Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La continuidad de Benja depende de las altas; la de Jona, de lo que se tarde en acordar una rescisión

5/08/2020 - 

ALICANTE. Son los jugadores 'más caros' que tiene el Hércules a día de hoy en nómina y la intención declarada de la entidad es la de prescindir de ambos.

Jona Mejía y Benja Martínez, la pareja de delanteros del Hércules de la segunda mitad de la 2018/19 y del curso 2019/20, tienen pie y medio fuera de la entidad, aunque con matices. Mientras que el club trata de llegar a un acuerdo con el primero para poner fin por adelantado al año de contrato que todavía vincula a las partes (aunque no se puede descartar, como solución intermedia, una cesión a un tercer equipo que, a su vez, preste al blanquiazul a otro delantero que interesa en los despachos del José Rico Pérez o le conceda la carta de libertad (a cambio de una pequeña contraprestación), con el segundo se apuesta ahora mismo más por esperar a ver cómo se va moviendo el mercado, toda vez que desde la dirección deportiva y el cuerpo técnico se cree que el delantero barcelonés, a diferencia del malacitano, puede llegar a tener su sitio en el proyecto 2020/21, aunque sea un papel secundario (no obstante, parece claro que para eso sería imprescindible pactar previamente una rebaja salarial).

No se puede decir que en la campaña 2019/20 ningún jugador del Hércules destacase por su rendimiento por lo que fiar al mismo las opciones de Benja de continuar ligado a la entidad suena a broma. Ahora bien es cierto que el barcelonés en la 2018/19 competía con cierta regularidad en el fútbol profesional (Jona también, pero no jugaba) y en la segunda mitad de esa campaña, ya de blanquiazul, tuvo su incidencia tanto en la clasificación para el 'play-off' de ascenso a Segunda A como en el mismo (aunque no toda la esperada).

Tanto Jona como Benja perciben emolumentos (ahora no, pues sus contratos están suspendidos desde marzo en virtud del Expediente de Regulación Temporal de Empleo vigente en la entidad) más propios del fútbol profesional (unos 140.000 euros el primero y 120.000 el segundo) y tienen contrato en vigor para la temporada 2020/21. Ambos representan un cuarto del millón de euros de masa salarial que tiene ahora mismo bloqueada el Hércules de cara a esa temporada en la que aspira a pelear el ascenso a Segunda A.

Noticias relacionadas

next
x