X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Entrevista (I). Luis Barcala, Alcalde de Alicante (PP)

Barcala: "Alicante tiene déficit de mantenimiento; ahora tenemos el mayor paquete inversor en años"

22/09/2019 - 

ALICANTE. El pasado 26 de mayo, Luis Barcala (Sant Joan d'Alacant, 1962) logró revalidar en las urnas un cargo al que había accedido gracias al fracaso del tripartito (PSOE, Guanyar y Compromís) y la abstención cómplice de la edil no adscrita, Nerea Belmonte (expulsada del equipo de Gobierno y de Podemos). Ahora, cumple tres meses de su segunda etapa gobierno, con la experiencia de un primer año de gestión y la novedad de tener que compartir competencias con Ciudadanos (Cs). Se dice satisfecho de esa colaboración, a pocos días de que se hayan producido las primeras asperezas, y confiesa estar complacido de tener margen de maniobra hasta 2023 para poder impulsar lo que define como la necesaria modernización de la ciudad.

Alicante Plaza conversa con él sobre los puntos claves que van a marcar el desenlace del mandato: las relaciones con el Puerto, el futuro de las grandes contratas y el desarrollo de inversiones con un Ayuntamiento, una vez saneado entre 2015 y 2019. Todo, después de una semana intensa sobre la que se muestra orgulloso por el funcionamiento del dispositivo de prevención organizado con motivo de la gota fría.             

-Se cumplen 100 días de su segundo periodo de mandato, esta vez en alianza con Ciudadanos (Cs). ¿Qué ha cambiado respecto al año en el que el PP estuvo gobernando en solitario?

-Principalmente, el tiempo. Cuando llegué a la Alcaldía el año pasado teníamos un año para completar un mandato de cuatro. Ahora tengo cuatro años por delante para desarrollar todos los proyectos que durante el año pasado no se pudieron acometer. En un año lo prioritario era poner en marcha todo el Ayuntamiento. Ahora tenemos el ayuntamiento en marcha y ya podemos empezar a gestionar y a hacer realidad los proyectos que tenemos en cartera.

-Se acaban de poner de manifiesto las primeras fricciones en el equipo de Gobierno en relación al puesto de dirección del Teatro Principal por una cuestión de atribución de responsabilidades. ¿Está solventado o puede ir a más en este o en otros asuntos?

-No ha habido fricciones, lo que ha habido probablemente es un problema de comunicación. Y se ciñe realmente a eso. El planteamiento que tenía el ayuntamiento era el del sistema de designación que se había utilizado siempre. Nosotros acudimos a la reunión del consejo del teatro planteando al resto de los socios que fuera el ayuntamiento el que seleccionara y propusiera el director del Principal. A ese fin, el concejal de Cultura había preparado esa propuesta. Lo que ocurre es que ahora en el consejo somos tres, no es como antes y por tanto la posición de la Generalitat y el Sabadell se manifestó en ese mismo sentido, de realizar un proceso abierto, pues significaba que las reglas del juego cambiaban. No ha pasado ni más ni menos que eso. La propuesta que el equipo de Gobierno tenía preparada para el supuesto de una designación directa, era la que manifestó el concejal de Cultura. Lo que pasa es que el consejo decidió que el sistema sea por un concurso abierto y que se presenten más candidatos. Nosotros hacemos caso a ese acuerdo que se manifestó dentro del consejo. No ha habido dentro del equipo de gobierno ningún problema de disensión.

-¿No existe un problema de fondo sobre el reparto de protagonismo en la toma de decisiones?

-En absoluto, el concejal de Cultura era el quien tenía la responsabilidad de buscar y de proponer un candidato porque es su área y eso es lo que ha hecho.

-¿Se va a mantener un respeto a la autonomía de cada área en el equipo de Gobierno?

-No, no. Es que esto no es autonomía de área, esto significa responsabilidad de cada uno dentro de sus áreas. Estamos funcionando como un equipo y tengo que decir que estoy muy satisfecho de cómo vamos funcionando. Las decisiones se consensúan, se hablan y luego las ejecuta cada responsable dentro de sus áreas.

