Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

nueva ampliación del servicio en 2021

La basura de Alicante: más costes forzados por la recogida orgánica en la recta final de la contrata

28/12/2020 - 

ALICANTE. Más cambios en la contrata de limpieza viaria y recogida de residuos de Alicante en el último tramo de su vigencia. Las disposiciones europeas que conminan a elevar al menos al 50% el porcentaje de residuos orgánicos tratados de manera separada antes del fin de 2022 forzará al equipo de Gobierno (el bipartito compuesto por PP y Cs) a acordar una nueva modificación del contrato para pagar más por la incorporación de ese servicio de recogida selectiva y su posterior tratamiento. 

Lo cierto es que, como informó Alicante Plaza, la Concejalía de Limpieza y Medio Ambiente ya venía trabajando en ese escenario desde este otoño, ante los apremios formulados desde la Conselleria de Transición Ecológica. Sin embargo, hasta es momento se había previsto solo el desarrollo de una primera experiencia piloto -que debía ponerse en marcha antes de que concluyese este 2020- con costes limitados al restringirse solo a la retirada de los residuos orgánicos generados por los grandes productores del canal horeca: básicamente, negocios de la hostelería como hoteles y restaurantes. 

No obstante, esa planificación ha cambiado. El departamento que coordina el edil Manuel Villar (PP) ha concertado ya un trabajo de consultoría técnica para poder extender ese servicio en toda la ciudad mediante la instalación de un mínimo de 1.500 contenedores específicos, como concretaron fuentes municipales a través de un comunicado, el pasado fin de semana. Las implicaciones son lógicas: el precio de esa nueva prestación también quedarán ampliados en un importe que todavía no se ha cuantificado. De hecho, el coste dependerá de la redacción del proyecto de extensión de ese servicio ya adjudicado a Aymed Proyectos Obras y Servicios.

Se da la circunstancia de que ese nuevo modificado del contrato deberá abordarse en el último año de la concesión, adjudicada en 2012 a la UTE compuesta por FCC, Ferrovial, Inusa y Grupo Cívica. Ese contrato vence en septiembre de 2021, aunque el equipo de Gobierno ya ha anticipado que se tendrá que negociar prórrogas por una duración limitada ante la previsión de que no se pueda convocar un nuevo concurso con antelación.


En todo caso, el nuevo servicio de recogida orgánica y sus costes quedarán incorporado a esa futura licitación, junto a la inversión que resulte necesaria para poder implantar una línea específica para el tratamiento y producción de compost en el Centro de Tratamiento de Residuos de Alicante (CETRA) de la partida de Fontcalent. 

Ese nuevo modificado se añadirá, además, al que comenzó a aplicarse el pasado mes de septiembre para incorporar la prestación de servicios no contemplados en el contrato de 2013, como la extensión de la limpieza y la recogida de residuos en los nuevos desarrollos urbanísticos del PAU 5, el refuerzo en los polígonos industriales y partidas rurales, la regularización del servicio en la isla de Tabarca, así como la puesta en marcha de una brigada específica para evitar los desbordes en el entorno de los contenedores de residuos. En ese caso, esa ampliación del contrato supuso un desembolso adicional de 1,4 millones

Los puntos de compostaje

La puesta en marcha del servicio de recogida de los residuos orgánicos en toda la ciudad conllevará, además, la extensión del contenedor marrón dedicado de manera específica para el depósito de ese tipo de desechos, lo que, además, conllevará la sustitución de los puntos de compostaje puestos en marcha bajo el mandato del extinto tripartito (PSOE, Guanyar y Compromís) durante el pasado mandato. El equipo de Gobierno viene sosteniendo desde hace meses que su funcionamiento no ha dado el resultado esperado por lo que ya ha anunciado su intención de reemplazarlos.

Sin embargo, esa decisión ha motivado que algunos colectivos vecinales ya hayan planteado peticiones para que se apueste por su continuidad. Entre ellos, la asociación de vecinos del barrio del Pla. Representantes del colectivo ya han manifestado su queja tras conocer que "en este mes de diciembre ha expirado el contrato de mantenimiento de dichos puntos y no parece que vaya a haber ni renovación ni contratación de una nueva empresa que los dinamice", en función de las manifestaciones formuladas por el concejal de Medio Ambiente, Manuel Villar, en el pleno de octubre, y de la comparecencia del técnico responsable del contrato, Sebastián Chicote, ante la comisión específica sobre el funcionamiento de la contrata.

"Desde la Asociación no se entiende el empecinamiento de los responsables de Medio Ambiente en hacer desaparecer los puntos de compostaje. Pese a haber contratado una empresa para la gestión de la producción de compost, ha incumplido con el mantenimiento de estos puntos, ya que no ha proveído de la cantidad suficiente ni con la periodicidad debida el material estructurante necesario ni el agua para efectuar el proceso de compostaje; tampoco ha realizado los análisis preceptivos del compost finalizado para asegurar su posible uso por parte de las personas que aportan los residuos orgánicos para obtener el compost; e incluso se eliminó la tarjeta electrónica de acceso sin previo aviso imposibilitando acceder a los puntos y dejando al encuentro con los técnicos de la empresa la información del cambio de apertura y la petición de la nueva llave, lo que desmovilizó a muchas personas interesadas en compostar", añade el colectivo.

"En resumen, el Ayuntamiento ha tenido el mismo comportamiento de desidia absoluta que tuvo incluso antes de contratar a la empresa, cuando los puntos de compostaje estaban abandonados y vandalizados, salvo el del barrio de El Pla del Bon Repós que sobrevivió gracias a la persistencia de la asociación de vecinos y a las personas que, yendo con frecuencia, limpiando, cargando bidones de agua y comprando materia seca lograron que no se vandalizara", insisten fuentes de la asociación. "A la Asociación de Vecinos Barrio del Pla le gustaría que el Ayuntamiento tuviera una mirada amplia de lo que realmente significan los puntos de compostaje comunitarios; de la importancia que pueden llegar a tener en la gestión de los residuos de una ciudad pues ayudan a reducirlos (abaratando transporte, reduciendo la contaminación, etc.)", concluye la asociación.

Noticias relacionadas

next
x