X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de noviembre y se habla de benidorm alicante patrimonio urbanismo

PAZ CASTELLÓ, PERIODISTA Y ESCRITORA ALICANTINA

Corrupción política y ambición en 'La llave 104': Una novela en mitad del panorama electoral

7/05/2019 - 

ALICANTE. A caballo entre las elecciones generales y las autonómicas y con un panorama político que está escribiendo la historia, asoma la cabeza una trama sobre corrupción política y que plantea los límites de la ambición humana en el epicentro de un pueblo costero llamado Beniaverd. Si el nombre no les suena no lo busquen en el mapa, porque lejos de ser una historia real se trata de La llave 104, el último libro de la periodista y escritora alicantina Paz Castelló (Novelda, Alicante, 1970), una novela protesta que se cuela entre las librerías hoy, martes, 7 de mayo, y que la autora presentará de manera oficial el sábado 18 en Casa del libro de Alicante, acompañada por el también periodista Carlos Arcaya.

Pero en un contexto político tan ardiente como el actual no resulta extraño preguntarse cuántas cucharadas de realidad contiene esta receta literaria: "Yo escribo novela protesta, pero eso no quiere decir que escriba sobre una realidad concreta que haya vivido", despeja las dudas la autora. Y subraya que se trata de "una historia de ficción, que habla de un ayuntamiento de un pueblo imaginario". Si bien es cierto que Castelló combina en sus textos la imaginación con la documentación, ya que el peso de su faceta periodística la lleva a investigar aquello que acaba plasmando "a través de una historia de ficción, circunstancias que los ciudadanos hemos podido ver en los periódicos en distintos momentos a lo largo de los últimos quince años y en distintos ayuntamientos o puntos geográficos de España. Con lo cual, se convierte en una realidad novelada que no corresponde a nada en concreto y a todo en general", desvela la escritora. Y matiza que "lo que el lector quiera extrapolar a la realidad ya es una cuestión subjetiva".

Escribir sobre un tema requiere conocer y, casi, dominar a la perfección esa materia, motivo por el cual Castelló se infiltró en un partido político "para poder conocer desde dentro eso que ellos llaman 'el aparato' y entender cómo son las reglas del juego desde el interior, porque no es lo mismo ser observador aunque estés muy cerca que vivirlo desde dentro", explica. Esta no es la primera vez que invitan a la periodista a formar parte de un partido, "aunque siempre lo había rechazado porque mi interés nunca ha sido el de hacer política", manifiesta Castelló, "pero esta vez me pareció una oportunidad interesante y el momento adecuado desde el punto de vista literario y periodístico", admite. Tras un año de actividad política, reconoce que lo abandonó porque no lo pudo "soportar durante mucho más tiempo, pero fue una buena experiencia para escribir de primera mano sobre determinadas sinergias y formas de actuar y de funcionar". Un ejercicio que tilda como "interesante" y confiesa que no descarta "escribir más novelas sobre este tema".

La novela toma como figura protagonista a una mujer "muy inteligente, joven y hermosa que, en un momento dado, se mete en el mundo de la política, se ve atrapada por esta red y es capaz de cualquier cosa con tal de satisfacer su ambición, la cual parece no tener límites", describe la autora. Pero este leitmotiv de personajes femeninos como centro de la historia se repite a lo largo de sus escritos: "Siempre me han dicho que mis libros son feministas; no sé hasta qué punto puede suponer esto una crítica. En ellos hablo sobre mujeres que se han roto y han sido capaces de reconstruirse, mujeres fuertes pero que también tienen sus miserias y sus puntos oscuros", detalla la alicantina. Y añade que "necesitamos que se escuche la voz de la mujer y resulta interesante llevarlo a cabo a través de la lectura".

Pero no solo la figura femenina es el elemento coincidente en los libros de Castelló, ya que en ellas también trata de "mezclar en la literatura esa parte subjetiva y esa parte crítica que otorga el periodismo", elementos que originan la novela protesta, un género que pretende que "el lector reflexione sobre los temas que yo pongo sobre el papel, a través de los personajes, que son quienes marcan los distintos puntos de vista del asunto", razona la escritora. "Quiero que sea el lector el que, a través de ellos, desarrolle sus fobias o sus filias, se posicione sobre si algo le parece bien, mal o regular y lo justifique o lo condene si le parece oportuno", anima la autora. Una línea que ha ido in crescendo a lo largo de su trayectoria: "Cada vez soy más protestona, más crítica", se define.

Este carácter de subir al estrado ciertos temas es lo que dibuja a la periodista una diana en la frente, debido a que advierte que "si quieres escribir sobre temas candentes de la sociedad no vas a agradar a todo el mundo, pero se trata de un ejercicio de responsabilidad y de visibilizar determinados asuntos". Sin embargo, garantiza que el feedback que recibe es positivo, debido a que "a la gente le gusta este tipo de literatura, donde la novela contemporánea con temas contemporáneas que preocupan a la gente son bien recibidos". Y promete que constituye una forma de "involucrar al lector y de que, entre todos, podamos hacer una reflexión de determinados asuntos".

Aunque con esta suma su cuarta novela, la escritora confiesa que "la sensación de nervios y de ilusión por tener un nuevo libro en el mercado siempre es la misma" y asegura que "es como la primera vez, eso no cambia". Sin embargo, resulta innegable la presión extra que se va añadiendo con cada publicación, sobre todo, porque 18 meses y un día, la novela que precede a la que hoy sale a la venta, resultó ganadora del premio Letras del Mediterráneo 2018. "Al principio, cuando todavía no eres muy conocido, escribes con esa libertad de que todo está por llegar y que la aceptación o la no aceptación es una incertidumbre, pero cuando ya vas a publicar la cuarta, tienes cierto recorrido y has recibido un premio, el examen se presenta más complicado", advierte Castelló. Sin embargo, asegura que procura deshacerse "de esa presión para que el proceso creativo sea igual de libre que al principio".

Noticias relacionadas

next
x