-Desde la toma de posesión de junio hasta ahora, la acción de gobierno ha transcurrido como continuidad de lo que ya estaba en marcha, en cuestiones como la modificación de crédito para licitar las inversiones sostenibles, que, además, en gran parte, ya estaban planificadas por el extinto tripartito. ¿Qué iniciativas nuevas se pueden esperar para este mandato?

"Estamos funcionando como un equipo. Las decisiones se consensúan, se hablan y luego las ejecuta cada responsable dentro de sus áreas"

-Tenemos un reto fundamental que es la modernización de la propia administración. Y la trasformación de la ciudad de Alicante y la implantación de ese modelo de industria tecnológica que hemos denominado 'Alicante Futura'. La modernización de la propia administración forma parte de eso. El tercer eje es la modernización y renovación de infraestructuras municipales. Alicante tiene un déficit a nivel de aceras, de calzadas, de mantenimiento general de toda la ciudad. El cuarto eje son las grandes contratas que tienen que salir a licitación. Hablamos de transportes, de jardines, de limpieza..., que tienen que salir adelante para satisfacer las necesidades de los alicantinos. En esta cuestión, la limpieza es el gran caballo de batalla permanente y es en lo que estamos volcando muchos recursos, desde la reestructuración de los servicios municipales, que se ha visto reforzada; la mejora de los servicios de inspección, ahí tenemos ya las primeras sanciones por lo que consideramos que son incumplimientos; y seguiremos avanzando en la línea del pasado mandato: mayor control no solo de la contrata, sino también de los comportamientos incívicos de unos pocos pero que nos está perjudicando mucho a todos. Habrá sanciones por no recoger las cacas de los perros, por sacar la basura fuera de horario, por tirar escombros. Todas esas actitudes incívicas que perjudican la imagen de la ciudad y que nos cuesta mucho dinero a los alicantinos.

-Volviendo a las infraestructuras y a las inversiones ¿El departamento de Contratación va a tener capacidad de impulsar todos esos proyectos por 45 millones que se acaban de presentar a los empresarios de FOPA?

-Tenemos por un lado 17,5 millones ya contemplados en los presupuestos cuya tramitación se inició desde la aprobación de los presupuestos y otros 27 millones que van dentro de las inversiones sostenibles. En ellos, se han incorporado todos los proyectos que ya estaban redactados. El interventor autorizó que se iniciara la tramitación a la espera de que la modificación de crédito que recoge las sostenibles se aprobara de manera definitiva. Por tanto, a estas alturas, una parte de esas inversiones ya están en tramitación en Contratación. Las sostenibles tienen que estar en licitación a 31 de diciembre y hoy por hoy cumplimos los plazos. Estamos seguros. Los alicantinos van a ver que en los primeros meses de 2020 cómo 45 millones están siendo ejecutados en cada uno de los rincones de la ciudad: aceras, calzadas, jardines, instalaciones deportivas, etc. Estamos hablando del mayor paquete de inversión en la ciudad de Alicante desde hace muchísimos años.

-¿En qué estado de elaboración se encuentra el presupuesto ordinario de 2020 y cuáles van a ser sus cuestiones prioritarias?

-Los presupuestos de los organismos autónomos está ya el borrador listo. Se está recopilando la información de todos los servicios. Calculamos que en octubre cerraremos el anteproyecto y estaremos en condiciones de empezar a sentarnos a negociar con todos los grupos. La intención es consensuarlos con todas las fuerzas políticas para lograr el más amplio consenso. Y en todo caso poder tenerlos aprobados antes de enero de 2020, de modo que podamos ganar lo que en 4 años hemos ido perdiendo sistemáticamente: casi los seis primeros meses del año en ejecución presupuestaria. 

-¿Y qué se va a incluir en ellos?

-Vamos a continuar, por un lado, las inversiones demandadas en los barrios. Los proyectos que no han podido abordarse en 2019, se abordarán en 2020 de tal forma que ese plan de modernización y de actualización de toda la ciudad alcance a todos los rincones. Habrá vecinos que, viendo este primer paquete de inversiones, estarán reclamando las que no se han incorporado. Es obvio que no se puede hacer todo un año pero sí vamos a intentar que las inversiones en los barrios se ejecuten lo antes posible. Tenemos que aprovechar la capacidad de inversión para ejecutar las obras que nos están demandando. La segunda cuestión es empezar a abordar infraestructuras o inversiones en infraestructuras que son necesarias para el conjunto de la ciudad que iremos poniendo sobre la mesa cuando los anteproyectos estén terminados. 

