Hoy es 28 de mayo y se habla de

análisis ap | Así afronta las elecciones el municipio del baix vinalopó

#28M en Crevillent: la izquierda busca completar un ciclo de ocho años, la derecha volver y acelerar la gestión

20/05/2023 - 

CREVILLENT. En mayo de 2019 la izquierda crevillentina logró un episodio histórico, desbancar al 'faraón', Cesar Augusto Asencio, alcalde del Partido Popular durante 24 años. Seis legislaturas. Con una mayoría absoluta gracias al tripartito de Compromís, PSOE y la coalición L'EdC-AM (Esquerra Unida, Esquerra Republicana y Podemos), el Ejecutivo ha estado cuatro años en la gestión, impulsando proyectos pendientes en el municipio, aunque no todos los planteados. Ahora aspiran a consolidar ese "govern del canvi" que dice el actual alcalde, José Manuel Penalva, cumpliendo un ciclo de ocho años, mientras que un Partido Popular renovado, con una candidatura liderada por la independiente Lourdes Aznar, quiere volver al poder para profundizar los cambios iniciados, nuevos proyectos e introducir reformas en la administración. 

A este respecto, ha habido cambios en ambos bloques, mientras que en la izquierda se volverá a presentar el PSOE, ahora hay una única coalición a su izquierda, formada esta vez por Compromís (quien nuclea la misma), l'Esquerra i Esquerra Unida, toda vez que ha desaparecido Podemos en el municipio. En su caso, por tanto, tendrán la ventaja de un voto mucho más agrupado, sin sufrir posible dispersión. Eso sí, la cuestión será quién lidera una futurible alianza, ya que dan por hecho que tendrán que reeditar un nuevo pacto de gobierno si los números dan. 

Cambios en los bloques

Algo parecido ocurre en el flanco derecho, en el que también se ha perdido una candidatura por el camino, en este caso, Ciudadanos, que mientras en otros municipios de la provincia luchan por no desaparecer, en Crevillent directamente no presentarán candidatura. Algo que ha agradecido el PP, hablando de un gesto de "responsabilidad", y que supondrá una bolsa de votos que disputarse con Vox, único partido con el que tendrán que competir los populares. Eso sí, aún no han hablado de posibles alianzas postelectorales. Aznar asegura que salen a ganar y que aspiran a una mayoría que les permita gobernar en solitario. No obstante, si los números lo permiten, tocará sentarse. "Si hay que cruzar ese río, lo cruzaremos", señala. 

Así pues, tras varios terremotos e inestabilidades en los partidos a nivel nacional han tenido su efecto en municipios de todo el territorio. Crevillent es un ejemplo. De seis partidos que se presentaron en 2019, ahora se han visto reducidos a cuatro; Compromís ya no va en solitario sino en coalición, y Ciudadanos no se presenta. Dos bloques con dos candidaturas cada uno. En 2019 el PP fue el partido más votado, aunque no le sirvió para gobernar, pero la no presentación de los naranjas es ahora una oportunidad de crecimiento. Está por ver si la alianza de izquierdas, que no ha vivido ninguna gran polémica, y ha tenido una gestión higiénica, les permite consolidar la ventaja en los sufragios. 

Candidaturas continuistas y caras nuevas en el PP

La coalición se presenta (no exenta de polémicas como la entrega del acta de concejal de Josep Candela, que ahora se presentará por Compromís, y sus cruces con el PSOE) con la experiencia de la gestión de cuatro años, ya fogueada en la administración crevillentina, mientras que el PP alberga en Aznar las esperanzas de contar con un perfil independiente, sin desgaste político —aunque también puede ser un handicap no haber estado en primera línea política—, que aceptó la propuesta al ver cómo la juventud prefiere buscar un futuro fuera del municipio y quiere mejorarlo. No obstante, su función como interventora asegura que conoce las tripas de la administración.

