus representantes tras el desenlace de la comisión. Este es el estado de la cuestión a partir de las impresiones de cada grupo, ordenadas de menor a mayor probabilidad de respaldo al PP.

-PSPV-PSOE: Salvo sorpresa improbable, los seis concejales socialistas votarán en contra del presupuesto. Ya lo hicieron a la hora de aprobar la operación de crédito que permitió cancelar el llamado plan de ajuste, el pasado julio, y tampoco han votado a favor de ninguna de las modificaciones de crédito que el PP ha impulsado a lo largo de sus diez meses de mandato. Por lo pronto, la edil Gloria Vara señaló que "el PSOE siempre ha defendido que este no es el presupuesto que Alicante merece y el señor Barcala debe comenzar a escuchar al resto de grupos de la oposición porque, como hemos dicho muchas veces, no será él quien gestione este presupuesto, no se puede condenar a la próxima corporación como ya hicieron hace cuatro años dejando 150 millones de deuda; han aceptado algunas de nuestras enmiendas porque no han tenido otro remedio, porque ponen de manifiesto algunos de los absurdos de este presupuesto, como incluir partidas en Deportes que corresponden a otras concejalías".  

-Compromís: Los tres concejales de la coalición difícilmente se moverán del no, a la vista de que el PP se ha negado a incorporar la mayor parte de sus aportaciones. Su portavoz, Natxo Bellido, señaló que "como advertimos al grupo popular, no querer negociar con todos los grupos municipales puede tener consecuencias muy desagradables, como la que ha ocurrido este viernes en la comisión de Hacienda donde se han rechazado los presupuestos del PP y eso entre otras cosas cosas es porque no se han querido sentar en serio con Compromís a negociar". Así, añadió que la coalición se mantiene "a la espera de conocer el futuro del documento de inversiones" que planteó para que se firmase por todos los grupos municipales, en la que se "recogen las propuestas que hace meses que ponemos encima de la mesa del señor Castillo y que son absolutamente necesarias para la ciudad".

Como ya informó este diario, Compromís presentó aportaciones por valor de más de 17 millones, "entre las que se encontraban muchas de las demandas de los vecinos y asociaciones de la ciudad". Sin embargo, según adujo Bellido, "en los presupuestos presentados al interventor, solo se recoge de las propuestas de Compromís el aumento en las ayudas al pago del IBI por valor de 100.000 euros". En cuanto a las aportaciones de la coalición al documento de inversiones, se trata de casi 10 millones de euros en proyectos como la Cabecera de la Innovación, "una propuesta que reforzaría la oferta a industria tecnológica en la ciudad, generaría ocupación y ahorraría costes en el Ayuntamiento en alquileres; el acondicionamiento del tramo central de la Vía Parque entre Los Angeles y Tómbola, una reivindicación histórica de los vecinos; o la construcción de una tercera escuela infantil municipal, para paliar el déficit de escolarización de 0 a 3 años en la ciudad".

En esta línea, Bellido precisó que "nosotros valoraremos de aquí al jueves cuál será nuestro sentido e intención de voto y pero hoy, estos presupuestos, ha tenido el rechazo mayoritario de los grupos municipales. Esto debería hacer reflexionar al PP sobre que, teniendo la posición que tienen de minoría, no pueden excluir, como han hecho, a determinados grupos de la negociación".

-Ciudadanos: El partido de Albert Rivera podría persistir en la posición de abstención que ya mantuvo en la comisión de Hacienda. No hay posición definitiva, pero el no podría darse por descartado si se considera que se han aceptado algunas de sus propuestas. Eso sí, el sí tampoco parece probable a la vista de las valoraciones formuladas este viernes sobre el devenir de las enmiendas presentadas ante la comisión. Su portavoz municipal, Yaneth Giraldo, apuntó que "de las 11 enmiendas de Cs admitidas a votación en la comisión, han salido rechazadas dos de las más importantes como es la de aumentar la dotación en Urbanismo para poner en marcha un nuevo Plan General y redestinar los 100.000 euros recogidos en Limpieza para empezar la redacción de un nuevo pliego para la contrata de la limpieza y recogida de basuras". "Tenemos que valorar el voto a emitir en el pleno y ver que va a ocurrir con estas enmiendas", añadió.

