Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

entrevista a la presidenta de la asociación protea

Roo Castillo: "Si ahora no se ve la cultura como bien de primera necesidad, yo no sé qué más debe pasar"

27/03/2020 - 

ALICANTE. Profesionales del mundo de las artes escénicas se han unido en una nueva plataforma que quiere impulsar y crear sinergias para beneficio del sector en la provincia. Pero ProTea no pretende ser solo un punto de encuentro para actores y actrices, sino que además englobará a cualquier trabajador profesional que esté relacionado con el teatro: técnicos, dramaturgos, artistas, programadores y todos aquellos que quieran poner su granito de arena, liderados por la actriz Roo Castillo. Ella es la presidenta de esta nueva entidad que, aunque todavía no se ha presentado oficialmente, sí ha querido alzar la voz ante el escenario incierto que se puede plantear para el sector tras el coronavirus: "estamos aquí y tenemos que usarnos para ayudarnos".

— ¿Por qué nace ProTea?
— Teníamos previsto llevar a cabo esta semana nuestra rueda de prensa para presentar la plataforma y decirle a todos los profesionales de la provincia que empezábamos a existir, pero tras esto, tuvimos que cancelarlo. Sin embargo, en este momento en el que todo el mundo está conectado a internet y a los medios de comunicación para conocer lo que está pasando, teníamos que decir que existimos y que estamos aquí. Si la gente del sector se siente un poco desamparada, tiene que saber que hemos creado esto para estar en comunidad. 

— ¿Está el sector preparado para la crisis que puede acarrear todo esto?
— Hay una frase que siempre se dice, entre nosotros, y es que "el teatro siempre está en crisis"; que el arte, en general, siempre está tocado. Yo no viví profesionalmente la crisis de 2008 porque todavía estaba estudiando, pero en la industria todavía colea. Y lo que da miedo no es lo que está pasando ahora mismo, sino lo que puede venir después. En estos últimos años, parecía que la cosa empezaba a levantarse un poco, pero ahora todo vuelve a parar. 

Se están cancelando funciones y se está intentando que no sean cancelaciones, sino que se posponga el evento sin que se anule. Lo que da miedo es el después, la forma en la que nos sobrepondremos a esto. Ser actor ya es en sí un trabajo intermitente y es difícil tener trabajo de forma continuada, así que este parón genera mucha incertidumbre. 

— Las asociaciones están pidiendo garantías de que esos eventos cancelados se van a reubicar en las programaciones...
— Nosotros no hemos formado parte de ningún comunicado oficial porque la plataforma todavía se está constituyendo. No hemos podido formar parte de todas esas comunicaciones, pero sí que están en marcha recogiendo datos de las posibles pérdidas y el impacto económico que puede llegar a tener esto, y sí que me consta que están intentando promover medidas y hablando con las administraciones para empezar a buscar vías de solución. Nuestras demandas son las mismas. Que se intente proteger a los artistas, que justo ahora están demostrando que el arte es un bien de primera necesidad.

— Precisamente ahora se está consumiendo muchísima cultura...
— Están las redes sociales llenas de gente atendiendo a directos de cientos de artistas de todos los ámbitos. Nos están entreteniendo continuamente. Se han liberado muchísimos libros, espectáculos de teatro, películas y todo tipo de contenido; los músicos no paran, hay gente contando cuentos. Si no nos damos cuenta ahora de que de verdad este sector importa y es un bien de primera necesidad, yo no sé qué más debe pasar. Sin la cultura, habríamos perdido la cabeza estos días. 

Lo que estaría bien es que, después, la gente entendiera que lo que ahora están recibiendo es el esfuerzo y el trabajo de muchas personas que comen de esto. Que de verdad sirviese para tomar consciencia y que, luego, sirviese para llenar los conciertos, los teatros y los museos. La gente que ahora está ahí, al otro lado de la pantalla, ofreciendo contenido para que en casa no nos hundamos entre nuestras cuatro paredes, esa gente va a necesitar que después el público esté ahí, bailando y disfrutando igual que lo están haciendo ahora. 

— Antes del coronavirus ya estaba prevista la creación de esta plataforma. ¿Cuál era el principal objetivo?
— ProTea ha nacido para que entre los profesionales tengamos contacto, porque nos hemos dado cuenta de que no nos conocíamos los unos a los otros. Es por eso que el primer impulso es ese, tratar de crear sinergias y de decirnos que estamos aquí para lo que cualquier compañero pueda necesitar. Puede que no nos estemos dando cuenta de que a la vuelta de la esquina tenemos a alguien que puede formar parte de nuestros proyectos en cualquiera de las disciplinas. Que todos podamos estar en contacto y que así detectemos nuestros problemas y tracemos estrategias y nos convirtamos en agentes que puedan solucionar esos problemas. 

— ¿Cuáles son esos puntos calientes que habéis detectado?
— En la ciudad de Alicante, concretamente, hay pocos espacios en los que se pueda programar. Hay pocos espacios públicos y no hay salas alternativas. Además, como es lógico, en las salas públicas no van a estar siempre las mismas compañías. Faltan lugares en los que programar y sin embargo nos consta que hay lugares cerrados que podrían generar actividad, como el auditorio que hay debajo de la estación del TRAM del Mercado Central. Por otro lado, hay pocas ayudas a la producción. 

Hay profesionales de sobra. Muchas veces pensamos que en Alicante, a nivel provincial, muchas veces no hay suficiente gente, pero realmente se podría estar haciendo mucho más y produciendo mucho más de lo que parece, si contasen con un poco más de apoyo y atención. Y nuestra vía será siempre hablar con lo público, porque no puedo pedirle a nadie que abra una sala privada. Sí puedo decírselo a las administraciones públicas. A raíz de ahí, el reto está en hacerle entender a la gente que hay mucho con lo que nutrir también las salas privadas y motivar para que se abran. Que se transmita que es posible estar aquí y crear, que eso vaya derivando después en la creación de nuevas compañías, nuevas salas y más actividad. 

Estaría bien que se atendiese a la producción con nuevos circuitos de programación que sirvan como modelo, no para reavivar, sino para alimentar lo que ya está vivo, que es un tejido profesional que ya existe. 

— ¿Cuál va a ser vuestra primera reivindicación?
— Cuando consigamos poner la plataforma en marcha de manera activa vamos a crear una base de datos con todos los profesionales del sector en la provincia de Alicante, a modo de guía, para que cualquier persona pueda recurrir a ella si le hace falta un profesional de cualquier ámbito relacionado con el teatro. Quizá alguien necesite un diseñador de escenografía, por ejemplo, pero no hay nadie que le pueda ayudar ni hay ningún sitio al que pueda recurrir. Hay asociaciones a nivel autonómico que tienen sus procedimientos, pero nosotros queremos hacer también algo nuestro y accesible, centrado en lo que está pasando aquí y que se pueda compaginar con lo otro. 

— ¿Pensáis colaborar con otro tipo de plataformas o entidades?
— Estamos deseosos de colaborar con cualquier otra asociación de profesionales con la que podamos compartir ideas y crear sinergias. Esto no es cuestión de ir solo. No era cuestión de de eso cuando se trataba de profesionales que no tenían este apoyo y no los será tampoco ahora. Se irá agrandando el círculo, no solo a nivel provincial, sino también autonómico, y lo que venga. Se pueden y se deben establecer sinergias, porque esto es cosa de todos. 

Noticias relacionadas

next
x