Su candidatura también combina actuales concejales del grupo con otros perfiles técnicos o independientes; distintos ámbitos como docentes, directores financieros, autónomos, amas de casa... Sabe cómo funciona el Ayuntamiento y ha buscado personas para cada área. Con fichajes de renombre como la abogada Mónica San Emeterio o el entrenador David Amorós, mientras que la coalición de izquierdas ha hecho lo propio con la cantante y actriz Gemma García. En el PSOE también repite Manuel Penalva con una lista renovada y perfil técnico y social, y en Vox repite María Gema Escolano.

Una legislatura finalizada que tenía muchos deberes

En retrospectiva, y previamente a las anteriores elecciones, el municipio vivía una situación de estancamiento evidente: falta de alternativas para jóvenes en el trabajo, de ocio, sin piscina municipal, con el emblemático Chapí cerrado desde hacía años y deteriorado, la misma sensación de lo de siempre con las fiestas... Había unas carencias y sensación de parálisis evidente que pocos o nadie discuten, y que ahora se ha empezado a corregir con el desbloqueo de algunas de esas reivindicaciones y nuevas ideas. De hecho, en la oposición se es consciente y no se enmienda la plana a la totalidad, porque había cuestiones tan perentorias y claras que son prácticamente de consenso. 

Desde el equipo de gobierno hacen un balance satisfactorio de la legislatura, "aunque sin llegar a la autocomplacencia como hacían otros", esgrime Penalva, quien destaca que ha sido una legislatura compleja, pero considera que se han puesto en marcha muchas infraestructuras, con proyectos acabados y otros en licitación sobre la mesa. "Por eso queremos pedir la confianza otros cuatro años, para acabar el proceso en ocho años". Por su parte, Aznar, ve que ha habido cambios respecto a lo que había, "pero falta gestionar, hay que tener de todo: hace falta ocio, empresas que vienen para invertir, alguna incluso multinacional, pero se van porque el Ayuntamiento les pone pegas... Esto un alcalde no lo puede permitir". Y añade que 

En opinión de la candidata popular, lo que más demanda la gente es un cambio interno en el propio ayuntamiento, "no puede ser que pasen años para conseguir una licencia. Es la época en la que hay más personal y menos gestión está habiendo, no hay trámites ágiles, no hay cercanía con el vecino...", denuncia. A ese respecto, uno de los déficits internos que tenía la administración local era la de falta de personal. Penalva destaca que Crevillent tiene dos fiestas de interés turístico internacional como la Semana Santa y los Moros y Cristianos "y no había un técnico de fiestas ni de turismo". Una situación aplicable a parajes naturales como El Hondo o la Sierra de Crevillent; "sin técnico de Medio Ambiente". Y sigue con la lista, "nos corresponden por tamaño 61 agentes de la policía local y cuadro de mandos y teníamos solo 34, ahora 50". De un arquitecto municipal y un técnico de jurídico se ha pasado a dos arquitectos y dos jurídicos y otro arquitecto específico para el Plan Edificant. 

El candidato y actual alcalde reconoce que aún queda mucho por hacer, "hay que empezar a poner en marcha un plan de desburocratización y no pedir a la ciudadanía más documentos de los que son estrictamente necesarios". Un problema que han detectado en el PP, y por ello plantean esa necesidad de agilización. Además en un Ayuntamiento que según aseveran, está alejado de la ciudadanía. "Necesitamos un Ayuntamiento abierto con despachos abiertos y trato cercano y dinámico". 

Teatro Chapí, piscina municipal y Mercado Central

A nivel de proyectos pendientes y esperados, para el complejo de la piscina ya se ha adquirido el suelo y hay un proyecto, con el visto bueno para financiar el 40-45% de la Diputación, y el resto el Consistorio. Ahora tendrá que empezar la licitación, pero por tiempos será obviamente un tema que se ejecutará en el próximo ciclo de gobierno. Teniendo en cuenta que ahora está el impás electoral y que el concurso público serán tres o cuatro meses, y la ejecución de la obra otros ocho, podría ser realidad en 2024, pero con seguridad para el verano de 2025. 