-¿Eso huele a obras faraónicas?

-En absoluto. No hay obras faraónicas porque las necesidades de Alicante son de cambios estructurales, de modelo de ciudad, pero no requiere de la realización de ninguna obra farónica en concreto. Eso no descarta que haya infraestructuras a potenciar. A nivel de instalaciones deportivas, necesitamos más instalaciones. Tenemos la intención de mejorar la oferta cultural y la necesidad de incorporar nuevos espacios. De ahí la inversión que se está haciendo en Las Cigarreras. También vamos a trabajar en el antiguo Hospital del Rey [la actual Comandancia de la Guardia Civil] puesto que la permuta con el Ministerio del Interior ya está formalizada. Y también el espacio del Convento de las Monjas de la Sangre. Hay muchos proyectos que van a incrementar, hacer que la ciudad dé un salto cualitativo en toda su oferta, simultáneamente a la mejora de calles, de parques, del entorno en el que vive la gente.

"No tenemos ningún pacto con Vox. Es otra de las formaciones que está en la oposición con la que nos reunimos como con los demás para consensuar los temas y unas veces los convenceremos, otras no"

-¿Entre esos nuevos espacios se contempla un centro de congresos?

-Estamos evaluando las necesidades reales que tenemos. Estamos compartiendo el ADDA con la Diputación y es obvio que la oferta cultural que la Diputación pretende no puede verse coartada por las necesidades cada vez mayores que tenemos. Estamos impulsando el turismo de congresos y por tanto claro que estamos estudiando ver cómo damos satisfacción a esa demanda para que Alicante crezca en ese sector. 

-Por lo que respecta a la negociación de los presupuestos con el conjunto de la oposición. Hasta ahora, han contado con el respaldo puntual de Vox en algunas cuestiones como el régimen de retribuciones de la corporación. ¿Augura una colaboración sostenida por su parte?

-No tenemos ningún pacto de gobierno con Vox. Es otra de las formaciones que está en la oposición con la que nos reunimos como con los demás para consensuar los temas y unas veces los convenceremos y otras no. Pasa lo mismo que con el PSOE, con Compromís o Podemos. El orden lo respetamos, la fuerza mayoritaria es el grupo socialista y el señor Sanguino es el portavoz con el que en primer lugar me reúno habitualmente.

-Curiosamente, en la defensa de las posiciones de voto sobre los acuerdos que llegan a pleno, incluso en las cuestiones en las que se coincide, tanto Cs como ustedes están tratando de distanciarse de los argumentos de Vox. ¿Hay miedo a que su apoyo les perjudique?

-En absoluto. No he percibido ese tono y no está en nuestra intención. Somos el PP, somos un equipo de Gobierno formado por PP y Cs y esa es la posición que defendemos. Nuestra posición y a nuestro socio. Fuera de eso, el resto de los partidos son oposición y les tendemos la mano exactamente igual a todos para que nos apoyen en la acción de gobierno.

-El proyecto de instalación de la planta de almacenaje de combustible en el Puerto sigue centrando parte del debate político, después de que se haya denegado la licencia por silencio administrativo. Usted anunció una doble vía para tratar de evitar la ejecución de ese proyecto: posibles recursos y negociación con TMS para que reorientase la cesión de suelo y apueste por otras actividades en su terminal. ¿Hay avances?

