Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la concesión empezó en 1991 y expira en 2021

La gasolinera de la estación dejará de ser de Cepsa: será una 'marca blanca' y Pimesa abaratará sus precios

11/08/2020 - 

ELCHE. Treinta años después, la gasolinera de la Estación de Autobuses dejará de ser de Cepsa. La concesión de Pimesa caduca el próximo febrero de 2021, vigente desde 1991, y el medio municipal va a cambiar el modelo de explotación para lograr uno que sea más económico. Para ello, hará una inversión inicial de más de 3 millones de euros con un contrato de un año, prorrogable a otro, por lo que la explotación podría tener un coste de 6,6 millones en total. La empresa dependiente del Consistorio buscará por tanto una especie de 'marca blanca', ya que para el ahorro de costes quiere una estación de servicio que no sea abanderada, es decir, propiedad de alguna de las grandes compañías del sector.

Ese no abanderamiento supone una 'marca blanca', es decir, alguna compañía que no sea una marca o franquicia de las grandes, pero tampoco una gasolinera 'low cost' como las que han venido implantándose en la ciudad y el país en los últimos años. El suministrador que resultara adjudicatario elegiría los aditivos que estime oportunos para su combustible, que al fin y al cabo, son los que suponen la diferencia entre el producto de las grandes marcas de combustible. Partiendo del mismo diésel o la gasolina, luego cada uno añade sus 'ingredientes' para generar su producto que se vende en el mercado.

Precios más económicos 

De esta forma, otra novedad sería que el precio de referencia del combustible lo pondrá Pimesa, ya que actualmente se pone mediante una compleja fórmula por parte de las gasolineras, que se pacta cada semana en el caso de Pimesa, por lo que el precio sería menos dependiente del mercado y de la propia empresa, al no ser abanderada. Es decir, que estaría sujeta a encarecimientos o a facturas que luego repercuten en la empresa pública municipal. 

Por este motivo en lugar de licitar un servicio de suministro y abanderamiento, solo se hace de suministro. Además, la empresa que resulte concesionaria no tendría que hacer ninguna inversión, dado que la estación de servicio actual la construyó Cepsa, a la que se le ha ido prorrogando la concesión mediante adendas, pero ya no se puede más. De hecho, las últimas inversiones hechas han sido cosa de la empresa municipal, como los surtidores actuales.

Menos dependencia del mercado 

En cuanto a la licitación, el objetivo de ventas para la duración del contrato de un año es de 3.780.452 litros de combustible, teniendo en cuenta los dos tipos de gasóleo, así como la gasolina 95 y 98. Con la finalidad de ofrecer una mejor calidad en los combustibles que repercuta en una serie de ventajas para los usuarios, como el ahorro de combustible, un mejor rendimiento del motor y un mayor respeto al medio ambiente es necesario que a los distintos tipos de combustible se les añada aditivos que confieran unas características especiales no incorporadas en refinería, que superen las especificaciones mínimas legalmente establecidas, añadiendo un plus de calidad y eficiencia.

Además de reservarse la capacidad de comprobar la calidad del producto cuando se estime oportuno, los adjudicatarios deberán, cuando se prevean temperaturas que puedan originar problemas en los surtidores, suministrar el combustible con aditivos que eviten la congelación y aditivos que eviten el deterioro del combustible por el almacenamiento. Asimismo, el concesionario también deberá informar a diario, antes de las 11:00 horas, los precios de compra vigentes de los distintos combustibles contratados, para los suministros que se realicen en el día siguiente laborable.

Noticias relacionadas

next
x