Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

SITUADO EN LA CALLE ACACIAS

El albergue animal de San Vicente podría ubicarse en Los Girasoles pese al desacuerdo del vecindario

13/01/2021 - 

SAN VICENTE DEL RASPEIG. El albergue municipal de animales de San Vicente del Raspeig está suscitando polémica incluso antes de comenzar con sus obras. El pasado noviembre, el Ayuntamiento trasladaba la voluntad de dotar al municipio de un albergue para animales perdidos y/o abandonados, comenzando con los trámites necesarios para su construcción.

Aunque la parcela todavía no es concluyente, todo apunta a que la elegida será la ubicada en la calle Acacias, en el barrio de Los Girasoles, porque "es cierto que es una parcela que cumple con todos los requisitos urbanísticos y con la normativa. Pero todavía no está completamente decidida", insiste la concejala de Sanidad, Consumo y Bienestar Animal, Belén Arques (PSOE).

Los criterios que se valoran para la ubicar el albergue en una parcela determinada es que "sea municipal de suelo no urbano y tenga acceso a servicios fundamentales como agua o luz", enumeró la edil durante el pleno de diciembre. Además, deberá ser de fácil acceso "para promover la asistencia de personas que deseen adoptar y de aquellas que quieran colaborar en el cuidado de los animales".

Es por ello que se deberá situar en un lugar visible, según explicó, "para potenciar las adopciones, que los animales encuentren un hogar -que es el objetivo final del albergue-, y que tenga la superficie suficiente para poder desarrollar las actividades previstas (aula de educación para el fomento de la protección animal, actividades con personas con diversidad funcional...)".


Pese a contar con todo esto, el terreno de la calle Acacias hay algo que no tiene: la aprobación de los vecinos y vecinas de la zona. De hecho, el pasado 28 de diciembre la Concejalía mantuvo una reunión con la Junta Directiva de Girasoles "porque el vecindario no está de acuerdo en que el albergue de animales se ubique allí", confiesa Arques.

En este sentido, cuando el anteproyecto esté más avanzado se volverán a reunir para que la Junta y los vecinos y vecinas lo conozcan y se valore la iniciativa. Unas primeras bases a las que la concejala no se atreve a poner fecha: "Eso ya no depende de mí, sino de Urbanismo", justifica. Aunque esboza que "a finales de enero ya se podría tener algo".

Aunque el anteproyecto está todavía casi en blanco, sí se ha empezado a calcular la distribución de las diferentes áreas dentro del terreno. De esta manera, la superficie construida asciende a más de 1.100 metros cuadrados, dotando a las jaulas para animales de alrededor de 470 metros, más unos 80 extra de jaulas para la cuarentena de los perros. El centro de interpretación contará con 150 metros; los servicios veterinarios, alrededor de 70; la administración, poco más de 100, y serán el almacén de comida y el depósito de cadáveres los espacios que tendrán 42 cada uno.

Noticias relacionadas

next
x