-Primero está la fase administrativa, que es donde se incluye la posibilidad de recursos. Hoy por hoy lo que se ha hecho ha sido denegar la licencia por caducidad. La pelota está en el tejado de la Generalitat que necesariamente tendrá que emitir un informe que será vinculante. Si fuera negativo, automáticamente quedaría rechazada la posibilidad de otorgar la licencia. Si fuera, positivo, nos obligará a dar la licencia. Por tanto, si se instalan o no se instalan, está en el criterio que la Generalitat siga en el informe ambiental que tiene que emitir. Nosotros hemos solicitado esos informes porque creemos que la actividad entraña unos riesgos. Eso, por lo que respecta a la fase administrativa. En lo que respecta a la alternativa, el ayuntamiento no tiene interés en perjudicar los intereses del Puerto ni de TMS. Lo que entendemos es que en ese suelo no pueden ir esos depósitos pero sí otras actividades dentro de la compatibilidad. Y eso entra dentro de las conversaciones que estamos manteniendo a varias bandas para coordinarnos y facilitar la implantación de industria de tipo tecnológico que nos garanticen el modelo de ciudad en su prolongación hacia el Puerto. Se están manteniendo esas conversaciones. Tenemos suscrito un protocolo con el Puerto por el que aquellas empresas tecnológicas que tengan interés y vengan al Ayuntamiento a preguntar se las remitimos al Puerto para que les informe del suelo que tiene disponible. A TMS se le ha trasladado la posibilidad de que entren dentro de esta estrategia. Ellos valorarán si van a continuar con el montaje de los depósitos y defenderán sus intereses o si se alinean en esa otra estrategia que es en la que estamos todos los demás.

"La pelota [sobre los depósitos del puerto] está en el tejado de la Generalitat que necesariamente tendrá que emitir un informe que será vinculante"

-Al margen de los depósitos, tenemos sobre la mesa la modificación del Plan Especial del Puerto y Plan de Usos y Espacios Portuarios, frente a los que el Ayuntamiento de Alicante ha presentado alegaciones. ¿Existe un problema de comunicación con el Puerto?

-No. El puerto tiene que hacer su trabajo. A veces podemos encontrarnos con temas concretos en los que debamos ponernos de acuerdo. El protocolo que he mencionado antes incluía que los técnicos municipales participasen dentro del proceso de elaboración de toda esa normativa. Eso es lo que pretendemos, que se dé cumplimiento a ese protocolo para poder trasladar los criterios que estamos sosteniendo. La relación con la Autoridad Portuaria es francamente fluida, nos estamos reuniendo con regularidad con bastante frecuencia. Esos usos que pueden ser variados queremos que sean más concretos donde haya zonas que se defina que van a destinarse a un uso industrial, pero con una tipología de industria tecnológica. El Puerto sabe que este es el momento porque está recibiendo demanda de suelo de muchas empresas. Es un momento que debemos aprovechar todos para trabajar en ese misma línea. 

-Una de las coincidencias básicas que se puso de manifiesto durante la campaña entre PP y Cs, y en realidad, entre todos los grupos políticos, era la necesidad de impulsar el nuevo Plan General. ¿Se ha dado algún paso en esa dirección?

-Sí, el concejal de Urbanismo, Adrián Santos Pérez, ya ha iniciado los trámites correspondientes. Por un lado, el catálogo de protecciones que tenemos intención de poner encima de la mesa en un plazo breve para impulsar su aprobación. A continuación abordaremos el Plan General Estructural. Para ello creemos que es conveniente abrir un debate sobre líneas generales, vamos a poner sobre la mesa cuáles son las principales líneas, abrir un debate con especialistas, con técnicos de todas las áreas que tengan algo que decir sobre ese modelo y que definan el encargo del trabajo a realizar tanto a los técnicos municipales como a externos que puedan participar en su redacción. El objetivo es en este mandato tener redactado el Plan General Estructural.

-Ha comentado la apertura de los primeros expedientes contra la UTE de la Limpieza por incumplimientos en el servicio. ¿Es solo un aviso o puede ir a mayores?

-Aquí no hay avisos. Hay cumplimientos o incumplimentos. Los incumplimientos tienen consecuencias, que son reducciones en las certificaciones mensuales o sanciones cuando esté tipificado. Estos dos expedientes se han abierto porque no se han realizado los trabajos de desbroce que vienen en el pliego que se deben hacer. Estamos inspeccionando todos los trabajos exigibles a la contrata. Aquellos que no se realice, pues no se van a pagar. Si encontramos incumplimientos sancionables, los sancionaremos. No hay ánimo persecutorio por nuestra parte, ni tampoco hemos observado un ánimo incumplidor en la contrata. Pero el ayuntamiento tiene la obligación de exigir el cumplimiento del pliego y estamos en esa labor. Para que la limpieza funcione, la empresa tiene que cumplir el pliego y el ayuntamiento tiene que exigir el cumplimiento. Durante los tres años anteriores hemos comprobado que no se hizo absolutamente nada. Ni se planificó, ni se supervisó, ni se controló a la contrata. En consecuencia, tampoco se aplicó ninguna reducción en las certificaciones ni ninguna sanción, lo cual es muy elocuente. Si se hubiera hecho el trabajo que estamos haciendo ahora mismo, Alicante que hoy está más limpia que hace un año estaría bastante más limpia.