A todo ello eso se suma el escenario de tensión que sigue en aumento en sus relaciones con el PP a cuenta del episodio sobre el fallo de seguridad del sistema informático que permitía acceder a las cuentas de correo de concejales, asesores y funcionarios: el conocido como caso e-mails. Ahora bien, lo cierto es que Cs ya puso de manifiesto esta semana que su posición sobre las cuentas quedaría desvinculada de dicha controversia. Es más, así se lo habrían trasladado representantes del grupo municipal a miembros del equipo de Gobierno antes, incluso, de que se diesen a conocer los resultados del informe de conclusiones sobre los accesos a los buzones de correo por parte de los dos asesores municipales de Cs.

-Guanyar: La plataforma política que lidera Esquerra Unida (EU) sigue sin ver claro un posible respaldo explícito a las cuentas. Como en el caso de Cs, el no podría darse por descartado, ya que se han aceptado parte de sus aportaciones y media un compromiso de incorporar otro gran paquete de inversiones a través de un documento de contenido político que podría materializarse en una declaración institucional, para dotarlo de mayor oficialidad. Como todas las declaraciones institucionales, ese acuerdo no obligaría forzosamente a nada, pero -de aprobarse- sí expresaría la voluntad mayoritaria del pleno para darle cumplimiento antes de que termine este mandato o en el próximo. Sea como fuere, el portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, ya manifestó este viernes que la posición definitiva de los cinco concejales de Guanyar dependerá de la decisión que adopte su asamblea. Su convocatoria está prevista par el próximo martes. 

Este viernes, Pavón explicó su abstención en los siguientes términos: "Nos hemos abstenido en el dictamen de la comisión de Hacienda sobre el presupuesto de 2019, en primer lugar porque el sentido definitivo de nuestro voto lo va a fijar nuestra asamblea, en principio el 5 de marzo, a la vista de las enmiendas aceptadas y de la declaración institucional, que aún no conocemos, sobre futuros compromisos presupuestarios que va a elaborar el equipo de gobierno. También se valorará en la asamblea si este presupuesto es mejor que prorrogar el actual o que un presupuesto elaborado desde una posible mayoría absoluta del bloque de la derecha participado por la extrema derecha". 

"En segundo lugar porque se han aprobado en la comisión una gran mayoría de nuestras enmiendas, aunque las no aprobadas las reiteraremos en el pleno. Y en tercer lugar porque no estamos de acuerdo con la política fiscal de PP y Cs de reducción lineal de impuestos como el IBI, mermándose las arcas públicas de forma irresponsable para ahorrar impuestos a los ricos", añadió.

El voto en contra de Belmonte sorprendió en las filas del resto de la oposición; si se abstuviese en el pleno, Barcala podría usar su voto de calidad para aprobar las cuentas

Así, según Pavón, "al haber puntos positivos y negativos hemos optado por una abstención a la espera de lo que decida nuestra asamblea a la vista tanto de lo que ha pasado en la comisión de Hacienda como de la declaración institucional que se nos tiene que facilitar, además de tenerse en cuenta otro tipo de valoraciones".

-Belmonte: La edil expulsada del equipo de Gobierno, de Guanyar y de Podemos por dar contratos menores a personas afines (sin que en esa decisión mediase investigación municipal o judicial) rechazó la propuesta de presupuesto pese a que se había incorporado las cinco enmiendas viables desde el punto de vista técnico que había presentado, según precisaron fuentes municipales a través de un comunicado. De hecho, su voto en contra sorprendió a los representantes de los grupos políticos de la oposición. Su posición en el pleno sigue siendo toda una incógnita, como lo fue en el pleno de elección de nuevo alcalde tras la dimisión del socialista Gabriel Echávarri, el pasado mes de abril. Su voto final, entonces, fue el de la abstención, lo que, a la postre, contribuyó a que la balanza se inclinase en favor del popular Luis Barcala para que se convirtiese en el alcalde.

Si en la votación del próximo jueves repitiese esa abstención y no se produjese ningún otro voto en contra, el PP podría sacar adelante su presupuesto con el voto de calidad del alcalde. En esa tesitura, habría un empate a nueve votos: los 9 síes de PP y Sepulcre, frente a los 9 noes de PSPV-PSOE y Compromís, al margen de las abstenciones de Guanyar y Cs. Barcala tendría en su poder la capacidad de deshacer el desempate. Con esa jugada, los populares obtendrían el rédito político por el que vienen trabajando desde el pasado julio: aprobar el primer presupuesto libre de la intervención previa del Ministerio de Hacienda, sin sus restricciones en cuanto a la cuantía de las inversiones a ejecutar, y justo en la antesala de las próximas elecciones municipales del 26 de mayo.         

Noticias relacionadas

next