Respecto al Chapí, el inmueble está finalizado, pero hace falta el equipamiento. Con presupuesto municipal se ha consignado la primera fase del equipamiento y la plaza anexa está ya prácticamente reurbanizada. Se calcula que como tarde en 2024 ya pueda acoger obras. Se trata de la dotación más importante que estaba pendiente activar. Pero aún queda ese equipamiento con los telones, proyectores iluminación... Un global de inversión de 3,8 millones de euros para que el primer semestre de 2024 pueda estar operativo. 

Elementos que llevan esperando tiempo y que aún tendrá que ser en la próxima legislatura cuando cristalicen. Ahora otro que centra las miradas es el Mercado Central, en el que se quiere aspirar a un mercado "del siglo XXI", que vaya más allá de los puestos tradicionales, que también acoja restauración, cafetería, etc., de forma que también sea un propio atractivo para el municipio y otros cercanos. 

El intrincado urbanismo

Otra de las cuestiones que centran el futuro y las propuestas son las urbanísticas. Para Aznar, dentro del futro Crevillent 'moderno' hay que modificando el Plan General en determinados puntos "porque vienen empresas y se van por falta de terreno". La candidata, que lleva más de veinte años trabajando en la administración pública, con plaza de interventora en Albatera, reconoce que "es un procediemiento muy farragoso pero si no se empieza no se terminará nunca, y en este no se ha hecho ni una modificación". Plantea que hace falta suelo para poder atraer inversión.

Para Penalva, la próxima legislatura tiene que ser la del urbanismo, "el PGOU de 2011 nació muerto. Ha sido imposible desarrollar ninguna de las Unidades de Actuación, ni suelo residencial ni industrial". Muchos no han sido desarrollados y "están bloqueando el desarrollo económico de la ciudad, con falta de suelo dotacional que para el aún alcalde serían interesantes por ejemplo para un segundo centro de salud, o una estación de autobuses en la zona sur o el Centro de Dia de la conselleria. Aunque si es mejor modificar o uno nuevo integral, lo dejaría en manos de los técnicos. 

Aliados superiores 

Por otra parte, ambas fuerzas cuentan con la baza de sus partidos en administraciones superiores. Para el PP apuestan por ejemplo al tranvía anunciado hace unos días por Carlos Mazón, que conectaría Elche con sus polígonos, pero que en futuras ampliaciones llegaría a Crevillent. Para la izquierda cuentan con la inversión que ha realizado el Edificant o la apuesta por recuperar el Chapí, así como otras inversiones como el Centro de recuperación e integración social (Cris), aunque hace unos días se manifestaban junto a otros grupos municipales de Compromís en Elche o Alicante por no haber impulsado aún los autobuses de alta capacidad prometidos por la Generalitat. Aunque también juegan la baza de tener a la paisana Aitana Mas de vicepresidenta del Consell, que no deja de desplazarse cuando tiene oportunidad. 

Propuestas e impresiones

Como es obvio, cada uno lo ve positivo en su lado. Penalva asegura que reviven el ambiente de 2019, "incluso con más ímpetu, porque mucha gente nos pide los votos en la calle para el 28M". Defiende la reforma integral del parque municipal y cuestiones vinculadas a él como la casa cueva o el futuro museo de identidad, reformas deportivas con nuevas pistas o césped artificial, WiFi pública, mejoras turísticas, proyectos pioneros en energía... En el PP también ven "mucha ilusión, estamos trabajando mucho". Ven ganas de cambio y tienen una larga lista de propuestas, como mejoras de conexión con las pedanías, mejor programación cultural, también un centro segundo de salud y reunirse con los gestores de Elx-Crevillent por las listas de espera en Atención Primaria —a lo que aludía también Mas en su mitin en Elche—, renovar los polígonos, cámaras de seguridad en las calles... Eso sí, si hay algo en lo que ambos coinciden es en la integración de las distintas culturas que conviven en Crevillent, uno de los municipios con más nacionalidades del entorno, no solo la potente comunidad islámica con la que se mantiene mucho diálogo, también rusos o latinos. 

Noticias relacionadas

next
x