-¿Para cuándo la inversión en renovación de maquinaria?

-Estamos en la inspección de la maquinaria concreta que resulta necesaria. Los técnicos están terminando de definir que maquinaria es necesaria comprar con los 4,5 millones que el pliego prevé para ello. En el momento en el que los técnicos municipales terminen de autorizar, se procederá a su compra inmediatamente. Eso dará un salto de calidad en el servicio que estamos recibiendo.

"Estamos inspeccionando todos los trabajos exigibles a la contrata de la limpieza. Aquellos que no se realice, pues no se van a pagar"

-La concesionaria aspira a que se le otorgue la prórroga de dos años prevista en el contrato. El bipartito ya ha dicho que no entra en sus planes, pero sí se ha concedido esa prórroga a la concesionaria del transporte porque no se ha llegado a tiempo para licitar de nuevo la prestación. ¿Qué va a pasar?

-Son cuestiones distintas. En el transporte la hemos tenido que acordar porque como no se habían hecho los deberes en los tres años anteriores y no se había preparado la licitación, pues llevamos el retraso de lo no hecho.

-Pero tampoco se hizo ese trabajo en el año posterior, ya bajo su mandato.

-Sí, sí. En este año, claro que hemos hecho los deberes. Hemos hecho toda la tramitación de estudios previos, que conllevan unos plazos y no se pueden acortar. Es que hemos partido de cero. De ahí la necesidad de la prórroga. Respecto a la prórroga de la limpieza, si todo el mundo está de acuerdo, empezando por la propia contrata, en que esta contrata era insuficiente porque se recortaron 14 millones anuales cuando se sacó a licitación sobre lo que pagábamos antes, es obvio que siempre faltará dinero. En cuanto llegue la oportunidad de poder licitar, si tenemos la posibilidad como es previsible de pagar un mejor servicio, pues el sentido común dice que cuanto antes podamos licitar, pues mejor.

-Estos últimos días hemos conocido la negociación de un inversor para comprar el edificio del antiguo Cine Ideal con planes para reconvertirlo en hotel. ¿Lo considera una ocasión pérdida para el Ayuntamiento?

-Vamos a ver. Lo que no podemos permitir es que un edificio como el Ideal, por no encontrar ninguna salida, se termine arruinando. Nosotros hemos estado negociando dentro de unos márgenes que estaban muy alejados entre la tasación de los técnicos municipales y las pretensiones de la propiedad. No descartamos nunca a que tarde o temprano pueda pasar a ser parte del patrimonio municipal, pero si hay terceros interesados en poner en valor ese edificio creo que es prioritario la conservación por encima de quién sea el propietario o cuál sea el destino. Claro que me encantaría poder adquirirlo para el patrimonio municipal y destinarlo a un uso cultural que genere un eje cultural que incluya el Teatro Principal e incluso la Casa del Socorro.

-A colación de esa posible reconversión del Ideal. Alicante parece estar inmersa en un boom de aperturas de nuevos hoteles y apartamentos turísticos, especialmente en el Centro. ¿Puede haber un estallido por exceso de oferta o por la marcha de residentes que conlleva la transformación de esos edificios residenciales?

-No, en el centro no preveemos ese riesgo por dos motivos. En primer lugar porque el uso hotelero que se está promoviendo es de cinco estrellas. Para atracción de un turismo de alto nivel y de calidad. Es muy significativo porque si las grandes cadenas están apostando por Alicante y por producto de máxima calidad es porque creen en el futuro de esta ciudad. Por otro lado, por lo que respecta a los apartamentos turísticos, aprobamos una modificación puntual que exigía para su instalación que fuesen edificios completos, lo que especializa, pero no permite una diseminación de apartamentos turísticos aislados en todo el centro, que al final es lo que ha generado problemas en otros sitios.

-El próximo 24 de septiembre se celebra la vista derivada de la demanda planteada por la Asociación de Vecinos del Centro por el ruido que asocian al ocio y la hostelería. ¿Ve alguna solución al respecto?

