da la razón al partido, quien le reclama el acta de concejal

La Justicia avala la expulsión de García-Ontiveros de Cs en Elche por el nombramiento de un cargo de confianza 

23/03/2022 - 

ELCHE. El Juzgado de Primera Instancia número 2 de Elche avala la expulsión del edil no adscrito Eduardo García-Ontiveros, exportavoz de Ciudadanos, de la formación naranja. El edil demandó a la formación por vulneración de derechos fundamentales cuando el partido le suspendió cautelarmente de militancia por el nombramiento de personal eventual a la número tres de la formación, Irene Ripoll. El tribunal falla a favor de las tesis del partido, que asevera que el exportavoz actuó de forma unilateral al nombrara Ripoll como cargo de confianza. Un hecho por el cual desestima íntegramente la demanda, le condena a las costas del procedimiento y rechaza los 6.000 euros que pedía como indemnización. La sentencia no es firma y contra ella puede interponerse recurso de apelación. Paralelamente, el partido le pide que entregue el acta de concejal. 

El epicentro del terremoto

En retrospectiva, al borde de las elecciones elecciones municipales de 2019, y después de tensiones internas por la división existente entre varios sectores del partido, este implosionó a unos meses de los comicios. Lo que supuso la dimisión del entonces portavoz David Caballero, el edil Juan Antonio Sempere y varios militantes. La única concejal que seguía en las filas naranjas, Eva Crisol, quedó de segunda en la lista electoral, al decantarse el partido por un entonces desconocido Eduardo García-Ontiveros como portavoz. Sin embargo, como portavoz entendía que de acuerdo a su figura y conforme a los méritos, podía designar a la persona que ostentaría el cargo de confianza que le tocaba al grupo municipal. En este caso, a la periodista Irene Ripoll, al tiempo número 3 de la lista electoral. Había recibido esta candidatura, junto a la del también periodista Miguel Molina —quien fue también cargo de confianza y cesado por Caballero—, y una tercera, la de Paz Gallud, a propuesta de la concejal Eva Crisol, quien la nombró como personal eventual a un mes de las elecciones

Y este ha sido el asunto al que se atuvo el partido para la expulsión del portavoz. Este les demandó por vulneración del derecho fundamental de asociación, así como derecho fundamental al honor y a la defensa. Sin embargo, la Justicia ha fallado que su suspensión de militancia está justificada, respaldando la versión del partido, que defendió que la decisión de García-Ontiveros fue "unilateral" y que queda refrendada por los estatutos como una infracción muy grave. Había pedido que se le restituyera su afiliación a Ciudadanos, así como la figura de portavoz local y la mencionada indemnización. El edil, ahora no adscrito, realizará declaraciones esta semana aunque no ha manifestado que vaya a entregar el acta de concejal —Caballero y Sempere tampoco lo hicieron en su momento—. En su escrito criticó que había actuado acorde a los estatutos e ideario de Cs y que de forma "maquiavélica" se le habían cercenado sus derechos.

La sentencia: nombramiento sin consenso con Crisol

En el cuerpo de la sentencia se hace un repaso a los correos mantenidos con el Secretario de Acción Institucional de la provincia, César Martínez Tejedor, acerca de la polémica por el nombramiento de la funcionaria de empleo. García-Ontiveros elevó las propuestas de Molina y Ripoll y más tarde la de Paz Gallud a propuesta de la concejal Eva Crisol. La edil y el responsable de Acción Institucional recordaron al entonces portavoz que la designación debía realizarse con consenso de los concejales del grupo municipal, pero Ontiveros se decantó por el currículo de Ripoll, al entender que tenía más méritos. Decisión no consensuada con Crisol. Finalmente, decidió Acción Institucional, que se decantó por la opción de Crisol, Paz Gallud: "En primer lugar no le corresponde al Portavoz sino al Grupo Municipal proponer los candidatos a cubrir la plaza o plazas de asesores. El Portavoz es quien traslada las propuestas". Acción Institucional recordó que podía proponer directamente si así lo considerase los candidatos a cubrir puestos en los Grupos Municipales. Así lo indicaba en un correo:

Y exactamente eso es lo que hemos hecho proponiendo a Paz Gallud decidir nosotros ante la dispar opinión que tenía el Grupo Municipal a ese respecto. Lo hemos hecho consultando contigo, con Eva y con la Secretaría de Organización porque así lo hemos querido. Y como ya te he pedido por teléfono te ruego comprendas y aceptes esta decisión por la buena marcha del Grupo Municipal de Cs Elche. Esta Secretaría solo da el visto bueno a la contratación de Paz Gallud en los términos y condiciones que en el correo que se os remitió a ti y a Eva el pasado día 5 de julio. Y no autorizamos a que se traslade a la Alcaldía de Elche ninguna otra propuesta distinta a la señalada. Reciba un cordial saludo.

Con estas, el partido alegó ante el juzgado que podía solicitar el cese de alguna persona nombrada por el Grupo Institucional o que preste sus servicios en él, acorde a los estatutos por el incumplimiento de lo previsto, y que "podrá dar lugar a la exigencia de responsabilidad disciplinaria de acuerdo con los Estatutos del Partido”. Acción Institucional recordaba, y así lo corrobora el juzgado ateniéndose a la defensa de la formación, que los estatutos reflejan que además del currículo, se deben tener en cuenta también otros aspectos como experiencia, confianza o antigüedad. "Y Gallud ya había sido coordinadora y había ocupado el cargo tras irse Caballero y Sempere. Se eligió a ella ante la falta de unanimidad". Y descartan que el hecho de que sea amiga íntima de la concejal Eva Crisol o que no tenga bachillerato impida que sea autorizada a ocupar el cargo de asesora. Y sobre la titulación, se recuerda que es un partido y no una administración pública. 

Así pues, la sentencia falla a favor de Ciudadanos: que el exportavoz propuso en alcaldía el nombramiento de la funcionaria de empleo sin consenso del grupo y de forma unilateral, y que el partido "no sólo le dio audiencia de todo lo actuado y pudo defenderse, sino que se defendió realizando las alegaciones y aportados las pruebas que entendió oportunas". Por su parte, García-Ontiveros rehúsa por el momento hacer declaraciones, aunque en los próximos días responderá tras valorar la sentencia, que no es firme. Desde Ciudadanos aseveran que García-Ontiveros "actuó en todo momento en su propio interés y en contra de su partido y que defraudó a todos los votantes y afiliados", y esgrimen que la sentencia demuestra "quién tenía razón, que dimita y devuelva el acta, para que se pueda conformar correctamente el grupo municipal de Cs en Elche liderado por la actual portavoz, Eva Crisol". Por segunda vez, y al menos de forma oficial, el jefe de prensa/funcionario de empleo vuelve a generar un terremoto en el partido. La anterior vez fue en 2018, cuando Caballero cesó a Miguel Molina.  

Noticias relacionadas

next
x