X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

cuestiones sobre el pleno del lunes

La saltadura de costuras y contradicciones con la peatonalización y las obras de Alfonso XII en Elche

27/01/2019 - 

ELCHE. Se achaca al equipo de gobierno estas últimas semanas —y con razón—, no sólo desde la oposición, también desde el seno de algunas formaciones y colectivos sociales, que ha emprendido determinadas acciones de envergadura demasiado tarde, lo que ha enturbiado o dinamitado algunos proyectos que empiezan a realizarse y otros que no llegarán a tiempo este año. Sin embargo, la peatonalización ha sido uno de los asuntos más polémicos, sobre todo ahora que se han iniciado las obras en Alfonso XII, y que tendrá un debate específico después de la sesión plenaria. Un debate en el que probablemente salten algunas costuras por las posiciones defendidas en el tiempo.

Cálculos electorales 

Un debate, por otra parte, que tendrá lugar después de una sesión plenaria que se antoja larga como todas, puede que más si cabe, ya que aunque existan puntos para dar cuenta, se espera un debate profuso sobre el plan de inversiones que ha hecho el tripartito para dejar algo atado antes de mayo, además de las mociones. Y después, puede que como estrategia de desgaste, llegará un debate que puede ser muy denso, sobre la peatonalización y el Plan Centro. Desde luego, no será el mismo contenido ni las formas un día extraordinario como se podía esperar, que después de una extensa sesión con horas de debate.

En cualquier caso, algunos planteamientos quedarán al descubierto por parte de los agentes implicados. Según la perspectiva de las partes interesadas, la visión de lo acordado en el Plan Centro —una iniciativa de peatonalización más ambiciosa tras las quejas por la obra de la Corredora— varía. Por parte del tripartito, quedó acordado con todos los agentes que se iba a ejecutar el proyecto en el tiempo, avanzando en lo que se pudiera salvo en la peatonalización de la Corredora y la Plaça de Baix, cuyas obras peatonales quedarían ligadas al futuro del Mercado Central.

Sin embargo, por parte de asociaciones de comerciantes y de vecinos entendieron que no se haría ninguna de estas maniobras hasta que el Mercado Central tuviera ya una solución. El Partido Popular, que ya ha avisado que paralizará esta iniciativa si gobierna en mayo, también entendió esto. Y Ciudadanos —ahora—. El día en que se anunció el supuesto consenso con el Plan Centro, la formación naranja y su líder local comparecía junto al tripartito, anotándose también el tanto. Sabían perfectamente que se iba a avanzar en lo que se pudiera mientras el Mercado Central seguía su camino y que las primeras obras iban a ser estas, tras el verano. Pero ahora se han posicionado con vecinos, comerciantes y PP.

Un consenso relativo según quién lo defienda

Como siempre, no se puede disociar de todo este asunto el factor de los comicios de mayo. De hecho, tanto el Partido Popular, que desde el primer momento se ha mantenido en esta oposición, como Ilicitanos por Elche, estuvieron presentes el día en que los contrarios a las obras de Alfonso XII llegaron a cortar el tráfico unos minutos. En cualquier caso, cabe preguntarse si la propuesta por tanto es no avanzar en la peatonalización y otras reformas de las calles del centro hasta que se desenquiste el tema del viejo inmueble, que pueden ser años. Según las declaraciones de las formaciones, parecen tener claro que hay que ir hacia la peatonalización, pero no hay acuerdo con las formas, lo que hace inevitablemente pensar en posturas partidistas calculadas, sobre todo por la oposición, que se disputa a un electorado similar.

Respecto al tripartito, si bien es cierto que defiende que quedó claro en la reunión de verano el calendario del Plan Centro —avanzar en todo lo que se pueda salvo en peatonalizar Corredora y Plaça de Baix—, también lo es que anunciaron entre los vecinos el inicio de las obras en Alfonso XII de forma repentina, explicando que se iba a hacer, con escaso margen, no dando pie a posibles modificaciones. Es razonable preguntarse si ya se había explicado en verano y sólo se recordaba, y si hubo quejas vecinales entonces a este respecto, o si por el contrario había habido modificaciones y no ha habido opción a plantear cambios. La realidad es que el equipo de gobierno necesita iniciativas tangibles que se vean de cara a mayo, por lo que una vez retrasada la peatonalización de la Corredora no puede dejar que esto se atrase más, de ahí esa falta de consenso que se denuncia estos días.

Para variar, una especie de ‘decretazo’ de los que otros se quejan y que también realizaban, y que se utiliza constantemente con todos los gobiernos locales, de unos y de otros, provocando las mismas quejas. Al final, el consenso y el diálogo depende de cuándo uno está gobernando o está en la oposición. Una problemática con la que se ha encontrado ahora el tripartito fruto de su torpeza al plantear esta propuesta a final de legislatura, al igual que ese plan inversor de 3,7 millones sin apenas proyectos redactados, y a expensas de que se puedan presupuestar las actuaciones municipales —no las Edusi— cuando se liquide el presupuesto de 2018 dentro de unos meses. Su pretexto, que hasta ahora no habían tenido fondos para estos desembolsos. Entendible para este plan, por su elevado coste, no así para actuaciones como la de Alfonso XII, de unos 200.000 euros, cuando en 2016 había un presupuesto de 168 millones. Ahora llegan las consecuencias.

Aparcisa contempla mayor tráfico en Alfonso XII por su aparcamiento

Por último, desde las asociaciones vecinales y comerciantes de la calle Alfonso XII y Ángel, con el apoyo de placeros y la oposición, se quejan, además de la falta de consenso, de que recibirán más contaminación y tráfico, algo que en efecto planteaba el informe de la mercantil sobre la peatonalización de la Corredora y su cierre al tráfico, aunque sin especificar volúmenes. Sin embargo, también denuncian junto a la oposición que lo acordado era no realizar ninguna actuación hasta que se supiera qué pasaría qué pasa con el Mercado Central. Paradójicamente, el Proyecto de Reforma Interior (PRI) del mercado indicaba sobre el aparcamiento proyectado que “a la salida por la plaza de la fruta hacia la calle Salitre, hacia la calle Alfonso XII, la cual se convertiría en una calle de dos carriles (suprimiéndose el aparcamiento existente) para acoger el tráfico de la salida del parking del Mercado y del puente de Canalejas”.

La mercantil se basó para sus datos de tráfico en datos municipales de 2014, y señalaba que con el aparcamiento, en la calle Alfonso XII se pasaría de 175 vehículos por hora a 972 según un informe emitido por Aparcisa en 2016, y a 798 en un informe corregido varios meses después. Dos de los informes cuyas cifras tienen que cifrarse en los casos más desfavorables para prevenir situaciones de tráfico, y que en cualquier caso, junto a varios más, fueron rechazados por el Jefe de la Sección Técnica de Proyectos y Obras entre 2015 y 2017. Es decir, que en el caso de que se ejecute el actual proyecto del mercado, el aumento de tráfico por esta y calles adyacentes será holgadamente superior al actual, como se está denunciando ahora, y también planteaba eliminar aparcamientos en Alfonso XII, para que pudiera soportar mayor tráfico. Asimismo, los estudios de Aparcisa, de los que en su momento el ingeniero municipal incidió en su falta de datos claros, también contemplan que al peatonalizar la Corredora, un 50% de los vehículos se desviaría por Alfonso XII y la otra mitad evitaría pasar por el centro buscando viarios alternativos. En el pleno del lunes se verán las posiciones, con o sin datos, pero mirando a mayo.

Noticias relacionadas

next