-Por supuesto. Estamos trabajando en ello. Hay un problema de convivencia del que somos conscientes. Por eso volvimos a implantar la unidad Fox. Fue uno de los errores del tripartito, eliminar la unidad que controlaba el funcionamiento de los veladores. Eso dio barra libre. Reconducir eso está costando trabajo pero hemos levantado 2.174 inspecciones de veladores en un año con una imposición de 180 sanciones por infracción de la norma. Hay que reordenar determinados ejes, por supuesto. Lo hicimos en Gabriel Miró. Tres años de tripartito y fueron incapaces de reordenar seis veladores en Gabriel Miró. Lo estamos haciendo en la segunda fase de la Explanada, como ya lo hizo el PP, en la primera fase. El eje de Castaños también va a ser objeto de una reordenación y hay que racionalizar el uso de la vía pública. Es de todos, no es solo para veladores ni para peatones. La prioridad absoluta en la que estamos trabajando es garantizar el descanso y la convivencia de los residentes.

"El eje de Castaños también va a ser objeto de una reordenación y hay que racionalizar el uso de la vía pública. Es de todos, no es solo para veladores ni para peatones"

-Acaba de trascender que el PP no ejercerá la acusación contra el exalcalde Echávarri por el caso Comercio. El PSPV-PSOE considera que eso demuestra que lo que le interesaba era utilizar la denuncia con fines políticos. ¿Qué tiene que decir?

-Depende a quien se le pregunte del PSPV. Lo que he recibido ha sido mensajes de agradecimiento o de reconocimiento por una actuación que es la que procede. Procesalmente, desde que se dictó el auto de procesamiento y se fijó fecha para el juicio, la acción penal esta garantizada por la Fiscalía, y la acusación particular no es ya determinante como lo fue a la hora de la denuncia. Además, hay que tener en cuenta que la acusación particular la ejercía yo como portavoz del PP. No creo que sea una imagen conveniente el hecho de que el hoy alcalde sea acusación particular en un procedimiento en el que es parte un alcalde de Alicante.

-Volvemos a los proyectos culturales. ¿Cómo avanza la propuesta conjunta con la Diputación para dar uso público a La Británica?

-Sí, yo ya he visto los bocetos del anteproyecto. Se está redactando una memoria de actividades y lo más complejo es establecer el plan de rehabilitación en años y en financiación. Dentro de las vías de financiación, deberá haber fondos municipales, de la Diputación, pediremos a la Generalitat que se implique y financie dentro de esa programación la rehabilitación y el uso de la Británica y al Estado, a través de fondos Feder. De tal forma que trasladaremos el proyecto completo al Ministerio de Hacienda para la cesión de La Británica cuando tengamos programado el proceso de rehabilitación y establecidas las líneas de financiación.

-¿Pero hay concreciones sobre el uso que se le pretende dar y cuánto dinero va a ser necesario?

-No, el dinero no lo sabemos. No vamos a abordar algo que sepamos que no se puede ejecutar. Por ahora es cierto que donde hemos trasladado el proyecto, como en Bruselas, causó sensación por su singularidad. En cuanto a la actividad, pretendemos que sea uno de los mayores centros culturales de Europa y por sus características, único. 

-Centro cultural es muy amplio. ¿Puede concretar?

-Sí. Las cúpulas tendrán multiactividad. Se combinará música, teatro, exposiciones permanentes, temporales... Será un espacio que, completando Las Cigarreras, dedicado a vanguardias, o el Maca o la Lonja, al arte contemporáneo, pues sea complementario a todo eso.

-Ya ha hablado antes del antiguo Hospital del Rey. ¿Tienen ya proyectos concretos para utilizar la sede de la Comandancia de la Guardia Civil cuando se produzca su traslado a Rabasa?

-De momento no. El destino debe ser sociocultural. Creemos que el espacio podrá estar disponible al final del mandato. Se debe tener en cuenta que hay que desarrollar, urbanizar y ejecutar las obras dela nueva comandancia en Rabassa. Eso será del orden de tres años. Este mandato sí diseñaremos su futuro, pero el edificio debe someterse a una rehabilitación y adaptación.

Noticias relacionadas

next
x